Ilustraciones medievales de ‘La Divina Comedia’
Casio, Judas, y Bruto, siendo masticados en el último círculo del infierno. Dante y Virgilio, Canto XXXIV. 
Creators

Ilustraciones medievales de ‘La Divina Comedia’

El Bosco tuvo que haberse inspirado de algo...

Es probable que no exista obra literaria renacentista más importante, atemporal y fundamental que el poema narrativo de Dante Alighieri, La Divina Comedia. Abajo, puedes ver una serie de ilustraciones, creadas por Priamo della Quercia (Infierno) y Giovanni di Paolo di Grazia (Cielo y Purgatorio) en el siglo XV (entre 1440 y 1450), en un libro que perteneció a Alfonso V, Rey de Aragón, y terminó en las manos del Museo Británico en 1941. A la par de unos datos curiosos sobre el poema más famoso de su lengua.

Publicidad

Dante cruzando el río Aqueronte por Caronte en las líneas finales del Canto III en el Infierno.

Los pecadores cardinales siendo castigados en el Infierno.

Dante y Virgilio entrando al cuarto círculo, con Plutus Avaricius, los prodigios y los iracundos.

Virgilio y Dante entrando al octavo círculo, el de los adúlteros, seductores y aduladores.

La obra fue construida como una proeza matemática sin precedentes: 33 cantos en cada parte, a saber, Infierno, Purgatorio y Cielo más el canto introductorio, que termina con un número exacto de 100 cantos, donde cada canto se compone por estrofas de 3 versos endecasílabos y el simbolismo detrás del número tres hace alusión tanto a la trinidad de la religión católica como a los tres estados por los que pasa Dante y los tres personajes principales de la obra, a saber, Dante, Beatriz y Virgilio quienes personifican al hombre, la fe y la razón, respectivamente. Además, claro, el número de círculos en el infierno, 9, en el purgatorio, 7, donde éste representa el número de pecados capitales, y en las esferas celestes en el cielo, 9. Requeriría un ensayo entero solamente dedicado a las figuras numéricas en la obra para ilustrar de manera completa el genio matemático de Alighieri, pero al menos esto da una idea.

Dante y Virgilio encontrándose con grupos de falsificadores, alquimistas y estafadores.

Casio, Judas, y Bruto, siendo masticados en el último círculo del infierno. Dante y Virgilio, Canto XXXIV.

Dante y Virgilio en las puertas del purgatorio, los orgullosos cargando piedras pesadas.

Escrita en sorprendentemente toscano y no en latín, mismo que evolucionaría posteriormente al italiano que se conoce hoy en día, la obra era originalmente llamada simplemente Commedia, y no fue hasta que el humanista y escritor Giovanni Boccaccio la discutió públicamente que se le agregó la palabra "divina".

Dante y Virgilio observando el destino de los lujuriosos.

Dante y Virgilio ven la tumba del Papa Anastasio y los tres círculos de los violentos, suicidas y otros malhechores, en el Canto XI.

Dante y Virgilio encuentran a los sembradores de discordia, escandalosos y cismáticos, incluyendo a Mohammed y Bertrand de Born, en el Canto XXVIII.

La Divina Comedia fue inspirada en la musa y amada de Dante, Beatriz, a quien conoció brevemente durante su infancia y posteriormente, de adultos, pero cuando ella ya estaba casada, además murió repentinamente tan sólo un año después.

Publicidad

Dante encontrándose a Cassella y a Catúlo.

Dante, Virgilio y otros en el paraíso terrenal.

La obra ha influenciado temáticamente incontables creaciones artísticas y representaciones de pasajes completos; artistas como Dalí, Gustave Doré, William Blake, Botticelli tomaron cartas en el asunto con ilustraciones que retrataron extensivamente las palabras de Alighieri.

Beatriz explica a Dante que el universo es una jerarquía de seres, con criaturas desprovistas de razón en el principio del "mar del ser", y que en el cielo como nueve esferas son regidas por la figura del amor.

Dante, con el sol del amor en su pecho, se encuentra con monjas y hombres desnudos, incluyendo los espíritus de Piccarda y Constance, en el Paraíso, Canto III.

Dante y Beatriz en la esfera del sol siendo recibidos por Tomás de Aquino y Alberto Magno, mientras otras grandes autoridades intelectuales (Doctores de la Iglesia) son sentados debajo, incluyendo a Bede, Ambrosio, Isidoro y Boecio.

Dante y Beatriz ascendiendo al cielo de Saturno.

Dante y Beatriz antes de la visión de Dante de la Virgen.