Sexo

'¿Por qué sigo enviando mensajes de texto a las personas que no se interesan en mí?'

El dolor de redactar mensajes atentos a la persona que te gusta solo para recibir un breve "jajaja" a cambio —o peor aún, nada en absoluto— es como un disparo al corazón.
15.8.20
Hombre usando su teléfono
Collage por el staff de VICE | Foto vía Getty Images

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Existe un delicado equilibrio que toda persona espera alcanzar al comienzo de cualquier relación: paridad en los mensajes de texto. Idealmente, los mensajes de texto deberían fluir como una conversación en la vida real, con ambas partes contribuyendo activamente. De hecho, las personas que comparten estilos de mensajes similares reportaron una mayor satisfacción en su relación, según un estudio de 2018. Pero, por desgracia, a veces los estilos simplemente no coinciden. El dolor de redactar mensajes atentos a la persona que te gusta solo para recibir un breve “jajaja” a cambio —o peor aún, nada en absoluto— es como un disparo al corazón.

Publicidad

Sin embargo, muchos de nosotros seguimos enviando mensajes a las personas que nos gustan, aquellas con los que hemos tenido algunas citas geniales, pero que no responden cuando intentamos coquetear o planificar la próxima salida, con la esperanza de que, mágicamente, nos respondan un mensaje considerado aunque sepamos en el fondo que no están tan emocionadas de recibir una notificación nuestra como nosotros de recibir una de ellas. Entonces, ¿por qué es tan difícil abstenerse de enviar mensajes a las personas que no se interesan tanto en nosotros?

Los mensajes de texto esporádicos pueden sentirse particularmente gratificantes

Si la persona a la que le estás enviando un mensaje de texto tiene la costumbre de responderte ocasionalmente, ¿por qué no querrías probar tu suerte? Cuando recibes una notificación en tu teléfono, el cerebro libera dopamina, la hormona del placer, así que es natural querer replicar ese resultado positivo. Incluso si no eres recompensado con un mensaje cada vez que le escribes a la otra persona, las respuestas intermitentes son suficientes para justificar tus insinuaciones en primer lugar, gracias a un concepto psicológico llamado programa de refuerzo de proporción variable. Aunque no eres recompensado cada vez que haces una tarea —en este caso, enviar un mensaje de texto— el hecho de que te recompensen ocasionalmente significa que seguirás enviando mensajes de texto con regularidad. Este concepto de recompensas aleatorias e impredecibles mantiene enganchados a los jugadores y apostadores.

Recibir mensajes intermitentes del objeto de tu afecto dificulta el proceso de cortar la comunicación por completo, dijo Shula Melamed, una entrenadora de relaciones y bienestar. “Cuando el placer de leer los mensajes de la otra persona es cada vez menor, se puede crear un ciclo de retroalimentación contradictorio y semiadictivo”. Es decir, cuando finalmente recibes noticias de la otra persona, se siente más gratificante que si recibieras mensajes constantes, dijo, lo que te permite creer de manera equivocada que estás en una relación real. “Si estás determinado de forma psicológica en que esta relación funcione, cualquier contacto se sentirá como una confirmación de que es algo real, especialmente si ignoras cualquier otra señal de alerta al respecto”, dijo Melamed.

Los mensajes de texto son difíciles de descifrar y te permiten sacar tus propias conclusiones

Enviar mensajes de texto es el método de comunicación más común para los estadounidenses menores de 50 años, según una encuesta de Gallup, así que sabemos que la persona recibe nuestros mensajes y los lee de manera oportuna. Esto crea un entorno en el que generalmente se acepta que la gente responderá con rapidez (y tal vez sean considerados unos patanes si no lo hacen), lo que crea presión para responder incluso si no tienen la intención de hacerlo.

Si bien un retraso prolongado entre las respuestas o una contestación vacía de la persona a la que les estás mandando mensajes no es algo alentador, no es un rechazo absoluto. Cuanto más ambigua sea la respuesta, más difícil será registrarla como un rechazo, dijo Melamed. “No estamos usando el lenguaje corporal u otras señales no verbales, así que se puede proyectar mucho más en un texto”, dijo. “A menos que alguien te diga 'esto no va a funcionar', uno puede proyectar mucho en un mensaje de texto si tiene la energía para hacerlo”.

Publicidad

Sin ese claro rechazo, es común albergar la esperanza de que las cosas puedan funcionar, dijo Moe Brown, terapeuta matrimonial y familiar. Si alguien te dejara plantado en una cita, entenderías que te han rechazado, dijo Brown. Un texto sin respuesta te permite completar los espacios en blanco y poner excusas para la otra persona. Por ejemplo, “si creo que esa persona es increíble y no me responde, debe estar muy ocupada porque tienen muchas cosas que hacer”, explicó el terapeuta.

No estás en contacto con tus emociones

Cuando las personas se sienten aisladas, solas o aburridas, tienden a buscar sus teléfonos con la esperanza de que su compañero de mensajes les envíe una respuesta oportuna y considerada (o en los días previos a la pandemia, buscar una cita) para mejorar su estado de ánimo, dijo Leora Trub, profesora asociada de psicología en la Universidad de Pace que estudia la intersección entre la psicología y la tecnología.

