Feminisme

Por qué las personas siguen obsesionadas con los asesinatos de Manson

El 9 de agosto de 1969, la policía descubrió el cuerpo de cinco personas asesinadas brutalmente por seguidores de Manson. Cuarenta y ocho años más tarde, le preguntamos a psicólogos y biógrafos de Manson por qué mantienen su fascinación cultural.
21.11.17
Foto por Sahm Doherty, vía Getty

Dos noches. Siete muertes. 169 heridos con armas blancas. Siete disparos de calibre .22. Palabras como "Pig" y "Helter Skelter" escritas en las casas de las víctimas con su sangre. Este es el legado de Charles Manson, uno que continúa impactando nuestra cultura cuarenta y ocho años después.

En esta fecha en 1969, fueron encontrados los cuerpos de la actriz Sharon Tate, embarazada de ocho meses, el escritor Wojciech Frykowski, la dueña de un café Abigail Folger, el estilista de los famosos Jay Sebring, y un amigo, Steve Parent, en la casa que Tate compartía con su esposo, el director Roman Polanski. Manson había ordenado los asesinatos como una manera de encender una guerra racial apocalíptica que nombró "Helter Skelter", por la canción de los Beatles. Sus seguidores leales, "Tex" Watson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel, Leslie van Houten y Steve "Clem" Grogan, llevaron a cabo los asesinatos. Linda Kasabian vigiló.


Lea también:


"Leslie van Houten siempre quiso preguntar, '¿Cómo alguien que no está loco puede seguir a Charles Manson?'", dijo Jeff Guinn, autor del la biografía más vendida en 2013 The Life and Times of Charles Manson. Ella dijo, "El Charlie Manson que el público conoce no fue el que vimos todo el tiempo".

Profesionales en salud mental dicen que no es inusual, para personas jóvenes y con criterio, caer bajo el hechizo de un sociópata que sin esfuerzo cambia personalidades para manipularlas, y la fuerza de las capacidades de Manson transforma a muchos.

Publicidad

"Diría que Manson todavía inspira fascinación porque para aquellos de nosotros que no somos sociópatas es inimaginable ese nivel de maldad", dice Gail Saltz, una profesora de psiquiatría asociada a The New York Presbyterian Hospital Weill-Cornel School of Medicine. "Es parte de la naturaleza humana tener una fascinación con lo oscuro".

Otra razón de la continua obsesión cultural con Manson es el hecho de que sus brutales ataques ocurrieron en un momento crucial en Estados Unidos: cuando los sesenta terminaron, Estados Unidos estaba sumido en la guerra de Vietnam, Richard Nixon era presidente y ocurrieron los asesinatos de Robert F. Kennedy y Martin Luther King Jr. Las noticias nocturnas traían imágenes de violencia diariamente a los hogares de los gringos.

"Leslie van Houten dijo que siempre quiso preguntar, '¿Cómo alguien que no está loco puede seguir a Charles Manson?'"

Estos factores llevaron a algunos a considerar la violencia de Manson como otro "grito de guerra" para la contracultura, según el criminólogo Brian Levin, director del Centro de Estudio del Odio y el Extremismo de la California State University. "La violencia [de Manson] golpeó los elementos de la sociedad estadounidense con los que la gente no estaba necesariamente familiarizada", explica. Fue la contracultura fracasada, la guerra racial, la violencia como un medio de expresión política pero sin apuntar a los símbolos tradicionales (como un presidente) lo que alimentaba todo este concepto de la sociedad fuera de control".

"Incluso en 1969, [Manson] parecía ser cosas diferentes para diferentes grupos de personas", señala Guinn. "Los jóvenes que se rebelan contra el gobierno lo vieron como Che Guevara. Diferentes sectores de la población lo ven como alguien que tuvo una infancia difícil, además de ser castigado por el sistema penitenciario".

Publicidad

Otra razón por la que Manson continúa fascinando a tanta gente es porque escapó a la pena de muerte impuesta a asesinos sociópatas como Aileen Wuornos. Un fallo de 1972 del Tribunal Supremo de California anuló la pena de muerte y automáticamente conmutó la pena de muerte de Manson por cadena perpetua. Manson utilizó su tiempo libre para alimentar su mística a través de estallidos o bromas cuidadosamente cronometradas, como su compromiso de corta duración con una joven seguidora, que pretendía exhibir su cuerpo en un ataúd de vidrio después de su muerte como una atracción turística.

El autor Daniel Simone, que ha grabado cientos de horas de conversación con Manson para su próximo libro The Retrial of Charles Manson, dice que Manson entendía completamente cómo impactar aún más en la cultura, incluso desde su celda en la Prisión Estatal de California, Corcoran. "Siempre hablamos de manera informal", explica Simone. "Pero ponle una cámara o un micrófono y de repente es una persona diferente. Eso es lo que lo condenó. Ama la atención y le encanta actuar".

Manson es celebrado. Y debería estar en el basurero de la historia.

El impacto de Manson en la cultura pop es extensivo, evidenciado por todo, desde el artista conocido como Marilyn Manson, hasta la grabación de Guns n 'Roses de la canción de Manson "Look at Your Game Girl", hasta las varias películas y libros que lo exploran o reinventan a él y a sus seguidores.

"Esto no es realmente sobre él. Es sobre el individuo que responde a él, su psiquis personal", dice la psiquiatra Gayani DeSilva. "Los sociópatas son muy, muy buenos en atraer personas".

Publicidad

Todos los que hablaron para este informe, comentaron sobre la cantidad de jóvenes adultos que conocen y que encuentran encantador a Manson y a sus seguidores. Guinn decidió escribir sobre Manson después de que sus estudiantes acudieron en masa al fiscal de Manson, Vincent Bugliosi, autor del libro Helter Skelter, cuando era un orador invitado en el colegio donde Guinn enseñaba.

El actor Ryan Kiser interpretó a Charles Manson en el cortometraje de 2009 Lie y en la película de 2014 House of Manson. Los papeles le llamaron la atención, pero la idea del héroe adorador enfermaba a Manson. "Para mí es desalentador que los niños admiren a Manson", dice. "Si pudiera decirles algo sobre él, es que él es una persona rota. No hay nada que admirar de él".

Atkins, quien fue encontrada como la responsable de matar a Sharon Tate y burlarse de la actriz cuando ella suplicaba por la vida de su hijo, pasó los últimos años de su vida tratando de persuadir a los fanáticos de Manson de adorarlo, y hace varios años, Brian Levin recibió una carta no solicitada de parte de ella. "Estaba interesada en comenzar un programa contra el odio en la cárcel", recuerda Levin. "No respondí. Hay algo moral o psicológico en mí, que me ha ayudado a mantenerme a salvo. No era una espectadora, cometió el crimen más horrible en el conjunto de los crímenes de Manson".


Lea también:


"Hemos desarrollado un segmento de la cultura muy disfuncional y perverso, que se centra en la violencia y los necios malvados e inestables que lo emprenden", continúa Levin. "Manson es célebre y debería estar en el basurero de la historia".

Aunque muchos comparan a Manson con Adolph Hitler o los terroristas de hoy en día, los expertos dicen que nunca tuvo el intelecto o el poder persuasivo para reclutar realmente los números necesarios para cambiar la cultura. "Charlie nunca podría hacer que una nación entera lo siguiera", dice Guinn. "Pero él podría hacer que una nación entera esté pendiente de él. Esa es una gran diferencia".