FYI.

This story is over 5 years old.

Los guatemaltecos claman justicia después de la dimisión de su vicepresidenta por un escándalo de corrupción

La vicepresidenta está supuestamente vinculada a una una red acusada de estafa contra el estado por aceptar sobornos a cambio de permitir que determinados individuos no pagaran impuestos de aduanas.
11.5.15
Imagen por Saul Martínez

Miles de manifestantes indignados tomaron el jueves las calles de la capital de Guatemala y clamaron justicia, después de que la vicepresidenta Roxana Baldetti dimitiera envuelta en un escándalo de corrupción que ya se ha cobrado 24 detenidos, entre ellos el superintendente de la Administración Tributaria.

Los protestantes se concentraron frente al Palacio Nacional de Ciudad de Guatemala y a la salida del Congreso, después que los legisladores del país decidieran por unanimidad que aceptaban la dimisión de Baldetti durante una reunión de emergencia. La dimisión implica que Baldetti ha perdido la inmunidad ante la justicia de la que disponía como alto cargo público, de manera que ahora se enfrenta a la probable investigación que determine su papel en el escándalo. Un juez ha dictaminado que Baldetti no podrá abandonar el país por estar en riesgo de fuga.

Publicidad

Las informaciones aparecidas vinculan a Baldetti con una red acusada de aceptar sobornos a cambio de permitir que determinados individuos no pagaran impuestos de aduanas. Las autoridades del país continúan buscando a Juan Carlos Monzón, mano derecha de la vicepresidenta, y presunto líder de una trama que ha defraudado cantidades millonarias a su estado. Monzón desapareció durante su visita a Corea del Sur en abril, un viaje que había emprendido junto a la vicepresidenta. Baldetti ha negado la existencia de ningún delito.

Los manifestantes se concentran a la salida del congreso el pasado sábado en Ciudad de Guatemala. (Foto de Saul Martínez).

"Su dimisión se debe a motivos personales y su único interés es abandonar su cargo voluntariamente, entregarse y cooperar con todas las investigaciones que sean necesarias y, por encima de todo, con el proceso en marcha", afirmó el presidente el país Otto Pérez Molina el viernes pasado.

Según cuenta el rotatorio londinense The Guardian, se considera que existen, al menos, 50 sospechosos, entre funcionarios públicos y cargos privados. Los máximos responsables de la Agencia Tributaria del país, tanto el actual como el anterior, se cuentan entre los sospechosos implicados en la trama.

Alrededor de 3.000 personas recorrieron las calles de Ciudad de Guatemala el sábado por la tarde, enarbolaron la bandera blanquiazul del país y esgrimieron pancartas en las que pedían justicia; entre ellas una que rezaba: "ladrones a la cárcel".

Una niña sostiene una pancarta en su cochecito. (Imagen por Saul Martinez)

Lillian Castillo, una manifestante, declaró a VICE News que los guatemaltecos están cansados "de toda la corrupción que hay en el país y ahora queremos que dimita el presidente Otto Pérez".

Pérez y Baldetti asumieron el poder conjuntamente en 2011. Pérez es un antiguo general de ejército que se erigió como una figura clave durante la guerra civil en Guatemala, una batalla que terminó en 1996 después de treinta años de lucha armada. Un portavoz de Pérez aseguró que el relevo de la vicepresidenta podría ser presentado esta semana.

Otro manifestante, Jose Vásquez, expresó su satisfacción por el hecho de que la corrupción que ha gangrenado Guatemala, ya no pueda ejercerse impunemente. "Finalmente se empieza a hacer justicia en nuestro país", concluyó.

Sigue a Keegan Hamilton en Twitter:@keegan_hamilton

Saul Martínez ha colaborado informando desde Ciudad de Guatemala.