Lo único que predijeron 'Los Simpson' es nuestra estupidez

Según Internet, 'Los Simpson' ha predicho todo, desde los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos hasta a Trump. Pero no pusimos atención a sus más aterradoras advertencias.
LC
traducido por Laura Castro
simpsons

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Si acostumbras navegar por Internet, has visto los artículos. Videos de YouTube, listas y perfiles en las redes sociales sostienen la misma afirmación: Los Simpson predijeron esto. El 11 de septiembre, la elección de Donald Trump, la pandemia de COVID-19, las avispas asesinas e incluso la explosión en Beirut sirven de material para la producción del contenido favorito de los resquicios más deplorables del internet.

Publicidad

Después de 30 años y casi 700 episodios, Los Simpson se han convertido en una fuente de profecías. Todo, por supuesto, es falso. Cuando Los Simpson han acertado en sus representaciones del futuro, es solo porque el programa ha sido una sátira aguda de la vida estadounidense que siempre ha elaborado los peores escenarios posibles para efectos cómicos. Los Simpson obviamente no tenían la habilidad mágica de ver el futuro. Es solo que tienen tanto material, que las personas en internet pueden juntar los cuadros que quieran para contar la historia que deseen. Si accidentalmente predijo algo, es porque nuestra realidad ahora es lo suficientemente estúpida como para parecerse a una sátira de dibujos animados de la vida estadounidense.

Como toda buena sátira, Los Simpson solo es un espejo de la realidad. El público se escandalizó cuando se estrenó en 1989 y, luego, entendió que era parte de la broma, así que rieron y siguieron riendo. Treinta años después, poco ha cambiado y muchos de esos primeros episodios de Los Simpson siguen vigentes.

Bill Oakley fue escritor y autor-prodcutor de Los Simpson durante lo que algunos fanáticos consideran el mejor momento del programa, aproximadamente de la temporada cuatro a nueve. Oakley se mantiene al día con las crecientes listas de supuestas predicciones e incluso las ha organizado por categoría.

"La categoría uno, que ocurre muy rara vez, se refiere a los acontecimientos legítimos que predijimos", le dijo a Motherboard en una llamada vía Zoom. “La categoría dos son cosas que simplemente sucedieron en la historia, y que la gente desconoce porque la historia se repite. No son predicciones de ningún tipo. La categoría tres engloba todas las falsedades, que suele ocurrir cuando alguien pega dos o más escenas antiguas, generalmente de diferentes programas, para crear la historia que quiere".

Publicidad

La teoría de que Los Simpson predijeron la explosión de Beirut es un típico caso de la categoría tres.

"La supuesta predicción de lo ocurrido en Beirut fue particularmente atroz", dijo Oakley. "Se elaboró a partir de dos programas diferentes y de ninguna manera predijo la explosión de Beirut, solo predijo una explosión".

Esta idea de los Los Simpsons como profecía ha surgido en oleadas. La primera oleada real se produjo después de los atentados del 11 de septiembre, cuando los fanáticos señalaron que supuestamente había mensajes secretos codificados en el primer episodio de la temporada nueve, "The City of New York vs. Homer Simpson" [La ciudad de Nueva York contra Homero Simpson]. En un cuadro corto, Lisa sostiene una revista que anuncia una tarifa de $9 dólares para la ciudad de Nueva York. El símbolo $9 está al lado del horizonte de Manhattan y las Torres Gemelas.

Sin embargo, los artículos sobre las predicciones de Los Simpson realmente se dispararon cuando en Estados Unidos eligieron a Donald Trump como presidente. En un episodio de 2000, "Bart to the Future" [Bart al futuro], Lisa es la presidenta y hace referencia a la crisis presupuestaria que le heredó el presidente Trump.

Según Oakley, esta es la única predicción de categoría uno que ha encontrado.

“'Siempre predice lo peor y serás aclamado como profeta'”, dijo Oakley, citando a su héroe de la comedia, satírico, músico y genio de las matemáticas Tom Lehrer. “En ese entonces, era una broma porque la gente decía, 'Ay, eso es ridículo'. Como [el escritor Dan Greaney] ha dicho en el pasado, la razón por la que eligió a Trump es que parecía el último paso lógico antes de tocar fondo por completo".

Publicidad

Y aquí estamos, justo en el fondo.

