FYI.

This story is over 5 years old.

Los médicos canadienses pronto podrán recetar heroína

Las muertes por sobredosis en Canadá no paran de crecer. Ahora la agencia federal de la Salud ha propuesto legalizar el uso de la heroína farmacológica entre aquellos pacientes que no respondan a las alternativas de tratamiento convencionales.
18.5.16
Immagine via Flickr
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La agencia federal de Salud de Canadá pretende permitir el acceso legal a la heroína para tratar a todos los toxicómanos que sumen un largo historial de consumo de opiáceos, un movimiento que ya ha sido vaticinado por los médicos. Estos llevan tiempo batallando para que la droga se convierta en una opción legal.

El anuncio llega mientras el país está registrando un perturbador aumento de las sobredosis, especialmente con los casos de muerte por consumo de fentanilo, una sustancia que se considera 100 veces más potente que la heroína. La provincia canadiense de la Columbia Británica ya se vio obligada a finales de abril a declarar el estado de emergencia en su sanidad pública, después que las sobredosis de fentanilo provocaran la muerte de 200 personas en solo tres meses. La semana pasada la provincia de Alberta decidió empezar a comercializar la naltraxona, un fármaco recetado para combatir las sobredosis, sin necesidad de presentar la receta médica que se exigía hasta ahora para comprarla.

Publicidad

"El país está lleno de gente que está luchando contra su adicción a los opiáceos, gente que se podría beneficiar de una regulación que les tenga en cuenta", explica el doctor Scott McDonald. McDonald lleva años batallando para que la Columbia Británica legitime la heroína entre aquellos que tengan problemas de adicción con los opiáceos. "Son un número pequeño, pero lo suficientemente significativo".

La iniciativa propone que el departamento de Salud de Canadá contemple una enmienda regulatoria que permita que la heroína medicinal sea incluida en el Programa de Acceso Especial (SAP en sus siglas inglesas).

Bajo el SAP, los expertos clínicos supervisan las propuestas de acceso de emergencia a los fármacos entre personas que se enfrentan a enfermedades potencialmente mortales, pacientes entre quienes los métodos tradicionales no han funcionado, no encajan o no están disponibles.

El ejemplo de Portugal: todas las drogas despenalizadas desde la marihuana hasta la heroína. Leer más aquí.

Prescribir heroína para combatir el consumo de opiáceos es ya legal en una serie de países, como Alemania, Holanda, Dinamarca o Suiza. Se trata de un tratamiento que está al alcance de todos aquellos pacientes que no han respondido bien a los alternativas de tratamiento convencionales, como la metadona o la buprenorfina.

En 2014, la clínica Providence Crosstown, enclavada en el centro de Vancouver se convirtió en la primera clínica de Estados Unidos y Canadá en recetar legalmente heroína farmacéutica por primera vez a pacientes que no formaban parte de algún ensayo clínico. Después de que la clínica desplegara el programa SALOME, un estudio sobre la efectividad de la medicación opiácea a largo plazo, y de que este arrojara resultados positivos, los médicos de la clínica solicitaron que se les permitiera seguir prescribiendo la sustancia a los participantes.

Publicidad

En septiembre de 2013 el departamento de Salud de Canadá aprobó la propuesta, pero la intercesión de Rona Ambrose — que entonces era ministra de Salud federal y que ahora es la líder interina del partido Conservador — provocó que se introdujeran nuevas regulaciones que convertían la heroína terapéutica en una sustancia restringida, y que se impidiera a los médicos que prescribieran ninguna sustancia contemplada en el listado de fármacos restringidos.

La clínica de Providence, y otros 202 participantes de un ensayo interpusieron una enmienda a la Constitución y se les permitió que ofrecieran heroína medicinal a sus pacientes hasta que el asunto se resolviera.

McDonald, el médico que dirige la clínica de Providence Crosstown, ha asegurado que la decisión del departamento de Salud del Canadá es un "anuncio de bienvenida" y ha descrito a la heroína farmacéutica como un "tratamiento seguro, efectivo e intenso que salva vidas".

Si inyectarse heroína en la calle es un actividad que exige el tráfico de drogas y la intercesión del crimen organizado para ser consumada, consumir heroína en un entorno regulado "saca a los toxicómanos de la calle y los distancia del destructivo ciclo de su enfermedad, que a menudo les lleva a la prostitución y a la comisión de delitos menores para poder comprarse una dosis", explica.

"Igualmente, en la calle nunca sabes lo que estás comprando, se trata de una mezcla de productos", cuenta. Y asegura que eso es, justamente, lo que lleva a la sobredosis y a la muerte. En contrapartida, la clínica ofrece una sustancia más pura, elaborada en un laboratorio farmacéutico, de manera que está esterilizada y que no provocará consecuencias imprevisibles.

Heroína mexicana: la ruta de la amapola. Mira el documental aquí.

McDonald ha contado que la salud física y mental de los enfermos que se han acogido al programa SALOME ha mejorado con las recetas, y ha permitido que los doctores se hayan podido hacer cargo de las enfermedades crónicas asociadas de sus pacientes y de sus problemas de salud mental.

"El fármaco facilita que la gente acepte ser tratada, reduce enormemente sus episodios de abstinencia y reduce también la actividad del narcotráfico", asegura. "Y a partir de ahí son todo beneficios para la salud".

El gobierno ha invitado los depositarios y al público en general para que formen parte de un periodo consultivo de un mes antes de que la regulación propuesta entre en vigor.

Sigue a Tamara Khandaker en Twitter: @anima_tk

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Imagen vía Flickr