FYI.

This story is over 5 years old.

La sobrecogedora discografía de Swans

Swans no es una banda fácil, y su discografía puede ser intimidante. Por eso, presentamos aquí una guía por todos sus discos: porque clavarte en ellos es algo que vale muchísimo la pena.

Si algo tiene Swans, es esa incesante manera en la que convierten la violencia, la sexualidad y la naturaleza de lo humano (la codicia, la ambición, religión, dinero y poder) en una brutal cacofonía que equivale a una violación aural totalmente absoluta y sobrecogedora. Desde 1982, Swans ha elevado el volumen a su versión no wave de lo punk, industrial, metal y folk, desmembrando el significado de estos géneros en oleada tras oleada de palabras, sonidos, vacíos, explosiones y espacios que trascienden la idea general de lo que pudiera ser el “rock”. Michael Gira, la única constante detrás de la banda, ha logrado un cuerpo de trabajo que es tan complejo como accesible: oscuro y brillante al mismo tiempo, un cielo e infierno que es fiel a esas dualidades y estados intermedios aludidos en muchas de sus letras.

Publicidad

Acercarse a la discografía de Swans puede parecer una experiencia abrumadora, pero por eso, presentamos a continuación una breve guía a las grabaciones de estudio de la banda de Nueva York: porque es algo que vale la pena hacer.

Filth (1983) / Cop (1984) / Greed (1986) / Holy Money (1986)

Estos cuatro discos explican el origen de Swans, representan el punto toral de su sonido; esos arranques como espasmos que más allá del punk los colocó en su propio contexto. Un blues desolado y frío, enlatado al vacío. Una atmósfera seca y aislada que logra una serie de asfixias mecánicas que son inigualables hasta hoy.

Children of God (1987)

La carga brutal de Swans se redefine a partir de la inclusión de la vocalista Jarboe en su disco anterior, Holy Money, pero es en Children of God en donde su participación parte la dinámica de Swans en dos. El track “Our Love Lies” es la perfecta yuxtaposición de los nuevos Swans: acústicos, ambient, experimentales, bordeando lo gótico con esa lírica de crítica a la religión que conserva el punch que habían perdido en su nueva etapa.

The Burning World (1989)

La etapa más “comercial” de Swans comienza aquí. Este es su único álbum en una disquera “grande” y fue producido por

Bill Laswell

. Obviamente un fracaso comercial, a pesar del obvio esfuerzo por llegar a un público más amplio. El disco ha sido descatalogado desde entonces, pero permanece como uno de los favoritos de muchos fans de Swans que se dejaron prender por un sonido más suave y acústico.

Publicidad

White Light From The Mouth Of Infinity (1991) / Love Of Life (1992)

Son mis álbumes favoritos de esta época de Swans, sobre todo en términos de composición, alcance y experimentación. Ambos discos fueron re-editados en la compilación

Various Failures

(1999). Es aquí en donde se encuentran las canciones más logradas y memorables de

Michael Gira

y

Jarboe

. Es el perfecto punto de entrada para un neófito de Swans, justo en medio de lo que fue y vendría.

The Great Annihilator (1995)

Para muchos este disco es la cumbre de la era Swans con Jarboe, una clara continuación de los dos anteriores, con una mayor soltura y amplificando ese blues inicial de su primera época, con más elegancia y porte. Un track como “

Celebrity Lifestyle

”, pop y subversión en su más pura forma, crea una clara imagen de la posibilidad del alcance de Swans en ese momento, uno que brilló con intensidad y claridad.

Soundtracks For The Blind (1996)

La obra maestra y final de los primeros Swans no pudo tener mejor banda sonora en esta, su décima placa doble. Un álbum que logra reunir todos los elementos de Swans e integrarlos en experimentación ambient: canciones acústicas, caídas profundas de música concreta y épicas construcciones post-rock que se elevan hasta el infinito. Después de esto, Jarboe se embarcó en una carrera solista hacia el retiro, mientras que Michael Gira creó la banda Angels of Light y además hizo algunos álbumes bajo su propio nombre.

Publicidad

My Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky (2010)

Como venganza, Swans regresa después de catorce años, con una intensidad sutil que marca memoria y rasga recuerdos. Con una amplitud de sonidos, frecuencias y alcances, el regreso de Swans es más bombástico que nunca. Con guiños al gospel y a la vieja canción americana, la situación revive a Swans de una nueva manera, a pesar de ser familiar se trataba de algo nuevo. Aquí no cupo la nostalgia.

The Seer (2012)

Si

My Father…

pretendía borrar el pasado,

The Seer

radicaliza el esfuerzo al mil por ciento. Un álbum doble que arranca con “

Lunacy

”, uno de los tracks más grandiosos de Gira, quien ya a estas alturas ha logrado mediante mantras y repeticiones un nuevo evangelio. Es la apoteosis de un postergado

country post-rock

, que entre locura, ansia y paranoia filtra un épico lenguaje musical que es devastador.

To Be Kind (2014)

Lo más reciente de Swans va más allá de la realidad expandida: es una extraña mezcla de todo lo que ya conocemos hasta aquí. Repeticiones,

country

,

blues

psicótico y agujeros negros. Ya no estamos hablando de sentimientos y emociones; hay algo muy drástico en la manera que Michael Gira logra trastocar nuestra psique. Es una gran aplanadora que pretende borrar tu existencia con canciones salvajes de amor y desamor. Por más gentil que quiera ser con nosotros, Michael Gira ha penetrado en lo más profundo de tu ser.