FYI.

This story is over 5 years old.

Basta del pop chileno: es tiempo de Miss Garrison

Hablamos con la líder de esta banda con discos editados en Barcelona y NY y que persiste en buscar espacios para rockear en un país dominado por el pop.

La movida musical en Chile se caracteriza por bandas y solistas pop que han logrado ganarse un espacio tanto dentro como fuera de su país. Ahí están los casos de Javiera Mena, Gepe, Álex Anwandter y Dënver. ¿Pero qué pasa con el rock? ¿Y el punk? ¿O —por qué no— el noise?

Para despejar dudas contacté a Fran Straube, líder de Miss Garrison, un trío de rock experimental que ha grabado discos en Barcelona y Nueva York y que a través de la modalidad 'do it yourself' persiste en hacerse un espacio en medio de una escena dominada por el pop.

Publicidad

Qué se sepa: Miss Garrison son Francisca Straube (voces, batería y sintetizadores), Tomás Rivera (bajo y programaciones) y Rodrigo de la Rivera (guitarrista). Tienen dos discos publicados, 'Tire y empuje' (2010) y 'DeAaB' (2012), dos compilados de remixes —donde participa gente de Astro y MKRNI— y un EP recién editado: 'Land of Aloha' (2014). Puedes bajarlos todos desde su sito oficial.

Noisey: Miss Garrison es la respuesta rock al pop que se hace hoy en día en Chile. ¿Por qué crees que se ha ido dando esta línea y se ha perdido el punk y el rock?

Fran Straube: Mmm… Creo que actualmente los músicos hablan de otras cosas, pues el mundo ha ido cambiando. Internet, por ejemplo, influye mucho en la forma de comunicarse. Estamos comunicados pero haciendo música de forma solitaria en un computador. La sociedad está muy individualista. Eso naturalmente hace que las cosas cambien. Por ejemplo, la guitarra ya no tiene el mismo protagonismo debido a que han salido más sintetizadores y efectos de voz, entonces el punk rock ha mutado. Además, internet te da la posibilidad de escuchar demasiados estilos de música. Eso innatamente te da otro tipo de influencias.

Pienso que Los Prisioneros fue la última banda de punk en Chile. ¿Qué opinas?

Sí, puede ser. Ellos tenían un cuento político-social. Hoy, en cambio, se habla de otras cosas o simplemente no se habla.

Ustedes hicieron un cover de ellos: 'Paramar' ¿Qué te comentó Jorge González sobre esa versión?

Publicidad

Le encantó. Los chicos quedamos muy sorprendidos, ya que no lo esperábamos. Nos comentó que había sido el cover más lindo que ha escuchado. 'Paramar' es una canción con mucha historia y peso. Grabarla fue un gran desafío y lo lindo es que la hicimos muy distinta a su versión original. Su letra es tan power que pienso que no se perdió la esencia.

La propuesta de ustedes no encaja con la del nuevo pop chileno ¿Les ha costado hacerse un espacio?

Sí… quizás… Hoy el pop cien por ciento pop está muy fuerte en Chile. Pero, bueno, es así y Miss Garrison lo que intenta comunicar es algo muy sincero y por lo mismo hay mucha gente a la que le llega y lo agradece. Creo que ya llegará nuestro tiempo. Por ahora estamos creciendo y lo estamos pasando bien.

¿Hubo un momento en qué pensaste enviarlo todo a la mierda?

Hay días y días. El mundo avanza muy rápido y eso te puede agobiar. Pienso que hay que escucharse, pues cada uno va al tiempo que le corresponde. Lo importante es hacer lo que te gusta y dedicándole pasión. Nosotros lo pasamos muy bien haciendo esto. La música es un modo de expresión que me encanta. Tocar en vivo me hace sentir de una manera inexplicable. Hay que darle y darle.

Darle y darle. Por lo mismo una marca de zapatillas [sneakers] les permitió grabar un EP en Nueva York ¿Cómo sintieron ese aguante?

Fue una gran oportunidad y, claro, estamos muy felices y agradecidos. Ese apoyo nos permitió conocer cómo trabajan en Estados Unidos y tener un nuevo aprendizaje. Converse ha sido muy abierto con nosotros. Además de apoyo, nos dándonos han dado libertad y eso es bacán –chido-.

