FYI.

This story is over 5 years old.

Mierda gorda en el rap Mexa: dos discos que no te debes perder

Feli Dávalos nos habla de sus dos lanzamientos favoritos en lo que va del año. Bueno, de tres.
31.3.14

Quiero hablar de las dos entregas de rap mexicano que más me han gustado en lo que va del año. En realidad, son tres los lanzamientos que creo que más han valido la pena, pero del tercero, Crónicas Jazzianas de Randee Marsh (Yak Mag + Maiky Navajas), ya hablé en otro post, por lo que dejaré de lado ese increíble EP, (del cual sólo puedo invitarlos a que lo escuchen en su bandcamp) y me abocaré a una mixtape y una beat tape, ambos un reflejo claro de dónde está la escena actualmente, en cuanto a posibilidades de expresión y en cuanto a inquietudes estéticas. La mixtape es THC Mixtape de Hood P y la beat tape es El Vato con Gotas de Pakbel.

Publicidad

La única característica que comparten ambas es que hicieron un tipo de lanzamiento en su formato físico que resultó novedoso, alejado de la norma. En el caso de THC Mixtape, hicieron un combo de edición limitada en colaboración con la tienda AsfaltoDF limitado a cincuenta copias que incluyó: una camiseta, una sticker, la mixtape en formato CD y un cigarro de categoría. El detalle de haber traído un "cigarro de categoría" es finísimo. No sé si alguien más lo había hecho antes, pero quiero pensar que es la primera vez que te venden un toque con tu disco en esto del rap mexa. Enhorabuena. Ojalá que haya sido una mota chida. Y que sí haya sido un toque y no haya malentendido. En el caso de El Vato con Gotas, en realidad el disco es un casete, en el sentido más estricto además: no sólo en el formato físico, sino en su bandcamp encontramos sólo dos cortes seguidos de 18 minutos cada uno, lado A y lado B. También estuvo limitado a cincuenta copias, esta vez en en cinta. Ambas ediciones físicas están agotadas.

Comencemos con THC Mixtape de Hood P.

Tha Hood Project es un trío de Loma Linda, Naucalpan y representa el Jedi Revolver. Está integrado por Double Dee alias Divine Dee alias D. Nava, M.O.F o EMOWEF alias O. Gutiérrez, ambos MC's y C. Nava alias Dj Cee, encargado de los cortes y scratches. Jedi Revolver es uno de los colectivos más fuertes en el underground mexa de los últimos años, una de esas posturas claras en estilo y personalidad que ayudó a cimentar lo que se terminó por convertir en una nueva escuela de rap mexa. ThatBeat Ramírez alias D Ram es la cabeza más notoria de esta hidra rapera proveniente del Edomex, cuyos otros integrantes son Juancer el Bastardo y Quidam. Tal vez el rasgo más distintivo de este crew nacido en Ecatepec es su apego al estilo afroamericano, neoyorquino clásico, y un sofisticado sentido de lo urbano, además del uso de palabras extraídas del slang rapero en inglés, para muchos el pie de donde cojean: demasiadas palabras, ni siquiera en inglés, en ebonics (o AASE: african american standar english) con significados muy específicos limitan las posibilidades del discurso y generan un tipo de mensaje en su rap que resulta acotado. Yo creo que es algo súper natural en el rap hecho en español, es un estilo, una apropiación legítima que se hace desde siempre y en el caso del Jedi Revolver, funciona en su entrega, aunque ciertamente cuando más me gustan cómo suenan es cuando no hacen un uso tan recargado de ese recurso.

THC Mixtape es un bonito acrónimo: Tha Hood Champions; además de, claro, referirse al tetrahidrocanabidol, el más íntimo amor declarado de estos compas, que no escatiman en dejarlo claro a lo largo de toda esta mixtape, una entrega de rap en el sentido más tradicional del término. Este es un trabajo conservador: versos encima de beats, puro rap, sin aditivos, orgánico. O dicho de otro modo: mierda fresca que lo mantiene real a lo largo de veinticinco cortes (!) y que van de de los temas más recorridos en el canon: fumar mariguana, tomar alcohol, dar el rol, dar el rol con los homies, humillar a otros raperos, ensalzarse a uno mismo, dinero, la ciudad, el barrio, el ghetto, la noche, la fiesta, historias y punchlines: barras raperas. En otros géneros lo conservador es un defecto, pero en el rap sucede lo contrario: los raperos son seres celosos de su tradición y existe una conciencia desarrollada respecto a entregar productos que cumplan con características específicas que son requeridas para que, al ser juzgado por los demás rappers, "pase la prueba". Es un arte que lo mismo puede ser muy sutil que muy gráfico, como el caso que nos ocupa, pero hay que entender que esa es la lógica de gran parte de la escena al escuchar un nuevo track, sobre todo, de la parte más joven o nueva: en realidad, buscando errores. En ese sentido, THC Mixtape es un ejemplo de dónde está el entendimiento del rap en México. Y es robusto. Este es rap de gente que piensa en rap todo el día, toda la semana. Se entenderá, también, que Hood P no son los únicos que hacen rap con estos elementos en la cabeza. La diferencia con otros actos es que The Hood P hace que suene mejor que la mayoría. Son desfachatados y genuinos y son en tu cara sin ser agresivos, sin pretensiones, además de que saben hacer hooks y cuidan la producción de sus canciones.

Los beats del THC Mixtape son súper cumplidores: puro boom bap con feeling noventero, y un sonido pachecón evocativo de la fiesta que me relaja, el tipo de rolas que puedo escuchar mientras me dedico a mis quehaceres domésticos y funciona. Contiene música de diferentes beat makers: Mex Sounds, Beat Prophessor, Pech Beat, Aaron Clap, Sushi, Black Leeroy, Chill Bro. Y varias colabos clave, para completar el combo: Sick Morrison, Kooper Kaizer, Sipo One, Mime871, Kid Pro, Billy Pain y los otros integrantes del Jedi Revolver: Dabeat Ramírez, Juancer El Bastardo y Quidam (quien ojalá grabara más).

La mixtape ya la subieron completa a su soundcloud, con D Ram como el anfitrión. Cálala abajo y dale amor a esta grasa saturada en la bocina representando el Edomex y el thc en tu cerebro, sonny.