Sexo

Cómo enviar nudes sin parecer un cabrón

Una guía para los varones que quieran sextear de forma respetuosa.
Niccolò Carradori
Florence, Italy
Juta
ilustración de Juta
20.10.20
Ilustración de Juta​
Ilustración de Juta

Este artículo se publicó originalmente en VICE Italia

El sexting nunca había sido tan popular como lo es hoy día. La pandemia nos ha hecho sentirnos solos y hemos recurrido a los mensajes de texto para lidiar con la desesperación y los calentones de este 2020. Pero todos sabemos que el sexteo puede salir muy mal y, aunque tengamos las mejores intenciones, es fácil malentender una situación.

La idea de que los hombres envían fotos de sus penes a cualquiera y de que las mujeres solo las envían cuando están en relaciones íntimas es un cliché. En realidad, un metaanálisis de 2018 con 39 estudios sugería que no había ninguna diferencia sustancial entre la cantidad de mensajes calientes que envían los hombres y las mujeres. Obviamente, las fotos de los penes tienen una mala reputación, pero ya va siendo hora de cambiar eso. He preguntado a varios expertos cómo y en qué situación se puede enviar con respeto.

La primera regla del sexting (y del sexo en general) es que tienes que tragarte el ego. Antes de nada, piensa qué le gusta a la otra persona y si lo que envías le dará placer. Puede parecer algo obvio, pero como las miles de personas que reciben fotos de penes sin pedirlas pueden confirmar, es un problema común.

El sexteo se puede dividir en dos fases principales: la provocación y el acto en sí mismo. La provocación consiste en enviar un par de mensajes excitantes —pero no explícitos— para ver si tu pareja está de humor. Esto es un paso importante para tantear el terreno. Si no recibes una muestra de consentimiento apasionada, no pases a la siguiente fase, ya sea con fotos o mensajes explícitos. No puedes esperar que la otra persona esté disponible para ti solo porque estás caliente.

“No existe la invitación explicita a tener sexting”, dijo Emanuel Amabilis, que trabaja en un bar queer y a menudo habla sobre sexo gay en Instagram. “Si ves que no respondo a tus fotos o a tus peticiones, no insistas. Volvamos a ello en otro momento”. Carlotta Vagnoli, columnista sexual de Playboy y GQ, piensa igual. “Si empiezas con una fantasía sexual superintensa, mi reacción va a ser echarme para atrás”, explicaba Carlotta. “Tienes que calentarme primero”. Ella cree que lo mejor que un hombre hetero puede hacer cuando no esté seguro es esperar a que su pareja tome la iniciativa. “Así le darás la oportunidad de sentirse cómoda y confiar en ti”, añadió.

Zoom es el nuevo darkroom

Eleonora Strozzi, una de las dueñas de Wovo, una sex shop muy popular de Milán, dijo que ella siempre incluye una pequeña advertencia cuando sextea. “Estoy viéndome con un chico y a veces intercambiamos fotos a lo largo del día”, me dijo. “Nos hemos acostumbrado a escribir ‘NSFW’ [no apropiado para el trabajo] para que lo abramos cuando nos apetezca”. A Frida Affer, socia de Eleonora, le gusta imaginar una historia cuando sextea, incluyendo todo tipo de detalles. “Me hace creer que la otra persona se toma su tiempo para disfrutar conmigo, como en la vida real”, nos explicó.

Pero eso no sirve para todos. “Creo que los gais son más directos”, matizó Emanuel. “Yo me aburriría si nos lo tomamos con demasiada calma”. Según el sexólogo Daniel Giunti, presidente del centro de sexología Il Ponte en Florencia, se debe a que la sexualidad masculina por lo general es más visual y directa. “Los hombres envían fotos de sus penes por dos razones: para que su pareja haga lo mismo y para sentirse validados”, explicó. Pero esta creencia sobre la sexualidad masculina, que durante mucho tiempo ha sostenido la comunidad científica, fue debatida por un metaanálisis de 2018 que descubrió que el cerebro de los hombres y el de las mujeres reaccionan de forma muy similar a los estímulos visuales eróticos. Los investigadores creen que los resultados anteriores podrían haber estado sesgados por el estigma social.

Es totalmente posible que tu novia disfrute de una foto de tu pene, pero que sea buena. “No hay nada peor que una foto apresurada, torpe, con los huevos estrujados en los vaqueros medio desabrochados”, dijo Frida. Eleonora cree que una buena regla general es evitar las fotografías a la misma altura que el pene. Tampoco hace falta conformarse solo con fotografías. “A menudo prefiero que mi pareja me mande vídeos suyos masturbándose, especialmente cuando está a punto de acabar”, añadió Carlota.

La verdad es que hay mucha gente que no se enciende solo con una foto de un pene duro. Algunas amigas me han dicho que una foto de un paquete les parece más excitante. “A los hombres les cuesta valorar su cuerpo más allá de sus genitales”, contaba Giunti. “A menudo ignoran el hecho de que a sus parejas también les gusta recibir otro tipo de imágenes”.

Así que, si tienes pene, guárdatelo y échale creatividad. Captura otra parte del cuerpo que tu pareja pueda encontrar sexy: las piernas, la espalda y el culo, las manos o el pecho. “Lo que no se ve también es muy sexy”, afirmaba Frida. Ella sugiere grabarse un vídeo masturbándose sin mostrar el pene: “A menudo es mucho más excitante que una foto aleatoria”.

Para acabar, Eleonora y Frida recomiendan sextear con mensajes de voz, algo que, según ellas, no suelen hacer los chicos. Como se ha visto con el crecimiento de la industria del audioporno (especialmente entre las mujeres), las grabaciones de voz pueden ser muy excitantes. Puedes buscar inspiración en plataformas como Quinn y Dipsea, donde publican tanto audios profesionales como de aficionados.

Es muy probable que se dé alguna situación rara al enviar tus genitales o escribir sobre tus deseos sexual y es mucho más difícil captar las sutilezas en los mensajes de texto. Por esa razón, no envíes mensajes calientes a alguien si no estás seguro completamente de que es lo que quiere y pide perdón si hay un malentendido. Un consejo muy simple que podría cambiar la reputación del sexteo para siempre.

Seguí a Niccolò en su Instagram.