Publicidad

¿Y qué me puedes contar del viaje?

Lo pasamos increíble. Todos los días teníamos mil actividades y eso nos encantó. Ir a trabajar —y a mostrar tu trabajo— y tener buen feedback es impagable. Aprovechamos al máximo ese viaje: hicimos un EP en los estudios Rubber Tracks y grabamos una sesión en vivo y un videoclip: 'Land of Aloha'. Tuvimos conciertos, conocimos a la gente de Tom Tom Magazine —que es una revista muy importante de baterista y percusionista mujeres— y también a muchos músicos de calidad.

Háblame del video de 'Land Of Aloha'. Me gusta la escena del final.

¡La imagen del final me encanta! Y fue muy random. Son esas escenas cosas que pasan. El video lo grabamos en el Times Square, Nueva York, un barrio lleno de gente, luces, publicidad, y de una inmensidad apestosa. Eso era lo que queríamos reflejar: la puta inmensidad que te agobia. Y bueno, me puse a cantar y paso una pila de gente. Yo seguí en la mía y todos miraban con cara de 'what tha fuck'.

¿Cómo estuvieron las tocatas en Nueva York?

Buenísimas. Tocamos tres veces y las tres estuvieron prendidas. La primera fue en una fiesta de la revista Tom Tom y tuvimos buena recepción por parte del público. Después tocamos en el Paper Box, en Brooklyn, en una fiesta genial. Había harto público. Incluso algunos llegaron del concierto anterior. Esa noche vendimos todo los discos que andábamos trayendo. Nos escuchó gente de varios países y al parecer lo que hicimos en vivo les gustó harto. La última tocata fue en el Goodbye Blue Monday, un café con onda setentera, allá fue algo más íntimo y especial. Una muy linda tocata de despedida.

Publicidad

En 'Tire y Empuje' (2010), el primer disco, hablabas del porno y el consumismo. ¿Puedes contarme sobre eso?

Creamos un mundo donde el consumismo y la soledad hacían que alguien bajo esos elementos llegara a cogerse una muñeca de plástico. En el video de 'Si huele a plástico', por ejemplo, inventamos toda una familia de plástico. Queríamos demostrar el desprecio al hombre enviciado con el plástico. La idea de ese disco era que el hombre quería tanto la materia, que se olvidaba realmente de quién era.

Entiendo. ¿Y de qué hablas ahora?

Hoy en día estamos en otra. Más para adentro. La muñeca inflable —que también incluíamos en nuestros directos— quedó en el primer disco. Hoy, personalmente, hablo de lo interno, del silencio; hay un cuento más de observación personal.

¿Qué es lo próximo para Miss Garrison?

Ahora estamos en la composición del tercer disco. Estamos súper entusiasmados, ya que nos llegaron nuevos instrumentos y tenemos planeado hacer una gira por Estados Unidos y México para el próximo año. Con el nuevo EP, además, entramos a un sello llamado Ponk que tiene sede en Nueva York y Santiago. Hemos tenido un gran apoyo del director. Nos ha hecho sentir que somos una familia.

¿Es cierto que el nombre de la banda lo sacaron del personaje de South Park?

Miss Garrison, el personaje, tiene una ambigüedad sexual que era justo de lo que queríamos hablar cuando estábamos haciendo nuestro primer disco. Eso se unió a una muñeca de plástico que nos regalaron esa época.

Publicidad

¿Alguien ha tenido sexo con esa muñeca?

Jajajá… Yo creo que sí. Pasa que cuando recién partimos, nuestras tocatas eran súper desordenados. De hecho ahora son leyenda aquí en Santiago porque eran muy prendidas. Éramos más jóvenes, así que borrachos nos subíamos a tocar y siempre salíamos muy tarde. Todo era un desorden clásico del rock. Bueno, en una de esas fiestas, alguien se robó la muñeca y vaya a saber lo que hizo con ella. Luego nos comenzó a enviar fotos diciendo que la había raptado, fotos con capucha en la cabeza. El tipo nos amenazaba con que quería discos de regalo y entradas gratis. Se fue en el medio rollo. Y, bueno, nunca más volvimos a saber de la muñeca. La extrañamos.

También:

Lo mejor de Lollapallooza 2014.

Una entrevista con Javiera Mena: La reina del pop chileno.