Visuales de Lemonade de Beyoncé.
Fotos cortesía de Parkwood Entertainment 

La profesora que hizo una clase universitaria de 'Lemonade' de Beyoncé

Después de empoderar a estudiantes sureños de color con su curso de "Lemonade", la profesora de Texas, Omise’eke Tinsley​ traza ​nuevamente sus raíces en un nuevo libro.

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos.

En 2015, la profesora Omise’eke Tinsley llenó los titulares con el anuncio de su nuevo curso, Beyoncé Feminism, Rihanna Womanism. Aunque los críticos se desesperaban con la idea de la inclusión de divas del pop en la academia, los estudiantes en la Universidad de Texas (UT) en Austin asistieron felices al curso en cantidades que rompían récords.

Publicidad

"Yo era ingenua sobre muchas cosas en ese entonces, pero una era lo mucho que significa Beyoncé para los estudiantes negros en Texas, particularmente para las mujeres negras", le dijo Tinsley a Broadly, quien actualmente enseña la clase como profesora invitada en la Universidad de Harvard. "Eso estuvo claro para mí desde el primer día".

Con materiales de referencia sacados de Lemonade, el álbum visual pionero de 2016 de Beyoncé, el semestre entero se sumerge en Queen Bey y ahora ha llegado a campuses internacionales. El nuevo libro de Tinsley, Beyoncé in Formation: Remixing Black Feminism, expande su popular curso en una vibrante mezcla entre memorias y análisis cultural.

El libro comienza con la mudanza de la profesora queer criada en California a Austin en 2011. Con su pequeña hija en brazos, Tinsley regresó al sur, un lugar que su propia familia había abandonado durante la Gran Migración Negra. Después de casarse con su esposo, un hombre trans, se encontró a sí misma haciéndose pasar por una madre heterosexual tejana.

Buscando modelos de feminidad, Tinsley encontró concordancias con una de sus ídolos, quien fue criada en Houston. "Oh Dios mío, aquí está otra madre y mujer negra, tejana, que usa el género y la sexualidad y la raza de formas creativas. Beyoncé puede mostrarme donde Texas y Louisiana pueden ser espacios de posibilidad, y no solo historias de por qué las personas se fueron", explicó la profesora.

Publicidad

La estimación personal de Tinsley hacia el sur inspiró el enfoque regional del curso. Pero la clase también profundiza en la teoría moderna feminista con lecturas de Angela Davis, dream hampton, Rachel Griffin, Brittney Cooper, y Melissa Harris-Perry—por nombrar algunas.

El programa dice: en este curso, seguimos la invitación de Beyoncé para considerar el sur de Estados Unidos como un sitio fértil para imaginaciones y proyecciones de las feministas negras. Comenzando con lecturas minuciosas de Lemonade y Beyoncé, entramos en conversación con otros textos feministas negros que desarrollan las tradiciones estéticas, espirituales, eróticas y políticas de las mujeres negras en Louisiana, Texas, y Alabama.

El ferviente fandom de Beyoncé, y la demanda de un curso centrado en Texas de estudios negros feministas, impulsaron el entusiasmo de los estudiantes. El primer semestre Tinsley fue obligada a buscar un salón de conferencias más grande.

"Estos estudiantes están llegando a la UT y realmente no obtienen la afirmación de que ellos, como personas queer y mujeres negras, tienen cosas importantes que decir", dijo Tinsley . "Al desentrañar las capas de la historia feminista negra, puedo mostrar cómo vienen de algún lugar con una cultura profunda, perdurable, y poderosa".

Sarah Ogunmuyiwa, una estudiante negra que se identifica con el género no binario, coincide en que los estudiantes se sienten sin apoyo cuando llegan a la gran universidad estatal predominantemente blanca. Ogunmuyiwa está haciendo doble titulación en Estudios de Mujeres y Género y Filosofía. Le dan crédito a clases afiliadas a los Estudios Femeninos como Beyoncé Feminism, como las únicas fuerzas que les alientan a seguir en la UT.

Publicidad

"Las clases eran mi lugar seguro, y honestamente no creo que hubiera sobrevivido sin eso", dijo Ogunmuyiwa, ahora en segundo año. "Si cualquier experiencia está centrada en muchas de las clases de la UT, es la de los estudiantes hombres y blancos. Eso me habría alejado de la universidad si no tuviera una comunidad a la cual retirarme".

