FYI.

This story is over 5 years old.

El arte de mear en barras de discoteca

Riesgo, aventura, búsqueda de lo divino; mear en barras de discoteca puede proporcionarte la más bella de las experiencias.
29.11.15

*Este artículo se publicó originalmente en Vice.

Puede que alguna vez alguien te haya contado la historia de un tipo que algún día se meó en una barra de una discoteca mientras esperaba ser atendido. Puede que un amigo muy cercano lo hiciera a tu lado o incluso, puede que tú mismo lo hayas hecho uno de esos días en los que empiezas a beber a las 10 de la mañana aprovechando que ese fin de semana tu hija está con su madre y tienes todo el fin de semana para portarte como un adefesio humano. Lo que está claro es que hay gente que lo hace, por mucho que no queramos aceptarlo. Existe un clan secreto de personas no vinculadas entre ellas que se dedican al precioso arte de mearse en las barras de las discotecas. Este clan no entiende de clases sociales, razas o tendencias políticas, cualquiera puede entrar en él en el momento menos esperado. Un día pueden juntarse ciertos factores (borrachera, ganas de mear, ganas de beber, baño inalcanzable, indignación con la conducta de ciertos trabajadores del local,…) y de repente convertirte en uno de ellos, en un meador de barras. Pasas a hacer parte del club sin ni siquiera haber firmado la jodida solicitud. Riesgo, aventura, búsqueda de lo divino; mear en barras de discoteca puede proporcionarte la más bella de las experiencias.

Publicidad

Y es que mear detrás de una barra te proporciona cierta sensación de superioridad. Si bien arriesgada, es una acción fascinante ya que le da al sujeto del verbo cierto poder. El "fuera de campo" que se genera aporta una ironía dramática perfecta a la situación: tú sabes lo que realmente está pasando en este momento pero el señor que te está sirviendo el cubalibre no tiene ni la más remota idea, y la gente a tu alrededor, tampoco sabe muy bien por qué están sintiendo como si unas pequeñas gotitas de aceite caliente estuvieran salpicando sus piernas. Con la serenidad de un jugador de póquer y la sonrisa de un recién comulgado, tienes el control, el poder, el conocimiento. Puedes, con ellos, estár jugando a ser Dios. La magia puede desaparecer en cualquier momento, la fragilidad de la situación puede hacer que todo se rompa, que te pillen. Es como caminar sobre cueros para fumar, fascinante pero peligroso. El cielo está a solo dos pasos del infierno total. Es esa sensación de peligro lo que engrandece y convierte en sublime —casi celestial— esta actividad. ¿A caso el hombre no está en este mundo para deambular por los terrenos más peligrosos? ¿A caso no buscamos eternamente la verdad a través del peligro y el riesgo? Amigos, bienvenidos a "mearse en barras de discotecas".

Hemos hablado con varias personas que alguna vez han decidido mear en la barra de una discoteca-bar para que nos cuenten un poco más cómo funciona el asunto (mantendremos su anonimato para evitar que sean considerados persona no grata en dichos locales, por lo tanto las fotos no corresponden con los testimonios).

Publicidad

NOTA: Tendrán que disculparme, solamente he encontrado testigos masculinos. Supongo que es mucho más sencillo sacarselo sin tener que bajarse los pantalones —o subirse la falda— y mear de pie. Quizá me equivoco pero creo que hacer algo así puede ser un poco complicado para una chica.

Meador #1 VICE: ¿Cuántas veces has meado en una barra? ¿Dónde?

Meador #1: Dos veces, que yo recuerde. Ambas en Razzmatazz, una en la sala grande y otra en la sala pop. Cualquier sitio de la barra es ideal para hacerlo.

¿Cómo se desarrolló la acción?

Desenfundé el miembro y oriné mientras pedía una bebida.

¿Por qué lo hiciste?

Creo que lo hice para impresionar a mis amigos, pero les importó un culo.

¿Alguna vez te han pillado?

Creo que nunca han pillado a nadie haciendo este truco.

¿Conoces a alguien más que haga algo parecido?

Un amigo mío lo hizo en la barra de la discoteca/after elrow, en Viladecans, mientras pedía una Coca-Cola. Ahí sí que sentí que lo que hacía era peligroso. Recuerdo que otro amigo se comió una pepa en un festival y cuando le subió decidió mear en un vaso de plástico a la vista de todos. Luego lo tiró al suelo y nos mojó de orín.

¿Has meado en otros sitios raros?

Mear no, pero cagar sí. Una vez volvía de fiesta y me cagué en el estanque del Parque Joan Miró, el de al lado de Las Arenas. ¡No pude limpiarme! Otra noche ciego de todo, se me escapó la caca mientras iba en una bici, dejé el sillín oliendo a mierda.

Publicidad

¿Alguna otra anécdota fecal?

Me he limpiado muchas veces el culo con camisetas. En mis antiguos locales de ensayo nunca había papel, siempre tenía alguna camiseta de cambio porque sudaba mucho cuando tocaba. Usaba esas camisetas para limpiarme la mierda del culo, algunas incluso las iba recortando y las dosificaba para este menester.

Meador #2

¿Cuántas veces has meado en una barra? ¿Cuál es el mejor sitio?

La verdad no sabría decirte, son tantas las veces en las que he recurrido a la meada barrera… Lo he hecho en muchos locales y fiestas, sin ningún tipo de contemplación ni pudor. El mejor sitio creo que es un lugar que realmente detestes.

¿Cómo haces para mearte en una barra?

Básicamente me acerco a la barra saco mi sable, pongo las dos manos en la barra juntas, de modo elegante y pido al camarero con una amplia sonrisa mi siguiente bebida.

¿Lo hiciste por necesidad fisiológica o es que la acción tenía un "mensaje"?

Creo que se combinan ambas, a veces es simplemente porque no hay más remedio, pero por lo general pasa en lugares en los que la fiesta apesta y de algún modo tú quieres llevarlo hacia algo más. La emoción de ciertas acciones prohibidas, como cuando empiezas a fumar porro y cosas así. Ese es el mensaje.

¿Conoces a alguien más que haga algo parecido?

Unos cuantos, tú fijo también.

¿Has meado en otros sitios raros?

Si por raros entendemos lugares en los que no se debería, pues supongo que en unos cuantos. Un amigo se meaba en la sangría y los granizados que preparaban en un camping. ¿Tendría un mensaje?

Meador #3

¿Cuántas veces has meado en una barra?

Yo pensaba que sólo una pero hablando contigo he recordado otra más y al reunirme con unos amigos me he dado cuenta de que en realidad fueron tres veces.

La primera de las veces fue durante una noche de reyes en la sala [2] del Apolo; la segunda vez en un concierto de Mujeres en el Sidecar, al acabar el concierto el baño estaba tan colapsado q