FYI.

This story is over 5 years old.

2013: Sacudir lo rutinario

Vice me retó hace unas semanas a escoger un solo mejor álbum del año y a comentarlo en solo un par de líneas. Casi.

Una de las posibles interpretaciones del Arcano XIII, el Arcano Sin Nombre (que muchos ven aparecer en sus lecturas con escalofríos y ojos desorbitados), es la invitación a destruir un mal hábito, abrir las puertas a una transformación intensa aunque no sepamos bien a bien hacia dónde nos llevará. Ahora que escribo esto, pienso que esta año que se va, el 13, atestigüé la destrucción de montones de malos hábitos no solo en mi persona, sino en mi círculo de amigos: las parejas que no se disolvieron, enfrentaron fuertes crisis que las obligó a encarar la relación con nuevos bríos; los que solían entregarse con placer a la repartición de críticas mala leche o a la autoinducción de los peores augurios, sufrieron los efectos contundentes de su tendencia a la pesadumbre…

Publicidad

También la fuerza del Arcano XIII se dejó sentir a la hora de estallidos destructivos "de creatividad", hubo cosas que se destruyeron de forma innecesaria. Aquí solo citaré, con explícita subjetividad, la desaparición del suplemento cultural en el que invertí energías, entusiasmo, conocimiento y palabras, muchas palabras, los últimos seis años: El Ángel. La transformación era necesaria, evidentemente, pero en la decisión de borrarlo del mapa me resulta imposible ver más que un impulso destructivo innecesario. Los números, que mantendrán sus sombrías tendencias, hablarán por sí solos…

Un poco para rendirle tributo a ese Arcano y poner en acción desde ya la sugerencia que suele darnos --ajá, destruir malos hábitos-- este post sobre la música que me pareció memorable, merecedora de frecuentes y abundantes plays y. sobre todo, incitadora de esa noble urgencia de querer compartirla, evitará ser una enumeración de artistas. Será, eso sí, un intento de rendirse a la entropía. Si el Universo, como según dicen, se hace a cada instante más desordenado, por qué habría de serlo una reunión con la mejor música del 2013. La etimología de entropía también alude a un cambio, al giro en el rumbo, a la transformación, así que de pronto me entusiasmó la idea de ver en el Arcano XIII un avatar de la entropía. Así que esto no es una lista, aunque lo parezca. Es más bien una invitación a escuchar nuevas cosas y a reescuchar las que nos resultan familiares con otros oídos. Hasta el momento de escribir esto, eran 123 horas de música, que irán variando, porque quizá vuelva a escuchar algunas cosas y las quite de esa lista, y sobre todo, seguirá creciendo, porque seguramente irán apareciendo en el radar personal ya empezado el 2014 cosas que eran de este año. Y antes de que escuchen (y si llegaron hasta esta línea) sólo quiero contarles algo:

Vice me retó hace unas semanas a escoger un solo mejor álbum del año y a comentarlo en solo un par de líneas. Escogí "Shaking the habitual" (Sacudir lo rutinario: ¡destruir malos hábitos!), de The Knife, que recordaba bien por varias cosas: fue el primero de un artista que me hizo comprar en preventa, fue uno que escuché emocionado por lo distinto (¡esquizofrénico¡) que sonaba y por lo retador a la escucha que se mostraba (con tracks enfermitos tan largos como psicóticos), se trató de uno que recordaba por su aspecto visual (incómoda disposición de verde agua sobre magenta en un empaque que encerraba un cómic de Liv Strömquist con un sarcástico comentario contra la riqueza extrema), y fue uno que conforme escuchaba y escuchaba iba provocando en mí un creciente entusiasmo. En mis dos líneas escribí que era un disco percusivo, salvaje, arriesgado, hipnótico, ensayístico, confrontativo…". Obviamente, "Shaking the habitual" está en esta compilación. Y una alerta spoiler: no están incluidos los siguientes discos: Yeezus, Bangerz, Magna Carta Holy Grail, Reflektor, Modern Vampires of the City, Random Access Memories…