Según Chris Turner, periodista y autor de Planet Simpson, una inmersión académica profunda en la sátira de Los Simpson y su impacto en la cultura pop, una de las razones por la que Los Simpson se ha convertido en una fuente de profecías es que es muy popular y tiene una gran extensión. Lo mismo ocurre con Nostradamus. El profeta francés escribió un libro de poesía llamado Les Prophéties donde predijo vagamente el futuro cercano y comentó los acontecimientos actuales de su tiempo. Hay tanto material y es tan vago que el nombre de Nostradamus se ha convertido en sinónimo de profecía. Cada década, la gente encuentra nuevas formas de explicar cómo su trabajo predijo el presente.

"Se trata de un programa que dentro de la cultura occidental, durante los últimos 30 años, se ha convertido en una institución a tal grado que, ahora, ha adquirido cierto paralelismo con las parábolas o las historias bíblicas", dijo Turner. “Son el tipo de historias a las que la gente vuelve una y otra vez en busca de nuevas interpretaciones y nuevos significados. En la era de los gifs y los memes, son una gran fuente de material".

"Con casi 700 episodios, hay una cantidad infinita de material de entre el cual elegir", dijo Oakley. “Probablemente no haya nada de lo que no se pueda decir que Los Simpson lo predijeron”.

Según Turner, Los Simpson siempre ha tenido dos vidas en la cultura pop. La primera es como "una sátira increíblemente profunda que denuncia los excesos de la cultura estadounidense", dijo. "Pero también siempre ha habido una capa superficial". Los Simpson fue un gran éxito cuando comenzó a transmitirse en 1989. Siempre fue un programa inteligente, pero solía acaparar los titulares en ese entonces porque también era un programa bastante crudo.

Publicidad

Puede parecer ridículo ahora, pero que un niño de 10 años le dijera a su director "coma mis pantalones cortos" a algunos espectadores les pareció malévolo y repugnante. En una entrevista con la revista People, la primera dama Barbara Bush dijo que Los Simpson era la cosa más tonta que había visto en su vida. "Si no fuiste aficionado de la serie durante los primeros cuatro o cinco años, esa era tu comprensión del programa", dijo Turner. "Es el programa con los personajes malhablados y el chico rebelde". Turner dijo que la idea de que Los Simpson pueden predecir cualquier cosa se basa en una comprensión superficial del programa.

Me encantaba ver Los Simpson cuando era niño, y me encanta volver a verlo como adulto. Lo que más me sorprende del programa no son las predicciones radicales que hizo, sino cómo se mantiene su oscura sátira de la cultura estadounidense. Muchos de los problemas que identificó siguen estando vigentes en la actualidad.

Cuando Stampy el elefante arrasó Springfield, pasó por las convenciones republicanas y demócratas. "Queremos lo peor para todos, simplemente somos miserables", decían los carteles de la convención republicana mientras la gente vitoreaba. "¡Odiamos la vida y a nosotros mismos, no podemos gobernar!", decían los carteles de los demócratas mientras la gente abucheaba. Cuando la gente de Springfield se enfrenta a la elección de votar entre dos alienígenas monstruosos, siguen atrapados en un sistema de dos partidos. "No me culpen, yo voté por Kodos", dijo Homero mientras un látigo golpeaba su espalda.

Publicidad

"Los Simpson es uno de varios ejemplos de los límites de la sátira", dijo Turner. “Hay una tendencia a pensar que al señalar lo ridículo que es algo, de alguna manera eso lo arreglará. Una versión más extrema de esto es el Rally to Restore Sanity [Reunión para restaurar la cordura ] de John Stewart y Stephen Colbet".

El hecho de usar Los Simpson como medio de adivinación también es algo divertido. Ayuda a las personas a dar sentido a un mundo caótico. Funciona de la misma manera que lo hace una buena conspiración: desenmaraña el enredo de la vida moderna y lo pone en orden. La teoría conspirativa Qanon no es muy diferente. Las personas que la siguen hacen su “investigación” y analizan los detritus culturales, las imágenes, las noticias y las anécdotas para construir una narrativa que les ayude a dar sentido al mundo. Es algo divertido, pero también es inquietante que los humanos puedan conectar los puntos de piezas dispares para contar la historia que deseen. Los Simpson es simplemente una versión más visible y benigna de este tipo de pensamiento.

Si Los Simpson alguna vez fue una advertencia o una profecía, fue una advertencia sobre no confiar ciegamente en la autoridad.

"Hay un cierto segmento de la sociedad, un segmento muy pequeño, que leyó la revista Mad o vio Los Simpson y desarrolló una perspectiva y un escepticismo hacia todo lo que las figuras de autoridad puedan decir", dijo Oakley. “El 80 por ciento no lo hizo, a ellos nunca les importó y no prestaron atención a nada. Y esa gente vota, y ahora yo diría que estamos pagando el precio".