En una situación ideal, enviar y recibir mensajes de texto puede mejorar el estado de ánimo cuando te sientes triste o solo, de acuerdo con un estudio publicado en el Washington Post. Si bien tu objetivo al comunicarte puede ser acercarte a la persona a quien estás enviando un mensaje de texto, es posible que estés pensando a futuro y considerando cómo una respuesta de una sola palabra podría molestarte. “La gente no siempre está en contacto con las decisiones que serían mejores para ellos en un momento dado”, dijo Trub. “Cuanto menos regulación haya en nuestro estado emocional, más dispuestos estaremos a hacer cosas que sentiremos que tendrán una gran recompensa en el momento, pero que en realidad podrían lastimarnos al final”.

Tacto, abrazos y sexo: ¿se aplazan por la pandemia?

En la era del distanciamiento social y el aislamiento, el aburrimiento es constante. Este letargo puede inspirarte a generar algo de drama en tu vida al enviar un mensaje de texto a una persona que no te escribe con la misma frecuencia, incluso si eso significa que al final te sentirás peor. El potencial de forjar una conexión, aunque sea doloroso a largo plazo, es preferible a no tener nada, dijo Trub. “Cuando hablamos de asuntos del corazón, las motivaciones a menudo son profundas e inconscientes y, en última instancia, las personas no quieren provocarse dolor, incluso si parecen ser muy buenas en eso”, dijo.

Si a menudo envías mensajes de texto por aburrimiento o soledad que al final te harán sentir peor, Trub sugirió preparar una lista de cosas que puedes hacer cuando sientas la necesidad de comunicarte con alguien que tiende a ser menos entusiasta de conversar contigo. Tal vez puedes dar un paseo o poner una lista de reproducción específica; también podrías expresar tus pensamientos y sentimientos a través de un diario, o incluso enviarte un mensaje a ti mismo con el texto que le hubieras enviado a la otra persona.

No quieres estar solo

Las opciones para conocer gente nueva en estos días son escasas cuando reunirte con otras personas es un riesgo para la salud pública. Si ya has identificado una pareja potencial, no querrás dejar escapar la oportunidad. “Para algunas personas, la falta de conexión, el aislamiento y la soledad es el estado más intolerable”, dijo Trub.

En estos momentos de soledad, continuó, es común elegir a la persona equivocada para buscar consuelo. En lugar de buscar a la persona que te gusta, pero que generalmente no te responde, puedes encontrar consuelo con un amigo u otro confidente que sepas que te responderá de manera oportuna y te apoyará en el proceso.

Realmente habías construido la visión de la persona en tu cabeza y no estás dispuesto a dejarla ir

Independientemente de cuánto tiempo llevas conociendo a las personas que te rodean, la mayoría de la gente tiende a imaginar un futuro con ellas, dijo Brown. Cuando se trata de las parejas románticas o los amigos, es probable que anheles ciertos eventos (tal vez imaginarios), como planear un día de campo la semana que viene o mudarse juntos el próximo año. Sentir que la otra persona no corresponde esos sentimientos —y por lo tanto pone fin a las conversaciones entre ambos— te obliga a enfrentar un duelo preventivo de la relación que habías imaginado. “Desprenderse de ese futuro imaginado es algo que tiene que suceder”, dijo Brown. Si no lo haces, es probable que continúes buscando a la otra persona y te sumerjas aún más en la negación, dijo Brown.

Tener un plan ideal para el futuro crea circunstancias en las que podrías imaginarte a una persona que no es para ti en tu mundo idealizado. “Es cuando tienes un futuro planeado en tu mente y colocas a una persona en él”, aclaró Brown. Pero no siempre es útil; empiezas a generar expectativas si la otra persona te responde con un mensaje, ya que implica que podrían tener un futuro juntos, explicó el terapeuta. Pero al pensar en el futuro estás ignorando las alertas presentes.

Por supuesto, cuando sientes que has puesto mucho empeño en la relación mediante la búsqueda constante de una conversación, no quieres abandonar tus esfuerzos. Así como el efecto IKEA sugiere que las personas aprecian más las cosas en las que han invertido un gran esfuerzo físico, quizás las personas que mantienen conversaciones no correspondidas se sientan orgullosas de la “relación” que han construido. Sin embargo, no deben ser tan optimistas, dijo Trub, y en su lugar deben enfrentar la evidencia: la persona no responde, no propone salir a una cita. “La fantasía a menudo supera la evidencia en momentos como este”, advirtió.

Necesitas trabajar en tu autoestima

Las investigaciones muestran que las personas con baja autoestima tienden a permanecer en relaciones infelices, en parte para evitar la confrontación que resultaría en rechazo. Lo mismo ocurre cuando mantenemos situaciones en donde solo una de las personas está iniciando conversaciones de texto, dijo Melamed. “Un individuo podría tener miedo de seguir adelante debido a su baja autoestima o por temor al posible rechazo de una pareja potencial”, dijo, “así que se conforma con este escenario en lugar de buscar resolver sus obstáculos personales”.

Si bien el camino hacia la construcción de una mejor autoestima es un proceso en sí mismo, una vez que te das cuenta de que mereces un compañero de mensajes de texto entusiasta, será mucho más fácil seguir adelante y encontrar pasturas más verdes.

“Si te reconoces a ti mismo como alguien valioso y digno de recibir una respuesta al iniciar una conversación”, dijo Melamed, “no tolerará estas tonterías”.

Sigue a Allie Volpe en Twitter.