FYI.

This story is over 5 years old.

Llora, pinche San Valentín

Pónganse malitos con esta selección para corazoncitos sensibles.
13.2.14

Hay más de una fecha al año que exprime lo peor de las almas en pena. Esos días son pretextos perfectos para que algunos azotados podamos sentirnos miserables sin tener que explicarle al psiquiatra por qué estamos fumando tanta marihuana (doctor, si lo piensa usted un poco, no tiene nada que ver una cosa con la otra). No estoy diciendo que necesitemos pretextos para pasear silenciosos por las calles viéndonos los zapatos. Revolcarse en la tristeza no se trata de ser un emo situacional. Es una cosa de todos los días. Pero es cierto que hay temas que a los suicidas potenciales nos ponen más propensos a la oscuridad.

Publicidad

Para un atormentado de profesión (no me van a creer pero eso dice mi tarjeta) la vulnerabilidad es una característica genética, no es opcional. Nacemos podridos del alma y luego la vida se encarga de ponernos la misma madriza que a todo el mundo, nomás que a nosotros nos duele más porque traemos las venas de fuera. Como un Xipe Tótec que nace en el oeste, donde se muere el sol. O como las nalgas de un mandril. Todo el rato la vida se nos sienta encima y luego no sabemos por qué nos está llevando el carajo. Pagamos millones de pesos que no tenemos en sesiones de psicoanálisis que (no se hagan) sabemos perfecto que no sirven para nada. Porque nadie nos puede salvar de nosotros mismos.

En las tardes lluviosas nos formamos en la fila de la tienda del suicidio pero nunca entramos porque somos tan maricas que en realidad nos encanta vivir con el corazón atorado en la garganta. No importa si están pasando cosas increíbles o si no está pasando absolutamente nada. Siempre hay algo que puede convertir todo en una tormenta. Y para eso existe la música de los azotados. Para que esta gente de la que hablo se pueda deshacer por dentro.

Hay pocos locutores de radio que entienden eso. Cova es locutora en Reactor 105 y todos los martes dedica un programa entero a nosotros los chillones, que como ella, disfrutamos de lamernos las heridas hasta que se descosan de nuevo. La sección (que no es sección, más bien es una falla en el sistema que se apodera de la trasmisión cada semana) se llama Martes de Destrucción. Le pedimos a Cova que nos hiciera un playlist especial para nosotros. Pónganse malitos con esta selección para corazoncitos sensibles.

Sigue a Cova en Twitter - @Cova

Escucha otro playlist (un poco más animado) que nos hizo Cova.