FYI.

This story is over 5 years old.

50 años de la sala de conciertos de la Luis Angel Arango: una mirada a su historia

Un homenaje a uno de los lugares de conciertos más hermosos e importantes del país.
19.4.16

En la noche del pasado 11 de abril se realizó en la sala de conciertos de la Biblioteca Luís Ángel Arango una presentación a cargo de la pianista Blanca Uribe, el cuarteto de cuerdas Q-Arte, el organista francés Pascal Marsault, la oboísta Viviana Salcedo y el pianista ruso Sergei Sichkov. Este no fue un concierto más como los que ocurren semanalmente en esta sala ubicada en pleno corazón de Bogotá. En esta ocasión el auditorio era la locación de una gala en honor a sus 50 años de programación casi permanente con lo mejor de la música clásica tanto nacional como internacional.

Publicidad

A mediados de la década de los sesenta, el Banco de la República decidió ampliar la sede de su biblioteca Luis Ángel Arango que desde entonces es la más grande e importante de Colombia. Desde su fundación a finales de la década del cincuenta, la biblioteca había desbordado sus capacidades ante la demanda de sus servicios. Dentro de la ampliación los directivos del banco consideraron que era importante incluir un área cultural, que por supuesto debía tener en cuenta la música. El arquitecto Germán Samper Genecco era consciente de la falta de escenarios propicios para la música clásica en Bogotá, comparable con las salas europeas como la famosa Salle Pleyel de París. Por esta razón, dentro de la aplicación de la biblioteca, se incluyó la construcción de una sala de conciertos con todas las especificaciones arquitectónicas para tener la mejor acústica del país. El resultado fue una sala con capacidad para 367 personas con un techo en forma de círculos concéntricos y con paneles de madera que sirven como caja de resonancia para el sonido que se produce en el escenario. Se puede decir que la sala es como el interior de un instrumento, o un parlante de alta definición. Aun hoy en día, dicho espacio sigue teniendo la mejor acústica de la ciudad y su diseño es reconocido en todo el mundo.

Además de sus características sonoras, la sala es importante porque en su interior hay un órgano de tubos. Muy pocas salas de conciertos en el mundo cuentan con un instrumento de estos, ya que tradicionalmente se encuentran en la iglesias y requieren que el espacio sea adecuado para su gran estructura y funcionamiento. De hecho, esta fue inagurada el 25 de febrero de 1966 con una obra para órgano titulada “Obertura de inauguración” del compositor colombiano Fabio González Zuleta, la cual fue encargada por el Banco de la República especialmente para esa ocasión.

Publicidad

La sala es tan solo una de las múltiples iniciativas culturales que financia el Banco de la República en Colombia. Sí, en Colombia el Banco además de manejar la política monetaria, se ha dedicado a promover la cultura por medio de su red de museos (donde se encuentran el Museo de Oro y la Casa de la Moneda), su red de bibliotecas, y los apoyos a la creación artística por medio de premios y becas. Además, este ha mantenido una línea de apoyo a jóvenes interpretes colombianos de música clásica, quienes siempre han tenido un espacio para presentar su trabajo. Por ejemplo, el célebre cantante de ópera colombiano Valeriano Lanchas hizo su debut en la sala de conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango. Además, el Banco ha comisionado obras a compositores colombianos para ser interpretadas en en este lugar. De hecho, junto a la celebración de los 50 años del auditorio se lanzó el álbum Compositores de nuestro tiempo 2 que recopila obras encargadas por el Banco a compositores colombianos como: Amparo Ángel, Andrés Posada y Guillermo Carbó.

La sala es uno de los pocos escenarios en Bogotá con programación musical permanente. Además los precios de la boletería son unos de los mas baratos en el país, teniendo en cuenta la calidad de los artistas que se presentan. Aunque su enfoque ha sido primordialmente la música clásica y antigua, también ha habido espacio para los sonidos experimentales y de vanguardia, el jazz y la música del mundo.

Publicidad

En estos 50 años se han presentado más de 3400 artistas nacionales he internacionales entre los que se encuentran grandes nombres como el del clavecinista (que toca el clavecín, instrumento que presidió al piano) colombiano Rafael Puyana, quien en la década de 1970 invitó a la sala al músico epañol Jordi Savall, – uno de los interpretes de de música antigua y barroca más famosos de mundo– cuando era su estudiante. Savall ha regresado ya en la cúspide de su carrera con varios de sus proyectos.

Dentro de las grandes estrellas contemporáneas de la música clásica que se han presentado destacan el violinista Joshua Bell, el Kronos Quartet y tan solo hace unas semanas, el chelista holandés Piter Wispelway. Entre una lista inmensa en la que también aparecen el grupo vocal inglés Hilliard Ensamble y el pianista croata Ivo Pogorelić.

Dentro de los músicos latinoamericanos que han visitado la sala se destacan el pianista chileno Claudio Arrau y el Cuarteto Latinoamericano.

La sala también ha abierto sus puertas al jazz. En su escenario han estado Wynton Marsalis, el trompetista más reconocido de los últimos 30 años y el saxofonista Stan Getz uno de los precursores de los encuentros del jazz con la música brasileña. También el jazz latino ha estado representado en manos del pianista panameño Danilo Perez. Por otro lado, sonidos mucho más contemporáneos que rompen las fronteras entre la libre interpretación, el blues, el jazz y la música de cámara, han estado presentes, por ejemplo, en la guitarra de Marc Ribot.

La música del mundo también ha formado parte de la programación de la sala. Uno de los invitados regulares ha sido el grupo de música celta Dervish.

Tal vez uno de los conciertos más emblemáticos fue el de Ravi Shankar, uno de los músicos de la India más conocido en occidente, quien visitó la sala en 1972 en pleno auge de su carrera.

***

La historia de la sala se encuentra en el libro "Si las paredes hablaran: 50 años de música en la Biblioteca Luis Ángel Arango", lanzado con motivo de la conmemoración de sus 50 años.