1Q5A9586 (2)
Foto cedida por prensa del artista

Hablamos con Eladio Carrión, ¿el próximo ícono del trap latino?

El puertorriqueño llegó a la cima con Bad Bunny y ahora nos presenta su último álbum en colaboración con J Balvin, Cazzu, Yandel y Lunay, entre otros.

Eladio Carrión sabe que tiene todo para triunfar en el universo de la música urbana. Combina el hip-hop latino con lo más original del dancehall norteamericano: un rap puro y duro. Integró a los artistas más escuchados en su álbum debut Sauce Boyz en 2020 y va por más con Monarca, un disco que lanzó en enero de este año y que lo posiciona como uno de los raperos más influyentes en la región.

Publicidad

Nació en Estados Unidos pero vivió gran parte de su vida en Puerto Rico. Tiene 26 años y traspasó fronteras cuando fue nominado a los Premios Grammy Latinos 2020 con “Kemba Walker”, una colaboración con Bad Bunny. Según Carrión, ese es “uno de los temas más duros de la década”.

Este 2021 lo inauguró con más de siete millones de oyentes mensuales en Spotify y una lista infinita de suscriptores a su canal de YouTube. Monarca, de catorce canciones, incluye la participación del colombiano J Balvin; de la reina de trap argentino, Cazzu; del referente del reggaetón Yandel, y del rapero puertoriqueño Lunay. 

En conversación con VICE habló de la calle, del éxito y de por qué decidió alejarse del reggaetón para convertirse en el monarca del trap latino. 

VICE: ¿Por qué elegiste al rap como protagonista de este último trabajo? 

Eladio Carrión: Porque quería demostrar que es posible. O sea, mi primer álbum lo hice más completo, había reggaetón, rap y hasta funk, pero para este último trabajo me concentré únicamente en complacer mis objetivos, y quedó bien. Es un álbum que se puede escuchar desde el principio al fin, con sus temas más comerciales y otros que no lo son tanto. Creo que el rap complace a los fanáticos sin dejar de buscar el sonido original. 

Publicidad

El trap está pegando fuerte en Latinoamérica. ¿Esto te sorprende o decís “¡al fin, ya era hora”?

Me acuerdo cuando el trap explotó en Puerto Rico con Esclava, Bryant Myers. Lo primero que pensé fue “¡wow, qué bueno que al fin está pegando este tipo de música!”. Como me crie en Estados Unidos venía de Future, Wiz Khalifa, todos artistas que hacían trap, pero nadie lo hacía en español. Costó que llegue, pero por fin llegó y me alegra porque el reggaetón no era para mí. Mi voz no va por ahí, no lo veía. Hoy reconozco que me siento más cómodo con el rap y el trap, ahí tengo mi línea y por ahí va Monarca.

¿Por qué una mariposa para el arte de tapa de Monarca? ¿Qué relación tiene con el nombre del álbum?

La mariposa es evolución. Para mí es bellísima, aparte de mostrar progreso y crecimiento. Aparte esta es una mariposa monarca, que significa que estás en el camino correcto. Eso es lo que está pasando con mi carrera ahora mismo. 

¿Qué opinás de la música urbana como concepto? Todos hablan de ella, de un género que nace donde está la urbe, donde pasan cosas. ¿Creés que venís a transmitir eso?

La música urbana es la mezcla de todo. La música urbana puede ser según lo que cada uno viva en la calle, en la noche, con la gente que se rodea. No me considero artista urbano, sino más bien soy músico rapero que habla de las cosas que me pasan en la calle y en la vida misma.

Publicidad

Como lo hacés en el tema “Progreso”, por ejemplo.

Claro. Es que algunos de los artistas grandes se olvidan de que la música también está hecha para generar una sensación. ¿Para qué escuchaba música cuando era  niño? Para motivarme, para emocionarme y para identificarme, y eso es lo que busco. Busco conectarme con las personas, que me vean de igual manera que a cualquier ser humano. Eso es también la música urbana.

¿Cómo viviste el salto al éxito?

En “Progreso” digo: “Solo la entiendo bebiendo rosé. A veces me quiere, a veces me odia, a veces no sé”. Estoy hablando de la fama, no estoy hablando de una mujer o algo por el estilo. El éxito es un poco eso, a veces te quieren, a veces no, y hay que lidiar con estar arriba y abajo. He aprendido a mejorar como persona y como artista, lo practico todos los días y creo eso te lleva a ser exitoso indefectiblemente.

¿Cuál es tu criterio para convocar a los artistas con los que querés colaborar?

Busco enriquecer una canción. No pienso cuántos seguidores tiene esa persona. Me limito a visualizar el bienestar del tema. Si el tema llega a otro nivel yo ya estoy contento, indiferentemente de la fama del artista que me acompaña.

¿Cómo llegaste a una colaboración con Bad Bunny? ¿Es cierto que vos fuiste quien lo descubrió?

La gente lo pone más grande de lo que fue realmente. Yo simplemente lo puse en el lugar correcto para que estuviera bien rodeado. Lo acerqué a Rimas Entertainment cuando lanzó su primer disco. Nada más que eso. Así surgió la relación y así de fácil y mecánica surgió la colaboración en conjunto. ¡Ojo!, igual te tengo que decir que “Kelma Walker” no solo es un temazo, sino que es uno de los más duros de la década.