Un análisis de las letras de Canserbero: poesía social y antítesis

Hablamos con un psicólogo, una socióloga y un poeta sobre las letras de Canserbero. Su legado es inmortal y siempre estará en nuestros corazones.
18.7.16


Collage cortesía de Saint Konde

Tyrone González, conocido universalmente como Canserbero, fue un artista venezolano reconocido como uno de los raperos más importantes que ha habido en América Latina y un referente indispensable para las posibilidades que ha tenido el género en español. Can utilizó la poética del rap para expresar una visión del todo. Sus canciones esconden trasfondos sociales y psicológicos que serán recordados por generaciones, gracias a su agudeza, crudeza y audacia. Más allá de la incertidumbre generada por las extrañas circunstancias en las que sucedió su muerte, su obra musical sigue reproduciéndose en los corazones y mentes de numerosos seguidores en Latinoamérica y Europa. Por ello decidimos acercanos a una socióloga, a un psicólogo y a un poeta, para charlar sobre sus letras y anailizar estos y otros elementos desde estas perspectivas, en compañía de anécdotas de su vida.


Socióloga

Tania Petkoff es socióloga. Estudió cinco temas: "Canción de Prisión" del disco Una guía para la acción (2009); "Hace falta soñar" y "Mucho Gusto" de Vida (2010); "Un día en el barrio" de Muerte (2012); y "Stop" de Apa y Can (2013).

Ella cree que Canserbero utilizó la protesta ante los males de un sistema que produce pobreza, hambre, desalojos, dominación, entre otras enfermedades sociales que engloban el universo del barrio latinoamericano, como el caso de "Canción de Prisión", “donde es simplemente la voz de una gente que nadie escucha (…)”, como rapea Can.

En las letras —dice Petkoff— se señala la violencia de la ciudad, la diferencia de clases, el racismo, y la discriminación, fenómenos producidos por el sistema imperante en el mundo. En el caso de "Un día en el Barrio" se deja en evidencia la protesta: “Es un chiste confiar que existe un gobernante honrado. / El poder puede corromper a cualquier ser humano. / Capitalismo, socialismo, comunismo practicado / pero el resultado ha sido casi el mismo. (…)”. “El discurso nace en la realidad venezolana, sobretodo en el marco de las zonas populares y marginadas”, agrega la socióloga.

Él vivió junto a su padre en Palo Negro. Un barrio apartado de Maracay, ciudad del centro de Venezuela. Las casas humildes, calles de barro, delincuencia y amistades, fueron uno de los tantos elementos que inspiraron el contenido y forma de sus canciones.

En el plano social, la música también cuestiona el sistema y la violencia social. La socióloga cree que él fue uno de los muchos raperos que desde su realidad amplificó su pensamiento inspirado en lo que observaba y vivía. “No necesariamente generó propuestas transformadoras a las críticas que planteó. Más si puede decirse que tuvo la intención de mostrarlas para crear conciencia hacia la realidad”.

Carlos Zambrano, primo de Canserbero, ha sido el vocero de la familia González tras su enigmática muerte. Recuerda al catire, como lo llamaban algunos familiares y amigos, como un artista de la calle. En temas como "Un día en el barrio", "Mucho Gusto" y "Hace falta soñar", se nota la influencia del entorno. “Él siempre fue un chamo humilde”.

"Él era una persona que se preocupaba por su entorno. También le molestaban las injusticias", recuerda su primo. De hecho en "Mucho Gusto" lo dijo claramente: “Soy de un país con miles de leyes sin aplicar. / Con 60 muertos semanales solo en la capital (…) He visto policías matando gente inocente / y he visto gente no inocente siendo presidente (…)”.

La socióloga explica que el contexto socio-cultural donde Canserbero se enmarca hay dominación por parte de países centro, y ahora industrializados, que han extraído riquezas minerales y humanas, sobre otros situados en las regiones del mundo que representan el sur global o la periferia, donde se han reproducido las clases oprimidas, destinadas a una vida llena de agresiones y necesidades.

En "Un día en el barrio", una de sus canciones más insurgentes, critica no solamente las consecuencias de tal sentencia social sino los causantes. “El Estado hace las leyes pero bien franco pasa con toneladas de droga de los narcos (…) El mundo está mal, Mucho más mal de lo que crees. No puedes confiar ni siquiera en los diarios que lees (…) La publicidad te induce a que abuses comprando porquerías que tu economía no produce (…)”.


Psicólogo

A los 8 años Tyrone se enteró que su madre había muerto por una enfermedad. Luego en la adolescencia, un hermano fue asesinado. Estos sucesos, para el psicólogo José Camacaro, explicarían el porqué de algunas liricas tanáticas. Este término fue generalizado por Freud para describir comportamientos que podrían ser nocivos para un individuo. “Partiendo de que perdió a dos seres queridos, puede interpretarse que peleaba contra el mundo, el contexto social, su realidad”.

El sencillo "Tripolar" y "Jeremías 17-5" del disco Muerte, son las obras musicales que Camacaro señala como tanáticas. “En el caso de 'Jeremías 17-5', alguien quiere hacerle daño o pretende lastimarlo y él presume que ese alguien está cerca de él sin saber quién es. Esto claramente es una idea delirante de tipo persecutorio”.

