Una charla con Piter de Liricistas: Entérate por qué este combo de rap chileno es el nuevo fichaje estrella de Boa Music

"Yo creo que casi todos los chilenos somos medios raperos". Una charla a propósito de su nuevo disco.
27.7.16

todas las fotos de Sebastián Utreras

Si te gusta el rap y acostumbras a pasar horas en YouTube, como todos acá en Noisey, explorando diferentes escenas del noble arte de la palabra callejera, buscando lo mejor del subterráneo y perdiendo el tiempo con la abultada oferta de videos raperos, entonces es probable que te hayas topado con algo de los Liricistas. Quizás fue “Estilo Libre”, el primer hit de este trío de rap chileno, que ya suma casi 10 millones de visualizaciones. O tal vez “Ahora es cuando”, uno de los más coreados en vivo, y con más de 2 millones de reproducciones. Lo que es un hecho es que cada vez es más fuerte y clara la presencia de Liricistas en el rap hecho en español. Y ahora queda formalizada, gracias al contrato que firmaron con Boa Music.

Publicidad

No es un secreto para nadie que el rap hecho en Chile es un referente para el resto de Hispanoamérica, gracias a una escuela lírica, donde el énfasis en rimas complejas y patrones de flows que te dejan con el ojo cuadrado, son la meta a conseguir. Además de, claro, letras que tengan capas y contenido dentro del contenido.

Más abajo fue su primera maqueta, apareció en 2007 y pasó bastante piola (desapercibida). La grabaron en una casa de Maipú, una de las comunas (o municipios) más populares de Chile, y con lo que tenían a mano: un miserable micrófono de computadora, de esos blancos y que se colgaban a lo Chayanne, y el Cool Edit. Las bases eran de Utópiko (Borderline) y los scratches de DJ Acres (Movimiento Original).

Dos años después en 2009, el rapero y productor A.R.B., uno de los arquitectos del nuevo rap chileno, se topó con Piter (Armestyle) y Benjamic (Benjamic) en un bar de Santiago. Los escuchó improvisar y de inmediato los invitó a grabar al Texastudio, el homestudio de A.R.B., para iniciar las sesiones de lo que después sería su primer disco. En 2011, junto a DJ Sta (Pancho), finalmente aparece el debut oficial de Liricistas: For life, un disco de rap con mensajes positivos, bastante juvenil, y que tuvo una buena acogida en la escena under de Chile.

“Era una época en que las tocadas se promocionaban por Fotolog o mediante flyers que se dibujaban y se fotocopiaban. Y esos flyers corrían en lugares como el Eurocentro (una galería ubicada en el centro de Santiago); es decir, siempre lejos de los medios oficiales, una hueá súper autogestionada, que yo creo que es como la principal característica del rap chileno”, recuerda Piter en entrevista con Noisey.

Publicidad

Checa lo demás que nos dijo en entrevista, sobre su nuevo disco Bon Voyage y sus primeros años rapeando en el under de Santiago.

Ahora existe un boom del rap chileno.

Piter: Bueno, es que el rap es bacán. Es muy interesante. Yo creo que casi todos los chilenos somos medios raperos. Si hablas con alguien es probable que le guste un tema de rap. O si le ponés bueno, cuando tocái en vivo, igual alguien (que no suele escuchar rap) termina enganchándose. Y puede que ahora sea más notorio, para la prensa o los sitios especializados, pero nosotros venimos encontrándonos en tocadas con gente como Jonas Sanche o Chystemc desde hace diez años, cachái.

Ajá.
Más que un boom actual, yo veo lo que está pasando ahora en los medios como una consecuencia de un trabajo largo del boca a boca y de la tocada de barrio. Ahora es más visible, es cierto, pero siempre se ha movido harto, porque esto es un trabajo de años.

¿Ustedes se conocieron en el colegio?
Sí poh, Benja iba un curso más arriba que yo. Esa hueá fue hace caleta: el 2002, hace unos 15 años. Cuento corto: los dos jugábamos a la pelota y nos conocimos así. En ese tiempo no era tan fácil pillar raperos como ahora, así que nos unimos y empezamos a grabar. Después, como en 2009, cuando estamos estudiando periodismo, se suma DJ Sta y A.R.B. En esa época tocábamos los fines de semana y no podíamos hacer trabajos para la universidad, así que cuando íbamos como en cuarto año tuvimos que elegir.

Publicidad

Y eligieron el rap.

En ese momento, gracia a Dios, contamos con el apoyo de nuestros papás. Las cosas se dieron con dificultad, como pasa en este país, pero también como chilenos le pusimos el hombro, le pusimos bueno, para lograr el sueño que ahora es más bonito que nunca.

Piter, con “más bonito que nunca”, se refiere a lo siguiente: Bon Voyage, el recién estrenado tercer disco de Liricistas, fue co-editado por el sello español Boa Música. El mismo a cargo de gestionar las carreras de raperos como Kase.O, ToteKing o Nach y un referente indispensable para el rap hecho en español. Se trata de la entrada de los Liricistas en las grandes ligas del rap internacional. Y uno de los pocos fichajes que ha hecho Boa con raperos de América Latina.

"La conexión con Boa se realizó mediante (el sello chileno) Potoco Discos. Boa se comunicó con ellos para comentarles que querían ficharnos. Potoco fue nuestro nexo Chile-España. Y el año pasado, para el festival Frontera, vino la gente de BOA y aprovechó de juntarse con nosotros", dice Piter.

¿Y qué tal?
Recuerdo que fuimos a cenar y conversamos. Y nada pos: fue la raja, fue bacán, hermano, una bonita experiencia. A mí me gusta mucho el fútbol y esto lo veo como cuando fichan de afuera, como cuando ficha el Barcelona o el Bayern. Así que queremos estar a la altura de las expectativas. Boa sacó mil copias en España y otras mil en Chile.

Piter detalla que en Bon Voyage siguieron trabajando con A.R.B. como productor y sonidista en vivo. “Pero también trabajó Foex (Como Asesinar a Felipes), Dj Tee, Utópiko y Acción Sánchez (SFDK). En las colaboraciones está Shotta, de España, mis compadres Jonas Sanche, Dibujo Mc, Chystemc, Donexpress (Mamborap) y Seba Bala (Como Asesinar a Felipes). Los diseños son de Fisek y el primer video, que se llama “Amanecer”, lo dirigió José Luis Canales”, detalla.

Uno de los cambios entre el primero y este disco es que se escuchan más sueltos en el flow.
Yo me siento más suelto y más cómodo. Todo esto es un entrenamiento, hermano. Rapear constantemente en el escenario te da mucha soltura frente al ritmo. Entonces el flow ha ido mejorando con la práctica y la experiencia. También queríamos demostrar que habíamos crecido y teníamos más dominado el flow. Y creo que eso se nota en los temitas de Bon Voyage. Liricistas suena cada vez más como lo habíamos imaginado.