Pisos colmenas
Fotos

Fotos de un piso colmena por dentro

'Si te sientes muy agobiada en una de estas, puedes elegir una un poco más grande, de 5 metros, con el techo más elevado'.
15.5.19

La primera de las cuatro veces que entré en uno de esos cubículos de 3 metros y pico, salí con el corazón compungido. No me podía imaginar ni al peor de mis enemigos durmiendo allí y viviendo en una de esas colmenas compartidas con 15 personas.

piso colmena

Habitáculo modular de un piso colmena

La empresa que las promociona se llama Haibu 4.0 y aterrizó hace alrededor de un año en Barcelona, una de las ciudades más castigadas por los elevados precios de los alquileres. Vivir en uno de los nichos más pequeños de esta colmena cuesta 150 euros al mes. “Hay distintas medidas", me dice Marc Olivé, su impulsor. “Si te sientes muy agobiada en una de estas, puedes elegir una un poco más grande, de 5 metros, con el techo más elevado”.

piso colmena

Héctor, habitante de un piso colmena, enseñándonos su habitación, un poco más alta y más espaciada que la de los polémicos 'nichos'. Debajo de la cama guarda todas sus pertenencias

Olivé dice que es una vivienda provisional que hará despegar a las personas más necesitadas y les permitirá ahorrar. La colmena que visitamos no tiene cocina, por lo que los habitantes tienen que alimentarse a base de precocinados, no hay espacio suficiente para que guarden todas sus pertenencias y los que duermen allí dicen que han tenido varios problemas de convivencia, como ruidos a altas horas de la madrugada y hurtos de objetos personales.

piso colmena

Marc Olivé, gerente de Haibu 4.0 y promotor de los pisos colmena, enseñándonos la entrada oculta de uno de los pisos

Sin embargo, Olivé asegura que esta colmena en concreto está inacabada: “nos echarán en breve porque esta es una colmena ilegal, no tenemos licencia, oficialmente somos un coworking. Como sabemos que tendremos que desmontar no merece la pena gastar más recursos”, dice.

piso colmena

Uno de los 3 baños que hay en el piso colmena

Las personas que viven aquí son mayoritariamente hombres de entre 30 y 40 años, trabajadores pero que cobran un salario bastante precario en comparación con los precios de los alquileres. No pueden pagarse una habitación ni de 400 ni de 300 euros, precios que ahora mismo son los que de media se suelen encontrar en portales de oferta de habitaciones en ciudades como Barcelona y alrededores.

piso colmena

Algunas de las pertenencias que los residentes en el piso guardan donde pueden

Desde el Ayuntamiento de Barcelona se persiguen este tipo de iniciativas y han sido declaradas ilegales por no ser consideradas viviendas dignas. A pesar de ello, Olivé explica que están buscando la manera legal de ampliar su negocio. “Cada día nos contacta más gente que necesita una alternativa más barata. Lo que estamos ofreciendo no lo considero digno, pero aun así la gente demanda un sitio donde vivir con un bajo presupuesto y ve las colmenas como una salida provisional a su situación personal”, asegura.

piso colmena

Los habitantes de los pisos colmena suelen colgar las toallas húmedas en las puertas de sus habitáculos una vez usadas para que se sequen

1556617726202-DSCF5664

Una de las dos duchas que hay en el piso montadas encima de una estructura para facilitar el desagüe

piso colmena

Interior del armario de uno de los residentes del piso colmena

piso colmena

Pequeño taller con herramientas que hay justo al lado de los habitáculos de 3 metros cuadrados

piso colmena

Zona comunitaria de descanso

piso colmena

Pequeño almacén al lado de las escaleras de la entrada

piso colmena

Fregadero de la cocina del piso colmena

piso colmena

Uno de los baños del piso colmena