FYI.

This story is over 5 years old.

Platicamos con el tipo que toca una guitarra con lanzallamas en ‘Mad Max: Fury Road’

Maldito genio.

Por siglos, los instrumentos musicales han servido como complementos de las armas en las guerras. Durante la Guerra de Independencia de Estados Unidos, las fuerzas americanas y británicas marchaban a la guerra con los sonidos de un flautín y un tambor, por ejemplo. Las fuerzas armadas irlandesas y escocesas, por su parte, avanzaban con el inconfundible sonido de la gaita. Así que cuando el director George Miller estaba haciendo el casting para Mad Max: Fury Road, una película sobre unas tribus peleando sin piedad alguna por el control de una tierra post-apocalíptica, obviamente no podía poner a un simple tamborilero o a un hombre soplando viento dentro de una bolsa que saca aullidos. Y por eso, lo que eligió más bien fue al Doof Warrior.

Publicidad

El Doof Warrior es una criatura ciega y maniática, trepada sobre una máquina de guerra veloz y enorme, la cual está equipada con una pared de amplificadores y un pequeño batallón de bateristas. Sobre este escenario, Doof lanza aullidos metaleros distorsionados a través de su guitarra de doble cuello, la cual Miller le dijo a VICE que estaba hecha de bacinicas. Ah, sí, una cosa más —la guitarra lanza LLAMARADAS DE FUEGO.

En esa desértica y beige tierra de nadie, Doof sobresale por portar un overol rojo brillante. Parece un miembro de Slipknot, y es un punto focal inescapable, el cual ha sido inmediatamente reconocido por los fans de la película. Después de la premiere de Fury Road, la gente se volcó al internet exigiendo saber más sobre este demente enmascarado y su guitarra (la cual es completamente real y funciona). Doof fue tan popular que incluso aparece en los encabezados de algunas de las reseñas, pese a que aparece en pantalla por probablemente menos de un minuto.

Resaltar en una película como Fury Road es algo increíble: una cinta donde el protagonista pasa el primer acto siendo usado como una bolsa de sangre, mientras está amarrado al cofre de una máquina kamikaze, mientras mujeres lactantes son exprimidas para obtener su leche, y donde las explosiones ensordecedoras son tan constantes que prácticamente son personajes principales. Así que el hecho de que un personaje que aparece menos de un minuto cause tal impacto que sea un punto de referencia en las pláticas posteriores sin haber si quiera dicho una línea de diálogo… eso es algo impresionante.

Publicidad

Doof fue interpretado por Sean Hape, o iOTA, como se le conoce en Australia. La estrella del teatro y la pantalla grande ha interpretado a Frank-N-Furter en distintas producciones de The Rocky Horror Picture Show, Hedwig en Hedwig and the Angry Inch, e incluso derrotó a Hugh Jackman como Mejor Actor en un Musical en los Helpmann Awards (que son como los Tonys australianos).

Platicamos con iOTA por teléfono desde Sydney sobre cómo consiguió ese papel, el culto creciente a su personaje, y la única cosa que sobrevivirá el apocalipsis: el nü-metal.

NOISEY: Cuéntame sobre ti. ¿Eres un actor? ¿Un músico?
iOTA: Soy actor, músico y artista. Pinto, actúo, escribo, hago de todo. Hago todo eso para que si me aburre una cosa, pueda hacer la otra.

¿Cómo conseguiste el papel de Mad Max?
A través de la que era mi agencia en esos momentos. Sabíamos que Mad Max iba a pasar, y yo estaba muy emocionado de formar parte de esa película de cualquier manera posible. El papel simplemente apareció, y me preguntaron que si quería hacer el intento. Obvio dije que sí de inmediato. Me dieron un brief de que el personaje era una mezcla entre Keith Richards y un espantapájaros.

Muy buena dirección.
Sí, así que agarré mi guitarra, toqué un poco de música a la Keith Richards, le robé un par de sus movimientos, y me vestí en la ropa más Mad Max que pude conseguir.

