FYI.

This story is over 5 years old.

Concreto Records es el mejor sello de metal de todo México

La breve historia de una de las insignias de la independencia musical mexicana.
7.8.14

¿Alguna vez se han preguntado cómo surgió Concreto Records? Sí, el sello que estuvo detrás de For the beloved bones, último disco de Akûma, y Muerte y transfiguración, primer LP de Terror Cósmico. A partir de una entrevista vía correo, el dueño y fundador de la discográfica independiente nos aclaró la duda.

Mientras era estudiante, Enrique Portilla Quéchol comenzó a armar su propia colección privada de discos. Sin embargo, no contaba con el dinero suficiente para conseguir todos los álbumes que le interesaban. Recurrió al intercambio y a la pequeña venta de materiales que no tenían un futuro prometedor en su repertorio. A partir de esas transacciones, su lista de conocidos se convirtió en un potencial grupo de compradores.

Aunque en 1998 fue cuando inauguró la tienda de discos, con lo cual se impulsaron la promoción a agrupaciones locales y la planeación de conciertos, tuvieron que pasar otros tres años para el arranque de Concreto Records como sello independiente de Metal. Al inicio, los tirajes eran limitados, en formato Tape y CDR; hasta la fecha, tienen en su haber 58 lanzamientos de manera nacional e internacional.

El nombre del negocio musical surgió por la asociación de la palabra ‘concreto’ con el rock urbano, el hard rock y por ser un material de construcción. Además, existía un venue en Argentina llamado de esa forma, donde se presentaban bandas como Sepultura.

Lo curioso es que, entre los planes originales de Enrique, sólo se encontraba el arranque de la tienda; “las cosas se fueron dando solas, fueron varios factores que me llevaron a pensar en apoyar con los mismos recursos que generaba la tienda a una serie de bandas que consideraba necesitaban mayor exposición”, señala.

La postura del sello frente a la distribución de la música es muy firme: la música debe presentarse en un formato físico, para crear una experiencia a través de su arte y genere todo un contexto a su escucha. La decisión de presentar el trabajo en línea se deja a criterio de cada banda., “los derechos pertenecen a las propias bandas y, por tanto, es decisión suya”.

Para pertenecer a Concreto Records, existen tres requisitos que toda banda debe cubrir. Además de presentar una propuesta afiliada al metal o alguno de sus subgéneros, necesitan demostrar su calidad sonora, de ejecución y de presentar su identidad mediante sus conciertos, “Todo esto puede ser un tanto subjetivo… pero si encontramos algo que pensamos tiene potencial, sin duda lo contactaremos”.

El trato con las agrupaciones puede ser tanto físicamente, como por internet. Aunque al principio sólo sucedía de la primera forma, los acuerdos entre el sello y los músicos suele darse cibernéticamente. Lo importante es mantener ese contacto y esa atención.

Enrique señala que Concreto se esfuerza en cada una de las bandas que contrata, pero que éstas deben estar conscientes de que el trabajo no puede ser unidireccional, “C. R. se encarga de la maquila y distribución del producto, no de hacer estrellas”.