Tinsley crea directrices para un ambiente de aprendizaje respetuoso dentro del programa: en este curso, los estudiantes desarrollan textos que abordan explícitamente el racismo, la misoginia, la pobreza, las religiones marginadas, la sexualidad no convencional, y la violencia sexual y racial. Aunque la profesora proveerá estructuras académicas para discutir estos temas, los estudiantes podrían experimentar respuestas emocionales mientras confrontan sus propios privilegios y opresiones, ignorancia y conocimiento. La profesora pide que los estudiantes pongan cuidado a esos sentimientos y se den cuenta de dónde desafían su habilidad para acercarse a los textos analíticamente. También les pido a todos que vengan a la clase dispuestos a discutir temas difíciles y complejos con apertura y respeto.

Antes de tomar la clase centrada en Beyoncé en primavera, Ogunmuyiwa tuvo un impactante curso introductorio sobre los Estudios Femeninos liderado también por Tinsley. Ogunmuyiwa describió el contenido como "básicamente cómo sobrevivir en la UT siendo una mujer negra o latina", incluyendo discusiones de cómo volver a la universidad más segura para las mujeres de color.

Publicidad

De acuerdo con datos del otoño de 2018, los estudiantes negros son solo el 4 por ciento del cuerpo estudiantil total en la UT, mientras que la población negra en Texas representa el 12,7 por ciento.

Angel Ulloa, quien tomó Beyoncé Feminism durante el verano, apreció especialmente la inclusión de la clase para el final del semestre como un grupo de discusión sobre la vida universitaria. "Se suponía que iba a ser un día, pero había mucho que decir, entonces se convirtieron en dos. Hablamos sobre si alguna vez nos habíamos sentido incómodos o que no pertenecíamos a la UT, y por qué. Esa fue la primera vez que he estado en una clase donde a nuestra profesora realmente le importaba eso", dijo Ulloa, un estudiante mexicano-estadounidense.

Tinsley es discretamente legendaria en los 431 acres de la UT por usar tacones con plataformas altas, con labial azul y otros accesorios vibrantes. La identidad femme elevada de la profesora tiene lugar en su nuevo libro, que describe como un "mixtape femme-onade". Aunque la misma Beyoncé no se identifica como femme o queer, Tinsley encuentra inspiración insertada en las metáforas de Lemonade.

"El álbum muestra un sur de Estados Unidos en el que las mujeres negras viven de su propio amor, y ese amor las sostiene", dijo Tinsley. "Beyoncé nos permite ver esas posibilidades, pero también da un espejo a la forma en que construimos la feminidad exagerada, sin complejos, sin trabas".

Publicidad
1544721863132-MV5BMjU4NmI2YTctNjI0OS00MzM3LWI5ZTItZjFhNzY2Y2YwYzQ5XkEyXkFqcGdeQXVyNzg2NzAyOTY_V1_SX1777_CR001777809_AL_-1

Foto cortesía de Parkwood Entertainment

Devin Bowman, quien admiró la clase por Internet incluso antes de inscribirse a la UT, dijo que las lecciones de Tinsley le permitieron entender más profundamente su amor por Beyoncé como icono feminista. Siguió tomando más cursos sobre mujeres y género como parte de su título en Psicología, donde en ocasiones descubría que la artista era rechazada por su estética visual femenina.

Bowman también recuerda que Tinsley lideró un taller de twerking por créditos extra durante la semana de la posesión del presidente Donald Trump. "Tinsley no lo dijo específicamente, pero básicamente estaba como, 'Estamos sacudiendo nuestro trasero en la cara de Trump'", dijo el estudiante.

Tinsley comenzó a escribir el libro luego de las elecciones de 2016. En paralelo a las raíces de su materia (mi padre Alabama/ mi madre Louisiana), la autora viajó por el sur para entrevistar a miembros de la familia. Las memorias personales se juntan con un resumen convincente de la historia del country y el blues en relación con la producción de Beyoncé.

"Las experiencias de mi familia como sureños, por más difíciles que fueran, me dan estrategias para la supervivencia, la alegría y el placer en el momento presente", dijo Tinsley. "Las personas de color y las personas queer necesitan algunas de esas lecciones que nuestros abuelos no han dudado en heredar".

La sección final del programa del curso de Tinsley resulta en un examen progresista del #BlackGirlMagic, examinando los dramas de Amandla Stenberg y Blue Ivy. Ambas estrellas jóvenes aparecen en los visuales de Lemonade, que Tinsley resumió como "magia de mujer negra bien crecida" en un artículo de opinión para Time.

"Cuando las mujeres negras logran creer en nuestro propio amor y belleza tan ferozmente como creemos en cualquier otro dios, nos convertimos todos los días en alquimistas y buenas brujas, las Oshuns de las bocas de incendios y las Nefertitis de las trenzas largas", escribe. "Y eso… sí… es un acto político feminista negro".