¿Cómo era?
Eran pantalones de cuero, miles de cinturones por todos lados, plumas en mis hombros y una máscara de esclavo sexual al revés. Me pinté los ojos completamente de negro, mis dientes cafés, mis uñas negras. Tenía cadenas y joyas y todo tipo de cosas sobre mí. Pensé que me veía muy apropiado para el papel, así que simplemente les dije “Qué onda, esto es mío, denme el papel.” [Ríe]

Publicidad

¿Cómo fue la filmación? Entiendo que fueron seis meses en el desierto.
Sí, estuvimos ahí por seis meses. No sabíamos qué tanto iba a hacer el personaje, o cuándo me iban a necesitar, así que pasé mucho rato en Namibia hangeando y esperando. La mayoría del tiempo pinté y escribí. Tuve mucho tiempo para mí mismo, para hacer lo que quisiera.

¿Y cómo eran los días en el set?
Muy tempraneros. Te recogían a las tres o cuatro de la mañana y manejábamos por una hora y media o dos al desierto, para llegar al campamento central, disfrazarnos, desayunar, y ya nos subíamos al camión. Me amarraban y pasaba ahí como ocho horas. [Ríe]

¿Y realmente estabas amarrado de una cuerda de bungee y te cegaban para esto?
Sí, estaba en el camión mientras rolábamos por el desierto, y yo tenía cuerdas de bungee en mis caderas; la guitarra también tenía algunas porque pesa como 60 kilos. Es imposible sostenerla. Ciego no estuve hasta el final de la cinta, y tenía una prótesis para eso, así que ese día o dos tenía gente que me llevaba de la mano.

¿Cuál fue la dirección que te dieron cuando estabas ahí arriba?
Este… [Ríe]

Voy a asumir que fue algo así como “Haz lo mejor que puedas”.
Creo que en esa situación no necesitas tanta dirección. Es una de las situaciónes más locas en las que te puedes encontrar en tu vida. Hay coches circulando a toda velocidad por todos lados, todo es humo y polvo, y es ensordecedor. Lo único que yo hacía era gritar como loco y comportarme como un animal. El personaje es supuestamente un gran músico que está un poco mudo y un poco sordo, y bastante ciego. Yo lo veo como una especie de Quasimodo.

Publicidad

¿Te dijeron que tocaras algo en particular, o tú decidiste tocar lo que se te diera la gana?
Pues la guitarra no era… la mejor guitarra. Pasó demasiado tiempo en el desierto; no es algo con la que grabarías nunca. La mayoría de las veces, sólo trataba de hacer ruido. Tocaba un poco de AC/DC, algo de Soundgarden, Zeppelin, pero después de ocho horas, lo único que empiezas a hacer es ruido.

El director George Miller platicando con Kim Taylor Bennett, de Noisey

¿Y la guitarra realmente lanzaba fuego?
Sí, tenía gas y lo controlabas a través de la whammy bar.

¿Estás consciente de que te has convertido en un punto focal en varias discusiones acerca de la película?
Como que me empecé a dar cuenta de ello. Un poco, pero no he tenido mucho tiempo para pensar en ellos, porque he estado súper ocupado con otras cosas. Pero entre más gente que hablo, como tú, más me doy cuenta de ello.

El personaje es un elemento increíble de la película porque te dice mucho sobre los War Boys, como el hecho de que la guerra es un elemento tan importante de su cultura que sienten la necesidad de tener un guitarrista en sus batallas.
[Ríe] Sí, absolutamente. Es un miembro valorado dentro de la pandilla.

Han anunciado que van a hacer algunas cuantas películas más de Mad Max. ¿Contestarías el teléfono si te piden regresar al desierto?
Sí, definitivamente estaré ahí.

¿Y volverías a tocar una guitarra con lanzallamas?
Claaaro. Fue demasiado divertido.

A Dan Ozzi también le encantaría estar en la próxima película de Mad Max, si acaso George Miller está leyendo esto. Síguelo en Twitter - @danozzi