FYI.

This story is over 5 years old.

Hablamos con la inventora de la bocina vaginal

Hablamos con la doctora Marisa López-Teijón sobre el tipo de música que escuchan los bebés desde el útero.

Este artículo apareció originalmente en Thump.

Era como un concierto navideño promedio en muchos aspectos menos en uno. Había una cantante española, la ex concursante por España para Eurovision Soraya Arnelas, quien interpretaba "All I Want For Christmas" y "White Christmas" con algunos coristas. Las decoraciones eran escasas pero elegantes, con un árbol de navidad en la tarima y velas en las mesas de la audiencia.

Publicidad

¿Entonces, cuál fue la diferencia? La audiencia estaba compuesta por mujeres embarazadas y el show fue organizado por el Institut Marquès, la clínica ginecológica española detrás del Babypod, un parlante intravaginal diseñado para reproducir música en el vientre a los bebés.

En un video filmado por la compañía, un narrador explica cómo funciona el parlante del tamaño de una nuez, el cual se conecta con tu smartphone o audífonos por medio de un delgado cable blanco. El Babypod reproduce música con un volumen de hasta 54 decibeles, y de acuerdo con la investigación del instituto, beneficia a los bebés desde la semana 16 de gestación por la estimulación auditiva.

Queríamos saber más, entonces hablamos por Skype con la inventora del dispositivo, la doctora Marisa López-Teijón de Barcelona (especialista en obstetricia y ginecología con más de 25 años de experiencia) para escuchar lo que tenía por decir.

Noisey: ¿A quién se le ocurrió la idea de este parlante intravaginal?
Marisa López-Teijón: Se me ocurrió a mí hace un par de años, y un amigo mío fue el que la desarrolló.

¿Y cuál fue el razonamiento detrás del artefacto?
Con la reproducción asistida, quise que el laboratorio de fertilización in-vitro fuera como un útero gigante para que los embriones encuentren el ambiente tan cómodo como en el vientre.

Entonces pensé, ¿a qué temperatura está el útero? Queríamos esa temperatura así que calentamos todas las superficies. Tuvimos en cuenta las condiciones dentro del útero, por lo que mantuvimos las luces bajas en el laboratorio. Luego pensé en lo que se podía escuchar dentro del útero. Comencé un estudio en el que poníamos parlantes con muy alto volumen en el abdomen de las mujeres gestantes, pero no hubo ningún efecto. Entonces me pregunté cómo podía logar que el sonido le llegue al bebé. Tuve que estudiar mucho sobre ciencia de sonido y eventualmente se me ocurrió la idea del parlante vaginal.

Publicidad

¿Hubo algún resultado al principio?
La primera vez que probamos el dispositivo con una mujer embarazada, bueno, fue impresionante porque el bebé se despertó y comenzó a mover sus labios como si estuviera vocalizando. Fue increíble.

Cortesía de Babypod

¿El aparato le genera alguna sensación física a la madre?
No, es como cuando utiliza un tampón. La pared vaginal no tiene la sensación, entonces mientras está ahí tu no lo sientes.

¿Hay algún género de música específico que sea recomendado para los bebés?
Hemos estudiado varios tipos de música y ahora estamos probando otros.

¿Qué funciona?
Bueno, la Sinfonía N. 5 de Mozart y la música ancestral o tradicional.

¿La música necesita tener letra o voces para ser efectiva?
No, es ritmo y melodía. Y no sólo es ritmo porque cuando ponemos tambores africanos, los bebés no responden. Si ponemos sólo melodías, tampoco funciona.

La diferencia entre decir algo a través del habla o a través de una canción es que la música activa las emociones. Son circuitos diferentes. Por ejemplo, si hablamos normalmente, los bebés responden menos que si les hablamos con musicalidad. Lo que pasa desde la semana 16 de gestación es lo mismo que pasa cuando le hablas a un bebé.

¿Hay algún tipo de música que sea potencialmente dañina para el bebé? Por ejemplo, el rock o el techno.
Es estimulación. Es lo mismo que si tienes a un bebé en una cuna. Si le pones rock, claramente no le va a gustar. No les gusta la música moderna, no estimula la comunicación.

¿Qué esperas lograr con este dispositivo?
Lo que estamos buscando es, bueno, creemos que hay partes de la comunicación oral y del lenguaje corporal que dependen del desarrollo dentro del útero. Por ejemplo, la dislexia es algo que podríamos eliminar, como también problemas con el movimiento del cuerpo, con la comunicación o el habla.

Nos interesa estimularlos neurológicamente pero todavía estamos lejos de probar todo esto. Puedo decir que podemos compartir el placer de la música o el placer de la voz con el feto.

Puedes leer más sobre el trabajo de la Dra. Marisa López-Teijón aquí y del Babypod acá.

Gigen está en Twitter.