Drogas

Buscando una cura para la adicción a los opiáceos

Un adicto a los opiáceos en recuperación deposita su fe en el veneno de sapo.

por Byron Smith
18 Enero 2019, 4:00am

Neal Catlett (izquierda), adicto a los opiáceos en recuperación, y un amigo suyo pasaron la noche fumando DMT en Lexington, Kentucky.

Este artículo aparece en "El número del agotamiento y el escapismo " de nuestra revista. Subscríbete aquí.

Estados Unidos está en la antesala de la adicción. Según el Instituto Nacional para el Abuso de Drogas, hubo 72.000 muertes por sobredosis en 2017, más de 49.000 de ellas provocadas por opiáceos. En octubre de ese mismo año, el Presidente Trump elevó la crisis de los opiáceos a la categoría de emergencia de salud pública. Ya ha declarado ese estado de emergencia en dos ocasiones ―en enero y en abril de 2018―, pero hasta ahora eso no ha supuesto gran cosa más allá de eso: retórica bravucona con poca acción.

En julio de 2018, la senadora de EE. UU. Elizabeth Warren escribió una carta abierta a su administración, criticando sin rodeos su intento de enfrentarse al problema e insistiendo en que una y otra vez habían fracasado a la hora de alcanzar sus objetivos. Desde entonces se han puesto en marcha muy pocas medidas tangibles para tratar de frenar el acceso y sin duda puede preverse lo poco efectivas que serán. Mientras tanto, el ansia de los consumidores por conseguir la droga ―y su lucha por salir de ella― es algo que continúa existiendo.

Neal Catlett, un adicto a los opiáceos en recuperación de 38 años residente en Lexington, Kentucky, tiene algunas ideas menos tradicionales que ofrecer: ¿podría existir una droga que "despertara espiritualmente" a quienes están sufriendo? ¿Podría el veneno de sapo ser el antídoto que ayude a Norteamérica a librarse de su dependencia?


MIRA:


Conocí a Catlett a finales de agosto de 2016, cuando estaba informando sobre una manifestación de protesta en conmemoración del "Día de la Concienciación de la Sobredosis" en Nueva York y me invitó a acompañarle a una "ceremonia" a la que iba a asistir ese mismo día en el West Village. La ceremonia incluía fumar el veneno psicodélico de un sapo del Desierto de Sonora que, de forma similar a la ayahuasca, es conocido por ayudar a la gente a librarse de la drogodependencia.

Naturalmente, la curiosidad se apoderó de mí. Nos reunimos con su "cuidador", un hombre que viaja por todo el mundo para administrar el veneno. No era la primera vez que Catlett asistía a una de esas ceremonias y afirma que esta toxina ha contribuido a su curación, hasta tal punto que tiene la intención de fundar clínicas donde otras personas puedan probar los alucinógenos que le salvaron la vida.

A lo largo de siete meses, visité a Catlett en Lexington y fotografié su día a día, mientras se dedica a buscar la salvación y a tratar de ayudar a otros adictos y a quienes simplemente sienten curiosidad por el viaje espiritual.

1543160083593-Toad_006_300
La parte trasera de la camioneta de uno de los amigos de Catlett que le acompañó a una ceremonia de sanación que incluye fumar el veneno del Bufo alvarius, una sustancia que contiene alucinógenos que, según se cree, ayudan a terminar con la drogodependencia.
1543160120384-Toad_009_300
Los objetos de metal colocados sobre los ojos de este hombre supuestamente "alinean los chakras", los puntos principales empleados en meditación
1543461996023-Toad_080
Catlett se dirige a una reunión de la Agencia para la Política sobre el Abuso de Sustancias para defender sus innovadoras ideas sobre cómo combatir la adicción a la heroína en la zona
1543462020046-Toad_028
Madhu Anand, chamán y cuidador que en su día fue adicto a la cocaína, se prepara para una ceremonia de sanación
1543160214436-Toad_046_300
Catlett, en su casa de Lexington, atiende llamadas de otros adictos
1543160263429-Toad_015-alt_300
Adrian Hooper participa en una ceremonia de sanación con Anand.
1543160305063-Toad_066_300
Rodeada de amigos, Mallorie Branch, que perdió a su hermano por culpa de la adicción a los opiáceos, participa en una ceremonia de sanación.
1543160324235-Toad_034_300
Catlett fumando bufo. El sapo que produce esta sustancia se encuentra en el Desierto de Sonora
1543160357166-Toad_032_300
Plegaria que se leerá antes de la ceremonia de sanación

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.