En esta canción además cita la Biblia, alegando que "maldito será el hombre que confíe en otro". El psicólogo interpreta que Canserbero no creía en la justicia terrenal. Es decir, quien puede cuidar la vida propia es uno mismo. “La muerte del hermano influyó en esta visión”.

En cambio, en "Tripolar"analiza el psicólogo el rapero relata las dificultades de su vida. Lo más curioso es que cantan tres personalidades en fases pero el título es satírico por la falsa información respecto a la bipolaridad: “Artísticamente fue a propósito”.

Sin embargo en "¿Y la felicidad qué?" de Vida, el rumbo de su mensaje se dirige hacia lo reflexivo. “Allí él sacó partido de los lamentables sucesos en su vida, entendiendo a su modo que el tiempo es corto. Esto fue una estrategia muy inteligente de su parte y terapéuticamente muy viable”. En el caso de "Mañana será otro día" de Can + Zoo índigos (2008) el psicólogo interpreta que la música lo ayudó a encontrar un propósito. “Fue una especie de paracaídas en lo que hacía cotidianamente”.

El primo del Canserbero suscribe que la muerte de los dos familiares, madre y hermano, lo marcó. Pues se alejó del resto ensimismándose totalmente. Él recuerda la niñez y adolescencia de Tyrone como una etapa donde solía usar la computadora para investigar hasta el punto de llegar al hip hop.

El psicólogo argumenta que la mayoría de los músicos utilizan la composición como método catártico mezclando elementos artísticos. Canserbero fue uno de ellos a pesar de haber contradicciones en canciones como "Jeremías 17-5" y "Maquiavélico" de Muerte. “Al escucharlo, él lo admite, pero esto es más como un crecimiento personal porque en "Maquiavélico" hay melancolía y tristeza por el recuerdo de un ser querido. Esto podría ser un síntoma de depresión”.


Poeta

La familia desconocía "qué música era esa". Mientras el tiempo corría el sonido del beat se acoplaba cada vez más a su ignominioso pero intencional puño y letra que, para el poeta venezolano Víctor Pinto, es precisamente eso: poesía.

Argumenta que las canciones exponen las ambigüedades y contradicciones del sistema de valores. “El rap incorpora un ritmo particular que acompaña a un lenguaje compuesto y en cierta medida subordinado a ese ritmo que es propio de la canción. Es un artista, un lírico de nuestro tiempo”.

En canciones como "Y en un espejo vi", "Es épico", "Llovía", "Mundo de piedra" —todas del disco Muerte— y el sencillo "Querer Querernos", hay elementos destacables como la muerte, el amor, el odio, y la vida, los mismos presentes desde Aristóteles hasta estos tiempos. Sin embargo, para el poeta, en las letras de Canserbero también hay un abanico de temas como la venganza y la ejecución espectacular de la ira.

Para el contexto familiar, estos discursos son netamente artísticos y conceptuales. Llevarlos al plano real sería especular. El primo recuerda la última vez que se encontraron. Tyrone le pidió que trabajaran juntos en el área de los medios de comunicación. Los ojos verdes le brillaban. Era otro, dice: “Estaba haciendo lo que quería. No era una persona oscura ni violenta”. El caso de la canción "Mañana será otro día" ejemplifica tal afirmación: “Cuando sientas que la vida te ignora, llora pero valora mientras sonrías, / Alguien decía que no siempre lloverá a cambio siempre mañana será otro día (…)”.

Lo poético también se presenta como canal de expresión. Canserbero suele ser criticado por quienes no se sienten atraídos por el rap. El poeta responde que el problema es de conceptos. Es decir, de lo que comúnmente se identifica como poesía. “El mismo impulso genuino y natural de la expresión del autor puede llegar a transgredir esas formas fijas o impuestas por la tradición. Y es allí, en ese espacio, en esa incertidumbre, que le demanda al poeta crear una nueva configuración lingüística, musical, para expresar determinadas emociones y pensamientos”.

También hay narrativa. Para el poeta es válido contar una historia a través de la música para despertar o reflejar emociones con el fin de sensibilizar de quien lo escucha. “Es uno de los aspectos germinales de la poesía”.

Un ejemplo de esto es "Llovía", donde cuenta la historia de un joven del barrio que vive como un delincuente y su trágico final, sin haber fallecido, evidencia que la muerte en vida también es un ciclo. Canserbero concluye con esta frase: “Respeto no merece el malo sino el que conoce la felicidad. Ese sí es el más malandro (…)”.

Estas letras como cualquier obra no solo musical, se prestan a las interpretaciones. Canserbero murió. Es la realidad. Pero no sus canciones. Según los análisis, el contenido es poesía social, pero también catarsis personal, y la puesta en crisis del lenguaje. Una antítesis llena de contrariedades, como la vida yla muerte mismas, como la felicidad y el dolor. Dos aspectos, la luz y la oscuridad, fusionados en él.

No habrá resurrección pero como él dijo: “matarán al mensajero pero no al mensaje (…)”.


Sigue a Luis Felipe en Twitter.