Gambeta, Kaztro y Fazeta.
Imagen: Julián Gaviria

Alcolirykoz presenta la reedición de su primer disco: 'En Letras Mayúsculas'

Los ninjazz de Aranjuez le rinden un homenaje a la época en la que empezaron, y presentan dos increíbles canciones nuevas.

En 2007 no era como hoy. El rap aun no estaba de moda, faltaban algunos años. Muchos raperos se habían ido a hacer reggaetón, y lo que seguían eran como soldados, parados en la raya defendiendo otro tipo de patria. Todo estaba por hacerse. En ese contexto, Alcolirykoz debutó con En Letras Mayúsculas, seis canciones que inició una corriente de rap hecho en Colombia con identidad colombiana; mientras que en los años anteriores se podía rastrear en gran parte del hip hop nacional una influencia o de España o de Puerto Rico, los de Aranjuez plantearon una forma propia de hacer la música que los había enamorado. Once años después, Alcolirykoz presenta la reedición de En Letras Mayúsculas. De los que estaban cuando ellos empezaron, pocos siguen activos en el panorama. Los ‘ninjazz’, en cambio, cada vez crecen más. Y todo empezó con ese disco.

Publicidad

Además de las seis canciones originales (“Intro”, “Testigos Oculares”, “Acrobacias”, “Monumento a la Crisis”, “Despierta” y “La Eterna”), la reedición incluye “Los Genios de la Botella” y “El Reino de los Suelos”, que fueron hechos en la misma época y tienen vida hoy, pero no salieron en el demo original. Además, hay dos tema nuevos, dos aguinaldos, que redondean el disco. Uno es “La Típica”: sobre un sample de “Cariñito” de Rodolfo Aicardi, las fiestas decembrinas de Aranjuez son descritas; la contraparte es “Fruko y sus Presos”, un drumless barrial lleno de salsa, que evoca el guayabo del otro día después de la fiesta, una tarde de domingo dando una vuelta por el barrio. Estas dos canciones funcionan como ancla con la identidad parroquial de Alcolirykoz, que siempre han tenido su barrio como referente, y muestran las continuidades con En Letras Mayúsculas. Pero también evidencian el avance y la calidad que los consolida como una de las principales propuestas musicales de Colombia, y redondea un 2018 en el que se cansaron de llenar salas de conciertos de todo tipo.

Escuchar En Letras Mayúsculas (Reedición 2018) ––masterizado por Sebastián Lopera–– es volver a ese tiempo en la que ser rapero era un acto de fe, sin ninguna garantía de que algo fuera a salir bien. “Esa era una época de puro camello en empresas gonorreas y grabar por las noches. Todo era trabajo y rap. El panorama era negro, nadie veía esto como algo sostenible. Nadie era ‘famoso’, se hacía por amor al 100%: el que hacía rap era un religioso”, recuerda Gambeta, líder de Alcolirykoz. Por eso esta reedición de En Letras Mayúsculas, además de presentar con mejor sonido sus primeros temas, es un reconocimiento a esos primeros momentos en los que apostaron todo a un proyecto que aparentemente no tenía futuro.

Publicidad
Faceta, Gambeta y Kaztro

En 2007, recuerda Gambeta, no se contemplaba la posibilidad de que se pudiera ganar a punta de rap; lo sorprendente venía de afuera. Así, todo estaba dado para que una propuesta novedosa que cambiara la forma de hacer rap en Colombia resaltara y tuviera un gran impacto. Y eso fue lo que trajo En Letras Mayúsculas. “Antes de eso el rap era más social, con un concepto grande, pero no tenía tantas frases que se pudieran destacar. Cuando sacamos ese disco, llegábamos a fiestas y la gente nos decía frases como la de ‘Acrobacias’: ‘no es solo buscar un sample, y rapear sobre algo que pudiste leer; creen que todo es simple, pero se necesita técnica hasta para desabrochar un brasier’. Esas frases son las que la gente empezó a destacar, el sarcasmo, la sátira, reírse de todo”, explica Gambeta.

Así, con los once años del disco en la cabeza y un concierto de temas más viejos o que ya no cantan tanto en los conciertos en el horizonte, decidieron reeditar En Letras Mayúsculas. Julián Gaviria, el encargado de gran parte de la propuesta visual de Alcolirykoz y casi un cuarto ninja, fue un gran motor en esta misión. “Era apenas un demo, pero era emblemático, para los seguidores fieles es la bandera. Esa fue la única caratula de Alcolirykoz que yo no hice, y siempre fue la caratula de no mostrar porque nunca nos gustó. Entonces para mí esta fue una oportunidad una chimba para poner la parte gráfica de En Letras Mayúsculas al nivel de los otros discos, poderlo mostrar con orgullo”, plantea Gaviria.

Publicidad

Las portadas de Alcolirykoz, con la visión de Gaviria, siempre cuentan la historia del álbum y plantean un concepto. En este caso, la portada de la reedición de En Letras Mayúsculas cuenta cómo era esa época. “Que chimba poder viajar a esa época del demo. Le pregunté a Gambeta y me contaba que andaba con Kaztro en bicicleta por todo lado, más tirados que un hijueputa. Quisimos revivir en ese momento. La idea de la ropa fue vestirlos estilo 90s, como se vestían en 2007: botas Timberland, ropa ancha como de beisbol. Revivir ese aspecto y esa frase de ellos: ‘en bicicleta, morral a cuestas por la ciudad, Kaztro y gambeta par de atletas de la época’”, acota Gaviria.

Portada de En Letras Mayúsculas (Reedición)

Aparte de la cuestión gráfica, que también ha sido un aporte de Alcolirykoz al rap colombiano al plantear una forma distinta de abordar las portadas y la estética de las propuestas de los artistas, había razones sencillas pero contundentes para revisitar En Letras Mayúsculas y, según Gambeta, ponerlo en plataformas de streaming cumpliendo con estándares de calidad de sonido y diseño. “Le estamos dando el respeto que merece, para haber sido de la época en que salió sigue siendo valioso. Ahí se hicieron cosas que aun suenan, y para la época era avanzado. Chimba que el que no esté muy conectado con esto lo pille. Los que lo vivieron en la época en que salió, como No Rules, le tienen mucho aprecio porque no había nada así, era el rap que querían hacer. Entonces perdura en el tiempo”, dice Gambeta.

Al final, En Letras Mayúsculas (Reedición 2018) muestra que, como dice Gambeta, es un demo del que están orgullosos. “A algunos raperos no les gusta lo primero que hicieron, pero a nosotros sí. Esto es puro amor, puros recuerdos. Nos debemos a nuestros temas viejos y cualquier excusa para sacar música sirve”, explica. Ahí se pueden empezar a ver indicios de lo que serían temas posteriores: “Acrobacias”, por ejemplo, funciona como una primera versión de “Comediantes de Velorio”. A su vez, hay formas creativas de tratar temas como las calles, que es abordada de manera bella y metafórica en “El Reino de los Suelos”. También hay estilos de rimar ahí que perduran aún. “En el disco hay un estilo de rimar – que ahora está mucho más marcado en el rap de acá – de cambiar la acentuación de las palabras, rimar asonante, pero con una intención chimba. Ahora es consciente de que se va a hacer, pero en ese momento era natural, sin darnos cuenta”, rememora Gambeta.

En conclusión, el aporte de En Letras Mayúsculas para el hip hop nacional lo lo resume Gambeta en una frase: “aportamos una alternativa para el rap colombiano”, sentencia.

Sigue a Noisey en Twitter.