Medio Ambiente

La derecha australiana culpa a ecologistas de los incendios, pero no al cambio climático

Los conservadores en Australia están llevando a cabo una campaña de desinformación para desviar la atención de la conversación sobre el cambio climático.
21.1.20
Marsupial muerto en los incendios de Australia
Un marsupial muerto encontrado en la Isla Canguro de Australia. Foto por PETER PARKS/AFP vía Getty

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

La escala e intensidad de la crisis de incendios forestales en Australia es difícil de entender. Desde octubre, los incendios forestales han cobrado al menos 28 vidas, destruido más de 2.000 casas y arrasado un área de casi del tamaño de Corea del Sur. Los expertos dicen que más de mil millones de animales podrían haber muerto. Pero a medida que los bomberos combaten las llamas, se ha desatado una campaña de desinformación derechista sin precedentes en Internet en la que los ecologistas excesivamente entusiastas, los pirómanos y las pilas de estiércol explosivas, no el cambio climático provocado por los humanos, son los culpables de la crisis actual.

Publicidad

Incluso antes de que los incendios se convirtieran en noticias internacionales, los políticos conservadores en Australia culpaban a los ambientalistas por los incendios forestales en general. En noviembre, Barnaby Joyce, un miembro prominente del Partido Nacional, dijo que el Partido Verde había contribuido a incendios forestales peores de lo habitual al bloquear los métodos de reducción de incendios como el desmonte de tierras. Desde entonces, los legisladores del conservador gobierno de coalición de Australia y los comentaristas de derecha con frecuencia culpan a Los Verdes con el objetivo de desviar la atención de los fracasos del gobierno en la política sobre el cambio climático.

Pero Los Verdes son un partido minoritario con poco poder en el gobierno, y la idea de que han bloqueado medidas de reducción de incendios ha sido rechazada rotundamente por expertos y jefes de bomberos.

También han rechazado la llamada "emergencia de incendios premeditados" que apareció en publicaciones de derecha como el periódico The Australian, propiedad de Rupert Murdoch, que afirmaba falsamente que 183 pirómanos habían sido arrestados desde el comienzo de la temporada de incendios forestales. La cifra se volvió viral después de que los medios de comunicación conservadores la retomaran y Donald Trump Jr., Sean Hannity y otras figuras populares de la extrema derecha la compartieran en Twitter. En la actualidad, solo 24 personas han sido acusadas de causar incendios forestales deliberados.

"Son mentiras y patrañas. La ofuscación, el engaño deliberado del público australiano, la negación del cambio climático, todas estas características del gobierno actual están poniendo en riesgo a la gente, la economía y el futuro de Australia", comentó Bianca Nogrady, divulgadora científica independiente que ha estado reportando sobre el cambio climático y los incendios forestales durante más de una década.

Publicidad

A fines de diciembre, Nogrady y su familia tuvieron que huir de su hogar en Blackheath, Nueva Gales del Sur, ya que dos incendios forestales arrasaron la ciudad de Blue Mountain desde ambos lados. Regresaron días después para ver que su casa había quedado milagrosamente intacta; Había marcas donde el fuego había atravesado el patio trasero. Ese día, la mayor parte de Blackheath se libró de la devastación que le ha ocurrido a tantas ciudades a lo largo de la costa este de Australia este verano.

"Los Verdes no tienen nada que ver con las medidas y políticas de reducción de riesgos. Sería divertido si no fuera tan moralmente corrupto [por parte de los conservadores] señalar con el dedo a Los Verdes", dijo Nogrady. "La culpa de esta situación recae directamente no solo en este gobierno, sino en todos los gobiernos conservadores de coalición anteriores que han negado voluntariamente la ciencia del cambio climático".

Las teorías de conspiración que niegan el cambio climático no son exclusivas de la actual crisis de incendios forestales. La información errónea sobre el supuesto poder de Los Verdes y la burocracia aparece cada temporada de incendios forestales, impulsada por grupos marginales y medios de comunicación conservadores. Los comentaristas de derecha en Australia han culpado a Los Verdes por los incendios, mientras que simultáneamente han ignorado las preocupaciones sobre los incendios durante años. Además, este tipo de retórica es común en todo el mundo. En 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, culpó a una "mala gestión" de los bosques estatales por los incendios forestales en California que terminaron matando a 85 personas, y el año pasado, el presidente derechista de Brasil, Jair Bolsonaro, acusó a las organizaciones ambientales de iniciar los mega incendios en la selva amazónica.

"Lo que es nuevo esta vez es la escala y la propagación… lo que sugiere que había una audiencia en busca de afirmaciones superficialmente creíbles que puedan usarse para garantizar que sus visiones del mundo no sean contrarrestadas", dijo Ketan Joshi, un consultor de comunicaciones que actualmente está escribiendo un libro sobre el movimiento de negación del cambio climático en Australia.

Publicidad

La investigación realizada por la Universidad Tecnológica de Queensland mostró que las cuentas de Twitter con características de bots o trolls estaban difundiendo desinformación sobre la responsabilidad de los pirómanos y Los Verdes. Si bien no se puede culpar únicamente a los bots de esta campaña de desinformación, está claro que las redes sociales han permitido que las afirmaciones falsas se extiendan por todas partes.

"Lo que parece haber sucedido es que la crisis de incendios forestales de Australia, al igual que otras crisis, incluidos los incendios de la selva tropical amazónica en 2019, ha sido absorbida por las múltiples narrativas de la derecha, que está generando y amplificando la desinformación en apoyo a sus propias posiciones políticas e ideológicas", escribió Elise Thomas, investigadora del Centro de Política Cibernética Internacional del Instituto de Política Estratégica de Australia.

"El ecosistema de información en el que se desarrollan los desastres naturales y que influye en las actitudes y decisiones que toma el público sobre cómo responder, es fundamentalmente diferente de lo que era hace 50, 20 o incluso cinco años", continuó Thomas. "Lamentablemente la desinformación es ahora un elemento normal y predecible de las catástrofes ambientales, particularmente aquellas lo suficientemente grandes como para captar la atención internacional".

Queda por ver si el gobierno de derecha de Australia se beneficiará con la campaña de desinformación. Las encuestas recientes de The Guardian han demostrado que la popularidad del primer ministro Scott Morrison se ha desplomado como resultado de su manejo de la crisis de incendios forestales, y los encuestados piensan que es arrogante y está fuera de la realidad. En la última semana, Morrison ha cambiado su retórica sobre cómo el gobierno tiene la intención de abordar la crisis climática, pero es poco probable que ofrezca ayuda sustancial en la revisión de los objetivos de emisiones para poder llegar a los niveles recomendados por las Naciones Unidas y otros expertos para mantener el calentamiento dentro 1,5 grados centígrados.

"[Esta crisis] ha impactado a todos de alguna manera, y muchos han sufrido pérdidas y traumas que la mayoría de nosotros no comenzaremos a entender", dijo Joshi. "Aunque los medios y políticos conservadores de Australia son buenos para esquivar la responsabilidad, creo que los australianos saben lo que está causando un dolor real en el mundo y quieren detenerlo".

Sigue a Connor Macdonald en Twitter.