Los gorilas de este zoológico contrajeron coronavirus estando en cautiverio

Varios gorilas del San Diego Zoo Safari Park tienen tos, dijeron las autoridades, después de que aparentemente un miembro asintomático del personal infectara a los animales.
14.1.21
Un gorila en el San Diego Zoo Safari Park. Imagen: Nathan Rupert

Varios gorilas del San Diego Zoo Safari Park han dado positivo a COVID-19, siendo esta la primera vez que se detecta la transmisión natural del coronavirus entre grandes simios (además de los humanos, por supuesto).

Dos de los gorilas de las tierras bajas occidentales del parque comenzaron a toser el miércoles 6 de enero, lo que generó preocupación entre el personal en cuanto a que se tratara de síntomas relacionados con la infección por coronavirus. Las pruebas preliminares de las heces de los simios, realizadas por el Sistema de Laboratorio de Salud Animal y Seguridad Alimentaria de California (CA HFS), dieron positivo para coronavirus el viernes 8. El diagnóstico fue confirmado este lunes por los Laboratorios de Servicios Veterinarios Nacionales (NVSL) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. (USDA).

“Aparte de un poco de congestión y tos, los gorilas están bien”, dijo Lisa Peterson, directora ejecutiva del San Diego Zoo Safari Park, en un comunicado. “La manada permanece junta en cuarentena y está comiendo y bebiendo bien. Confiamos en que se recuperaran por completo".

No todos los ocho miembros de la manada de gorilas han dado positivo, pero el personal del parque cree que todos han estado expuestos dado que estos grupos familiares viven en estrecho contacto, tanto en la naturaleza como en cautiverio.

El San Diego Zoo Safari Park ha estado cerrado al público por más de un mes, y los visitantes no tienen permitido acercarse a los gorilas cuando está abierto. Los gorilas probablemente contrajeron el COVID-19 de un miembro asintomático del personal, a pesar del requisito indispensable de que el personal use equipo de protección individual mientras se encuentra cerca de la manda.

Aunque este es el primer caso confirmado de coronavirus en grandes simios no humanos, muchas otras especies han contraído COVID-19, incluidos los gatos y perros domésticos. Quizás el resultado más trágico de la transmisión de COVID-19 en animales ha ocurrido durante los últimos meses en las granjas de visones. El visón criado por su pelaje puede contraer el virus de los humanos y también transmitirlo, lo que constituye un grave riesgo para la salud pública. Por esta razón, en noviembre fueron sacrificados 17 millones de visones en Dinamarca.

Varios grandes felinos también dieron positivo a coronavirus, incluidos los tigres y leones del zoológico del Bronx y los leopardos de las nieves del zoológico de Louisville en Kentucky. Esos grandes felinos probablemente también fueron infectados por un miembro asintomático del personal, y todos se recuperaron satisfactoriamente.