FYI.

This story is over 5 years old.

Lo que Adal Ramones me enseñó sobre música

Es Otro Rollo.
22.1.15

Yo llegué tarde a Otro Rollo. Empezaba muy noche, o por lo menos muy noche para mi edad en un día de escuela. Para cuando yo empecé a ver el programa, Adal Ramones ya era un héroe para todos los adolescentes mexicanos. Y no podría asegurarlo, pero aunque a todo el mundo le pese, él fue quien propagó el uso indiscriminado del “güey” entre los mexicanos, y sembró tres cosas entre la juventud de las que nadie se pudo zafar: El baile del tubo, Rudy y Yordi Rosado.

Dentro de todos los males que Adal Ramones se encargó de contagiarle a los pubertos como enfermedades venéreas, también se encargó de dejar un legado de enseñanzas sobre música son pretensión alguna. Aquí una guía a la música según Adal Ramones:

Sobre el beatbox

Regla número uno: déjale eso del beatbox a alguien que pueda rapear. Podrás tener flow para llenar una hora de monólogo con puros chistoretes de picardía mexicana, pero si el ritmo no es lo tuyo, mejor que lo haga un experto como Will.

Sobre la música en general

Mucho antes de que Yordi Rosado atacara las mentes adolescentes y las librerías con su Quihúbole, el tío Adal ya había dado una cantidad insuperable de lecciones. La música tiene de todo para todos. Puedes atacar el desamor con rock urbano, o poner el dedo en la llaga con unas rancheras y una botella de tequila. Gracias Adal.

Sobre los underdogs

El peor Beatle también puede ser tu favorito.

Sobre poesía y composición

Adal comprobó que los verdaderos maestros de la poesía pueden enfrentarse a la improvisación aún con un número limitado de palabras. Ricardo Arjona es un genio.

Sobre el pop en español

Todas suenan igual, y todos cantan lo mismo. No importa si Thalía y Adal cantan una de Timbiriche sin el resto de los integrantes. No vas a notar la diferencia.

Sobre las Rancheras

Cuando cantas rancheras, no importa si suenas a una foca afónica que huye de una manada de orcas en el Ártico o si eres más molesto que un globo desinflándose poco a poco. Lo que importa es la actitud.

Sobre la concentración

Si quieres ser una gran estrella de pop y convertirte en una loca skinhead un par de años después, tienes que concentrarte como Britney en este reto de pesca. La concentración te lleva directo a la fama.

Sobre México

No importa bajo qué contexto. Si cantas “México lindo y querido” frente a un público mexicano, es muy probable que todos te acompañen moviendo los brazos de lado a lado eternamente.

Sobre los toques

Un descubrimiento único: si sometes a una boy band a una sesión de toques, puedes provocar un epicentro de twerkeo masculino. Eureka.

Sobre la comida a domicilio

Nunca llames a un servicio de comida a domicilio, a menos que sea para hacer una broma por teléfono con una estrella pop de talla internacional que no hable el idioma.

Sobre la batería

Rudy, Rudy, Rudy…

Sobre la música de teibol

Con una banda de acompañamiento que seguramente se gana la vida de tocar en bodas los fines de semana, puedes perfectamente amenizar un baile sensual de tubo. Y a veces, “La Macarena” puede darle sabor a tu interpretación.

Gracias Adal.

Puedes seguir a Raquel en Twitter: @salvenseustedes