Advertorial

El rider que se partió la espalda y volvió a competir tres meses después

Sam Reynolds, el campeón británico de mountain bike ha madurado tras sus alocados inicios en la escena del MTB para convertirse en un referente del freestyle más refinado dentro del circuito profesional.
29.11.17
Imagen cortesía de Ralph Lauren

“Cuando empujas más allá del límite, entonces estás completamente vivo, y por eso vas en bicicleta”, explica Sam Reynolds, el rider de mountain bike de 26 años, en el tercer capítulo de The Red Series de Polo Ralph Lauren. “Ir en bicicleta siempre ha sido pura libertad, y la libertad siempre me ha convencido”.

Le ha convencido hasta sobrepasar otro tipo de límites, los físicos y los gravitacionales. Sam se ha partido la espalda –literalmente– por su deporte, por ejemplo. Y a los pocos meses ya era capaz de salir al ruedo y planchar un doble mortal tras volar sobre precipicios de 30 metros en el puntiagudo y cinematográfico desierto de Virgina, Estados Unidos.

Publicidad

Con 18 añitos, este lad ganó su primera competición profesional en el Reino Unido y se ganó un puesto en el circuito profesional de dirt. Era la primera vez que se apuntaba a un evento, un amateur que irrumpió en el mercado de la adrenalina de la noche a la mañana. Su talento para convertir imprudencias en coreografías bajo control, como demuestra en sus cortes en ‘Pure Darkness 3’ o en cualquier edición del ‘Red Bull Rampage’, le han llevado hasta las primeras filas del deporte extremo.

A pesar de empujar tanto sus límites, si continúa vivo es porque mantiene a flote su lado más humano. “Cuando estás arriba [del circuito] sientes miedo y nervios, no sabes lo que va a pasar, es el peor y el mejor sentimiento a la vez”, reflexiona Sam desde Surrey Heights, el entorno natural donde grabó el proyecto The Red Series de Polo Ralph Lauren. “Cuando los pies están encima de los pedales, ya no vuelves a sentir miedo”. Entonces aparece la adrenalina.

Sam vive para saltar tan alto como pueda e ir tan rápido como pueda, fácil de decir y difícil de cumplir. Después de unos primeros años de desenfreno y rock and roll, en los que hundía vehículos en lagos helados, Sam ha refinado su estilo y se ha acercado a una visión más adulta del mountain biking.

Su madurez personal y deportiva refleja a la perfección el espíritu de la fragancia Polo Red Extreme, caracterizada por la esencia de café negro, notas de naranja sanguina y madera de ébano. Una colonia inspirada en los hombres que siempre empujan más allá de sus límites y buscan las sensaciones más extremas, como Sam sobre la bicicleta.