FYI.

This story is over 5 years old.

Chystemc: Trato de boxear en el mic

Fuimos a la tienda del MC chileno más exitoso del momento, el Techy, a preguntarle por su nuevo disco y la renovada escena rap de su país.
Chystemc: Trato de boxear en el mic

Para Chystemc ahora todo sale como él quiere que salga: desde la nueva organización de sus directos a la remodelación de su tienda de ropa Fatdemed. Chystemc —Diego Torres en la acta de nacimiento— acaba de cumplir 27 años y hoy en día es una suerte de estrella dentro de la nueva generación de raperos chilenos, que desde La Florida y Puente Alto, dos de las comunas más populares de Chile, amenaza con comerse a América Latina.

Publicidad

Sus videos, al igual que los de sus amigos (Jona Sanche, Liricistas, CHR), superan el millón de visualizaciones en YouTube y los festivales en los que participa ("El Sur es Hardcore", "Enfermos del Rap" y "God Level") se repletan sin tener el apoyo de diarios o canales de televisión. Generando una verdadera contracultura: los discos son facturados en home studio y la difusión se gesta mediante Facebook.

Todo esto es producto de años de trabajo en el underground. Desde su comienzo en el dúo Unión Doble Bajo Un Micro, en 2002, pasando por el grupo De Killtros, hasta la publicación, en 2010, de su disco solista: La paranoia del psycho joke fú. Hoy, con nuevo video ("Verbal Streets"), un nuevo elepé a punto de salir y una agenda llena de fechas, para Chystemc —también conocido como Psycho Joke Fú y Techyfúbeats ahora todo sale como él quiere que salga

Fui a Fatdemed para, en medio de hoodies y snapbacks, preguntarle acerca de sus comienzos, el interés del público por la escena de rap de La Florida y también acerca del nuevo material que está preparando para lo que queda de este 2014.

Noisey: Eres MC, beatmaker, y tienes una tienda donde vendes ropa diseñada por ti. ¿Cómo fueron tus primeros años en el hip-hop?

Chystemc: Partí bailando y pintando. En lo que se refiere a rap, partí fristaleando y después comencé a escribir. Las letra de las primera canción que grabé fue de un primo. Después me juntaba con amigos a escribir y a grabar en mi casa. En ese tiempo nos llamábamos Bommbarte y ahora nos llamamos De Killtros. Teníamos un micrófono flaquito —de esos de computador— con el que grabábamos los temas.

Publicidad

¿Cómo te diste cuenta que el rap sería tu modo de expresión?

Como a los 14 años, después que comencé a fristalear, descubrí que la música que estaba grabando le gustaba a la gente. Me decían 'oye, hermano, tah bueno el tema' o 'oye ¿tú erís ése del tema?' y yo, que era re chico, les decía: 'sí, jajajaja, yo soy'. Y puta… ahí te empezái a dar cuenta que en volah a la gente le gusta lo tuyo o algo tení, poh. De chico siempre fui ligado a la música: cuando en el colegio nos hacían escoger entre pintura y música, yo siempre elegía la música. Tocaba flauta, piano y saxofón. Notas musicales y pentagramas o hueás así no sabía leer, pero las sacaba a puro oído. No tenía lo técnico y nunca lo he tenido del todo tampoco: hacía lo que pedía el profe a puro oído. Me ponían buenas notas.

Hoy en día haces pistas para ti y también para tus amigos. Por ejemplo, hiciste la de "Diggin" para Jona Sanche.

Sí, poh; empecé a hacer beats para no depender de nadie. Casi siempre le decía a alguien: 'hermano, mándame un beat y la hueá' y entonces dependía del tiempo de otras personas. Entonces dije: 'ya, voy a tener que meterle mano yo nomás'. Comencé a hacer pistas con Adosene de mi grupo De Kiltros. Él era el master y yo algo así como el aprendiz. Comencé a conocer gente que hacía beats y de todos fui absorbiendo cosas. Desde ahí no he parado de hacer pistas. Lo bueno es que así las hacís a tu pinta.

¿Y ahora estás produciendo para tu nuevo disco?

Publicidad

Estoy mezclándolo y en cualquier momento sale. A veces lo escucho y hay cosas que no me convencen y quiero cambiarlas: hay mucho egotrip y de repente está muy jactah la hueá y no puede ser… pero después lo escucho y digo: 'ah, sí igual tah bien'. Es como un juego. Faltan un par de cosas nomáh.

¿Quiénes participan?

Siempre quiero tener esto bajo llave… pero, bueno: hay un tema con De Killtros, otro con Hexsagon, que es un amigo de Phoenix que me apañó para el disco anterior, otro con CHR… y lo demás prefiero que sean sorpresas. A mí tampoco me gusta andar promocionando hueás porque a veces ni siquiera hay terminaoh el disco. Con el "Verbal Streets" como que di una peñiscáh de que algo viene.

