Actualidad

El presidente de Brasil se ríe del miedo respecto al COVID

El martes, Jair Bolsonaro dijo que la muerte es inevitable, que todos vamos a morir algún día.
12.11.20
GettyImages-1229556380Jair Bolsonaro, gestures during an event at the Planalto Palace on November 09, 2020 in Brasilia
Presidente de Brazil, es. 

RIO DE JANEIRO, Brasil - El presidente de derecha de Brasil combinó la homofobia y la negación del COVID en una sola frase cuando instó al país a "dejar de ser un país de maricas".

En declaraciones a un grupo de ejecutivos de turismo el 10 de noviembre, el presidente Jair Bolsonaro calificó la pandemia de "exagerada".

“Todos vamos a morir algún día. Todos aquí van a morir. De nada sirve huir de eso, huir de la realidad”, dijo Bolsonaro. El presidente ha sido muy criticado por su respuesta ante el virus, que ha consistido en restarle importancia a la letalidad de la pandemia mientras culpa a los gobernadores por los efectos del confinamiento estatal en la economía.

Publicidad

Lo que había comenzado como un breve discurso de clausura para un evento de turismo se convirtió en media hora de ataques contra la prensa, la ciencia y el presidente electo Joe Biden.

Dijo que los miembros de la prensa que estaban cubriendo el evento de la noche en el Palacio de Planalto, eran "buitres", solo traían "noticias falsas" y que eran "un chiste". "Están comenzando a asustar al pueblo brasileño con una segunda ola", dijo Bolsonaro. “Tenemos que afrontarlo, carajo. Así es la vida. Tenemos que afrontarlo con el pecho en alto y luchar”.

Hasta el 10 de noviembre, Brasil ha reportado más de 5.6 millones de casos y más de 160.000 muertes por coronavirus. Es uno de los países más afectados del mundo.

Bolsonaro, leal acérrimo del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue siendo uno de los pocos líderes mundiales que aún no ha reconocido los resultados de las elecciones presidenciales estadounidenses de la semana pasada. Volvió a guardar silencio el martes por la noche, refiriéndose al presidente electo Joe Biden como un "candidato a jefe de estado". Después de haberse irritado semanas atrás por los comentarios de Biden sobre los incendios forestales descontrolados en Brasil durante los últimos dos años, Biden ha planteado la idea de sancionar a Brasil u ofrecer 20 mil millones de dólares para proteger el Amazonas, Bolsonaro insinuó una represalia militar a la presión económica.

Publicidad

“La diplomacia no es suficiente, ¿cierto? Una vez que nos quedemos sin saliva, necesitaremos pólvora. Es posible que ni siquiera necesitemos usar la pólvora, pero debemos demostrar que la tenemos".

Los medios brasileños estallaron.

El popular columnista Fernando “Fefito” Oliveira denunció al presidente por el uso de la palabra homofóbica “mariquita”, un término obsoleto para referirse a hombres vistos como afeminados. “De un solo golpe, Bolsonaro menosprecia a las mujeres y los homosexuales”, escribió Oliveira.

"Brasil ya ha resistido bastante con el pecho en alto, Bolsonaro. La comunidad LGBT, con el pecho en alto, ha aguantado esto durante bastante tiempo, especialmente viniendo de los políticos que parecen haber olvidado que la LGBTfobia es un delito". Bolsonaro ya ha atacado la decisión de la Corte Suprema de 2019 de criminalizar la LGBTfobia y ha hecho repetidos comentarios homofóbicos a lo largo de su trayectoria.

Los comentarios beligerantes de Bolsonaro provocaron burlas e incredulidad. El periodista Guilherme Amado señaló un artículo de 2012 sobre la preparación de Brasil para la guerra, en el que un general de reserva confirmó que las fuerzas armadas probablemente tenían suficientes municiones para menos de una hora de combate.

En un tuit estremecedor, pocas horas después, el embajador de Estados Unidos en Brasil, Todd Chapman, publicó un video que conmemora el 10 de noviembre como el 245 aniversario del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. "Si entregamos al presidente, ¿seguirá habiendo guerra?", decía un comentario.

Para otros, los comentarios incendiarios de Bolsonaro no fueron más que una distracción de problemas más importantes. La gran cantidad de muertos del país, el desempleo del 14.4 por ciento y el apagón energético de una semana en todo el estado de Amapá, en el norte de Brasil, rugían en el fondo de su diatriba del martes. Detrás del discurso de Bolsonaro "tenemos más de 160.000 muertos, una economía frágil y un estado entero en la oscuridad", tuiteó el presidente de la Cámara de Representantes, Rodrigo Maia.