Actualidad

Nueva teoría conspirativa sobre el origen del coronavirus

Beijing señaló que impedirá que se haga una investigación global sobre cómo comenzó la pandemia.
18.5.20
AP_20136356426120
AP Photo/Ng Han Guan

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

A medida que la tasa oficial de infección por coronavirus se acerca a los 5 millones y el número de muertos supera los 315,000, los líderes mundiales están pidiendo que se haga una investigación sobre los orígenes del virus para comprender mejor cómo comenzó la pandemia y cómo se propagó la enfermedad. Pero China tiene otros planes.

Más de 100 naciones convocarán a la Asamblea Mundial de la Salud el lunes para dar luz verde a una investigación independiente sobre los orígenes del coronavirus. Pekín ya ha señalado que impediría tal movimiento y, en cambio, ha planteado la teoría conspirativa de que el brote de coronavirus de EE. UU. provino de una fuga en un laboratorio militar de EE. UU.

Publicidad

En un artículo publicado durante el fin de semana en la revista Quishi del Partido Comunista de China, el gobierno chino dijo que "aclarar la fuente y la ruta de transmisión del nuevo coronavirus es esencial" para combatir el coronavirus.

Sin embargo, el artículo continúa citando información parcial o informes ya desacreditados para reforzar su afirmación de que el coronavirus no se originó en la ciudad de Wuhan.



El autor del artículo destaca específicamente la situación en los EE. UU., donde hasta ahora casi 90,000 personas han muerto por coronavirus.

El artículo cita un artículo publicado en abril sobre variaciones en el coronavirus, hallazgos ya disputados por otros científicos, para afirmar que el virus que explotó en los Estados Unidos en marzo "no vino del extranjero".

Luego, el autor señala que muchas personas se han preguntado por qué se cerró el laboratorio biológico Fort Detrick y si se realizó una investigación sobre los coronavirus y si hubo una fuga del laboratorio.

Fort Detrick, en Maryland, era la ubicación del Instituto de Investigación Médica del Ejército de los Estados Unidos de Enfermedades Infecciosas. Éste fue cerrado en agosto del año pasado después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) descubrieran fallas en la seguridad de la biotecnología del lugar. El New York Times informó en ese momento que la orden de cierre se produjo porque el laboratorio no tenía "sistemas suficientes para descontaminar las aguas residuales" de sus laboratorios de mayor seguridad. No había indicios de que los materiales causantes de enfermedades se filtraran de los laboratorios.

Publicidad

Esta es una variación de la teoría conspirativa que los funcionarios del gobierno chino ya han promovido, que el personal militar estadounidense de Fort Detrick importó el virus a Wuhan en octubre durante los Juegos Mundiales Militares.

La teoría también es una reprimenda directa de una teoría conspirativa impulsada por el presidente Donald Trump y su administración de que el coronavirus se filtró del Instituto de Virología de Wuhan, una teoría que ha sido desacreditada por la mayoría de los científicos.

Sin embargo, durante el fin de semana, el Secretario de Estado Mike Pompeo retiró algunas de sus afirmaciones anteriores de que el coronavirus se originó en el laboratorio de Wuhan, y le dijo a Breitbart: "Sabemos que comenzó en Wuhan, pero no sabemos de dónde o de quién, y esas son cosas importantes".

Como parte del argumento de que China no fue el origen del brote, la revista también cita un caso confirmado de coronavirus en Francia el 27 de diciembre, alegando que el hombre no tenía vínculos con China ni antecedentes de viajes antes de ser contagiado.

Sin embargo, lo que la revista no mencionó es que la esposa del paciente trabajaba en un supermercado cerca del aeropuerto Charles de Gaulle en París y podría haber entrado en contacto con personas que habían llegado recientemente de China.

Tanto Washington como Pekín han intentado desviar las críticas sobre su manejo respectivo de los brotes en EE. UU. y China culpando a otros lugares.

Publicidad

Estas narrativas y un esfuerzo más amplio para establecer cómo se propagó exactamente el coronavirus predominarán en la reunión anual de la Asamblea Mundial de la Salud, el órgano rector de la Organización Mundial de la Salud.

La reunión, que se llevará a cabo de manera virtual este año, fue inaugurada por el presidente chino, Xi Jinping, quien negó cualquier encubrimiento: "Desde el principio, hemos actuado con apertura, transparencia y responsabilidad".

Ya, más de 120 países han respaldado un proyecto de resolución de la Unión Europea y Australia que pide una investigación sobre los orígenes de COVID-19. Es probable que la resolución se presente el martes si puede asegurar el apoyo de dos tercios de los 194 estados miembros de la Asamblea Mundial de la Salud.

Sin embargo, horas antes de que comenzara la Asamblea Mundial de la Salud, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo que es poco probable que Beijing permita que se realice una investigación inmediata, calificándola de "prematura".

Xi reiteró esos comentarios en su discurso ante la Asamblea Mundial de la Salud, en el que pidió "una revisión exhaustiva de la respuesta global a COVID-19", pero después de que la pandemia "haya sido controlada".

Portada: Una mujer con mascarilla pasa enfrente de un graffiti con las palabras: "Usa tu mascarilla adecuadamente" en Beijing el viernes 15 de mayo de 2020. La producción industrial aumentó en abril a medida que se reabrió la economía en China, pero la pérdida de empleos deprimió el gasto de los consumidores, un motor clave del crecimiento, en señal de los desafíos que enfrenta el Partido Comunista gobernante para revivir la actividad normal. (Foto AP / Ng Han Guan)