CHR es el que partió esta nueva generación de raperos en Chile.

poh, recuerdo que yo era chico y CHR ya era CHR. Ahora somos amigos, cachái, y yo le digo: 'hermano, yo me acuerdo que te hice un beatbox', y yo me acuerdo de esa hueá' y él se ríe poh, a donde ahora somos amigos y estamos siempre vacilando, cachái…. CHR es Don CHR. Es escuela. Él nos hizo pensar en la rima inteligente, en la rima chistosa, le tengo harto respeto.

¿Y cómo explicas el renovado interés por el rap chileno?

Creo que es gracias a nuestros antecesores que estuvieron dándole y que sirvieron de influencia. Eran poco los grupos igual: estaban los Tiro, los Pantera y Rezonancia con uno que otro video. Después hubo un momento en que no se sintió rap. Pero estábamos todos, de forma underground, haciendo nuestras cosas. Y así, mientras hacíamos nuestros discos, esto fue tomando más fuerza. Fue una bola de nieve que ahora, con las redes sociales, hace que todo esté a la vista. Encuentro mortal esto que está pasando. Hemos estado todos creciendo y siendo perseverantes. Yo no he parado de hacer rap.

Publicidad

¿Qué nuevos raperos recomiendas?

El Jonas [Jonas Sanche]… ese es mi hermanito. A Ley 20Mil, A Mic Aberración —CHR, Byrone—, a mi grupo De Killtros… yo apaño y respeto a los que me gusta su música y con los que me llevo bien. Si hay alguien con que hay bronca o algo, no me gusta ser falso y hacer mote

¿Cómo manejas esa mala onda? En "Verbal Street" algo dices al respecto.

Ah, sí poh… todos le tiran mierda a un MC invisible, cachái, eso es parte del egotrip: el 'yo soy esto y tú erís esto' o 'tú erís un temblor y yo soy un terremoto'… entonces atados que tengo, atados reales, los plasmo ahí. Existen hueones que se han pasado la película conmigo, cachái, con que el hueón sepa que es pah él, bien. A algunos hueones igual los nombro, pero a veces no hay para que nombrarlos y darles bola. No me gusta que me falten el respeto. Yo trato de boxear en el mic.

¿Alguna vez estuviste a punto de perder tu confianza en hacer carrera como rapero?

No, nunca. Yo jugaba a la pelota y quería ser futbolista. Pero también era rapero. Siempre que estaba jugando a la pelota, qué se yo, hacía un beatbox en el tercer tiempo. La primera vez que salí del país fue porque fui a jugar a Argentina por una escuela de fútbol del Audax Italiano [un club profesional de fútbol de Chile emplazado en la comuna de La Florida]. Fue mortal.

Me acuerdo que, cuando estábamos durmiendo, y estaban todos en sus camarotes, yo estaba rapeando. En ese tiempo para mí el rap siempre fue un hobby paralelo. Lo más importante era el fútbol. Después pasaron hueás y lo tuve que dejar: me lesioné el tobillo y me puse a estudiar diseño gráfico. Después, por plata y otras hueás, dije que el diseño no era lo mío: no me veía como diseñador gráfico. Si me sirvió como persona y pah lo que hago: siempre estoy encima de mis videos, mezclando, haciendo el montaje.

Publicidad

Y volviendo a la pregunta: Nunca he pensando en retirarme del rap. Después que estudié diseño me puse a estudiar producción musical y empecé a tener tocatas todos los fines de semana. Y cuando llegaba el lunes no había estudiado para la prueba…. no tenía tiempo ni plata y entonces dije: 'se puede: me voy a dedicar al rap'.

¿Eres consciente de qué ahora puedes llenar un teatro completo?

Humildemente sí… igual, bacán que con el tiempo la gente te vaya a ver. Me pasa, por ejemplo, cada que voy a Concepción llega más gente que la vez anterior. Cuando voy aprovecho de compartir: me gusta conocer a la gente del lugar y pegarme unos freestyle. No sirve de nah llegar e irse, poh. Eso a la gente le gusta y yo creo que por eso sienten una afinidad y van a verme de nuevo.

En tus directos animas harto a tu público. ¿Cómo los preparas?

Me gusta ponerle el doscientos por ciento. Transpirarla toah. Ahora con el Transe, mi DJ, estamos preparando más la hueá. Estamos tocando con sonidistas: en el festival Fuga fuimos con un bajista, el Pablo, y un percusionista, el Gusano, y ahora nos estamos armando de un equipo. El Transe se hizo de un estudio mortal. Para mí siempre era relativo como me salía el show por temas de la garganta. De repente me pegaba sus buenas desafinadas. De repente no salía bien… Entonces siempre estaba con la incertidumbre si iba a salir bien o no. Ahora fui donde una amiga que es fonoaudióloga y ella me dio hartos ejercicios para la garganta. Ahora entro a cantar con las cuerdas vocales calentitas. Ahora todo sale como quiero que salga.

Más hop hop del bueno:

Entrevista a Kali Uchis, la prueba de que el sueño americano todavía existe.

Belona, una MC chilena que fluye libre y rebelde.

Adan Cruz, del hip hop norteño, sus morras y la cultura 4/20.