FYI.

This story is over 5 years old.

Heridas de guerra y cigarros costarricenses con Ave Negra

Están generando, tal vez por necesidad y sin darse cuenta, una especie de comunidad de músicos latinos.
25.3.14

Me llegó un mensaje: “Vamos un poco atrasados, estamos grabando un split poderosísimo con Cardiel”. No sabía quién diablos era Cardiel pero supuse que era un productor de aquí o algo así. Quedamos de vernos más tarde. Cuando nos encontramos estaban todos frescos y traían camisetas de Nazareno El Violento, la versión gritona de Apocalipsis (lee más sobre ellos aquí). Russell tenía unos raspones en los brazos. “¿Qué te pasó ahí?” Le pregunté. “No sé qué pasó. Acabó el concierto en el Nrmal y terminé todo quemado y con un dedo roto.” Venían de tocar en el Nrmal Monterrey. Se veían emocionados. Se pusieron a hablar maravillas del festival. Hablaron del público, de las bandas y de cómo sienten cercanía con la gente del Nrmal. “Es impresionante la cantidad de amigos que hemos hecho en el festival. Nos enamoramos de los de Nazareno El Violento. Estuvimos mucho rato juntos”. Para una banda independiente de Costa Rica es emocionante ver una escena como la que circunda el festival, aunque de cerca nos parezca un poco chica y casi sin infraestructura. “El Nrmal es de las mejores cosas que nos ha pasado.”

Para los niños de Ave Negra es importante la cuestión de hacer comunidad entre músicos. La escena en costa rica es muy chica. Hay pocos bares en donde tocar y no hay tanta gente a quien hablarle. “No restringimos las tocadas en géneros musicales porque no hay tantas bandas que hagan lo mismo. Si hay un proyecto de pop independiente que nos gusta, también los invitamos a tocar con nosotros”. Le pregunté sobre Las Robertas. Russell sonrió. “Mercedes, la guitarrista y vocalista, es la hermana de Felipe y es mi novia.” Tienen una relación muy cercana no sólo en el plano personal. “No seríamos nada si ellas. Cuando estábamos empezando nos invitaban a tocar y ponían nuestra música. Hasta ahora nos prestan equipo porque nosotros no tenemos nada”. Pregunté si Las Robertas eran muy famosas. Felipe respondió que les sorprendía lo grandes que son Las Robertas fuera de Costa Rica. “Han tocado en el Primavera Sound, en el Nrmal y en muchos otros festivales internacionales, pero en Costa Rica es difícil recibir apoyo de cualquier tipo”.

Contaban que en el mainstreem suenan los mismos grupos de hace diez años. Todo está estático. La música costarricense se queda ahí porque no hay nada nuevo. Y ellos están reaccionando ante eso de la mejor manera. Haciendo cosas. “Si nadie da el espacio para la música independiente, el espacio lo buscamos nosotros.” Dijo Felipe. Russell continuó: “No se necesita de mucho sentido común para darse cuenta de que eso es lo que hay que hacer. Las bandas independientes nos apoyamos entre nosotros sin importar qué tipo de música se haga.” Esta idea la extienden a todo lo que hacen. Están generando, tal vez por necesidad y sin darse cuenta, una especie de comunidad de músicos latinos. “Estamos muy en contacto con AJ Dávila, Los Blenders, Hawaiian Gremlins y O-tortuga. Ellos nos pasan música y nosotros le pasamos música a ellos. Todo el tiempo estamos publicando lo que ellos hacen y en nuestras casas escuchamos la música que nos mandan”.

Russel sacó unos cigarros que yo nunca había visto. “Son cigarros locales. Rex. Es el cigarrillo del futuro”. Todos se rieron. “Tienen una mala imagen porque no pertenecen a una marca grande. Nadie quiere probarlos. Yo tampoco quería. Una vez estábamos en un bar de mala muerte y sólo habían Rex. No sabía qué mierda era eso pero tenía muchas ganas de fumar y los compré. Nunca he dejado de fumarlos desde entonces“. Me preguntaron si en México había alguna marca de cigarros que nadie fumara por lo mismo. Les dije que hay muchas, pero tenía unas Alitas a la mano y decidimos probarlas. A Fede le gustaron y se las quedó. Luego me contaron de su experiencia con el pulque. Contaban que llegaron a una pulquería y alguien preguntó: “¿Por qué vergas está tan pegajosa la mesa?” De pronto llegó un señor viejo con tres jarras de pulque chorreante y las dejó sobre la mesa dejando caer la baba del pulque por todas partes. Se cagaron de risa.

Se hicieron muy amigos de Los Blenders desde hace ya un rato. Dicen que fue justo después de que tocaron allá con ellos que empezaron a recibir propuestas acá en México para tocar en todos lados. “No sé cómo nos topamos en Internet. Hablamos con ellos y los invitamos a Costa Rica a que le cayeran a la playa y a tocar. El día que ellos llegaron mis papás salían como por dos semanas de viaje. Eran como diez personas durmiendo en mi casa. Armamos cuatro conciertos, regresaron a México y reventaron de fama” contó Russell. A partir de eso se ha estado enriqueciendo este intercambio de bandas mexas con los Ave Negra. Sin darse cuenta, están haciendo una red bandas independientes que podría construir una buena escuela de músicos latinos. Tal vez en un futuro otras bandas se lo agradecerán. Está por verse. Les pregunté sobre Cardiel. Resultó que no es un productor ni un estudio de grabación como me imaginé. Es una banda venezolana bien ruidosa con quienes iban a tocar en el Caradura al día siguiente.

Lee más sobre la música de Ave Negra.

Mira nuestro mini documental sobre Los Blenders.

Pasamos una tarde de pizzas con los Hawaiian Gremlins.