Exaltación, perversión y éxtasis en las fotografías de Antoine D’Agata
Fotografia

Exaltación, perversión y éxtasis en las fotografías de Antoine D’Agata

Las entrañas del ser humano son exploradas en una serie de imágenes muy íntima.
19.9.17

La obsesión, adicción y transgresión toman como medio de expresión la fotografía para desatar intensidades que traspasan los límites de los sentidos. Entre la oscuridad y el tabú, la obra de Antoine D'Agata entabla un juego donde la luz y la sombra trazan relatos perturbadores que exploran lugares salvajes y crueles, ocultos a la mirada tímida con la que hoy en día vemos el mundo.

Selección fotográfica por la autora vía

Vida al límite, mirada sin control, D'Agata nos introduce al mundo en persona, en directo. Sus imágenes, más que plasmar una simple estética o un estilo artístico, reflejan la puesta en escena de una nueva versión de la realidad que, de golpe, desestabiliza nuestra visión ante lo vivo y, aparentemente, paralizado en la muerte.

Publicidad

A través del instinto, el azar y el caos, este artista transforma la fotografía en un material bruto en proceso de descomposición y anulación que plasma el ritmo de la vida y los hechos que la oprimen. Un proceso que escucha la furia interior de un cuerpo desgarrado, transformado en efectos portentosos que afectan directamente la sensibilidad y la consciencia de todo aquel capaz de mirar lo intolerable.

Éxtasis y derroche, angustia y miedo son variaciones y vibraciones de imágenes nómadas que hablan por sí mismas. D'Agata nos acerca a una poesía de los sentidos, de todo aquello que no puede expresarse con palabras, que pone en duda las relaciones entre los cuerpos, introduciéndonos en un desorden muy similar al caos que trastorna el estado de las cosas.

Las series de D'Agata son una narración visual, o más bien una disnarración que fija la atención en la intimidad de los objetos y los cuerpos, proyectando imágenes hurtadas que activan la mente a lo imprevisto; imágenes inconcebibles que alteran el reposo de lo sensible. Hay algo de ceremonial en estas imágenes, incluso cierta ritualidad que elimina en el espectador toda simulación o imitación de la realidad.

A través de estas deambulaciones visuales, D'Agata nos abre a una dimensión teórico-política que plasma una realidad contradictoria; un signo de distanciamiento que gesta en el espectador una nueva disposición, un segundo aliento que viene a alterar la actitud mecánica ante la vida. Acto de supervivencia, más que belleza, que expone una postura de lucha y compromiso sin necesidad de explicar ni entender la vida, sólo vivirla.

Un artista jamás se censura. La locura, la razón y los cuerpos son límites y obsesiones que conducen a este fotógrafo a ir más allá de lo habitual o cotidiano. Sus imágenes son un azote poderoso de la mirada que sume los sentidos en el más profundo frenesí. Trayecto visual en lo sensible que captura y utiliza imágenes en reposo; un caos en latencia que dinamiza los gestos hasta el desconcierto y la inocencia.

No busca presentar o representar el mundo, D'Agata se encuentra inmerso en él. A través de imágenes de crueldad y violencia se desata un intenso sentimiento de realidad donde el erotismo adquiere una delicada pureza. Exaltación desenfrenada, desorden orgánico cargado de misterio; el erotismo lleva al espectador a experimentar límites extremos, un vértigo que lo hace todavía ir más allá, hasta la perversión de la mirada deseosa de percibir multiplicidad de aspectos antes ocultos.

D'Agata despierta al espectador en todas sus potencialidades, en todas sus perspectivas. Perspectiva alucinada que capta el misterio correspondiente a una realidad fabulosa que hemos eliminado u olvidado. Perspectiva exploratoria de la sensibilidad a través de ritmos y vibraciones. Perspectiva neurótica que expresa, dinamiza y crea un espacio de disociación. Sensibilidad de las imágenes que inducen al trance, punzan en el cuerpo, al reflejar la intensidad y la violencia desde un gesto que nos afecta de forma directa, develando una relación mágica de la realidad con el peligro.

Más sobre la obra de este artista aquí.