boxeo

Abel Sánchez no tendría inconveniente entrenando a "Chocolatito" González

El entrenador de Golovkin abre las puertas de su gimnasio al nicaragüense.
12.9.17
Foto: HBO Boxing

La noticia del nocaut sufrido por Román "Chocolatito" González sacudió al mundo del boxeo. Se esperaba una revancha ante el tailandés Rungvisai mucho más pareja y la balanza se inclinaba hacia el campeón del mundo en cuatro divisiones diferentes -marca histórica que sobrepasó las hazañas de su gran compatriota Alexis Argüello-. Pero la narrativa de la pelea fue otra y González cayó como, quizás, nadie imaginó.

Publicidad

Abel Sánchez, entrenador de Gennady Golovkin, opinó sobre lo sucedido la noche del sábado y planteó que lo más inmediato para González y su equipo es descansar y hablar sobre su futuro en el boxeo. "Las peleas difíciles que 'Chocolatito' tuvo en peso paja lo acabaron en un peso más grande… Subir 10 libras de 105 a 115 es difícil en esos muchachos tan pequeños… Los golpes que movían al 'Chocolatito' no eran los golpes a la mandíbula, sino los golpes al cuerpo, a los hombros. Siendo el guerrero que es se levantó de un nocaut a tratar de ganar la pelea y lo conectaron".

La muerte de Arnulfo Obando, entrenador de González, en noviembre de 2016 repercutió en el peleador nicaragüense hasta el punto de anunciar que se alejaría un tiempo del boxeo. La "amenaza" de González duraría poco, ya que en enero de 2017 comenzaría a entrenar para su primera pelea con Carlos Cuadras.

"[Chocolatito] estuvo con nosotros ahí en el gimnasio", comenta Abel Sánchez refiriéndose a la muerte de un hombre clave en la esquina de González y su relación con el nuevo entrenador. "Y sí es muy importante cuando un entrenador y un peleador no se hablan, nada más se comunican por telepatía, como que piensan lo mismo, ¿me entiendes? Desafortunadamente [Obando] no está aquí, tenemos que seguir". Después, el entrevistador le pregunta si estaría dispuesto a entrenar a "Chocolatito" y Sánchez no dudó en abrirle las puertas, "Cómo no, es amigo mío, ha estado en mi gimnasio, es buen hombre, honrado, muy noble, trabaja duro, cómo no".

Quizás el tiempo de descanso, mínimo seis meses, ayude a Román González a tomar una decisión sabia sobre su carrera. Bajar a las 112 no parece una opción muy esperanzadora, pero quedarse en superpluma es una apuesta muy arriesgada. "Chocolatito" no tiene la misma potencia en los golpes ante rivales más grandes y con menos desgaste físico. La mejor opción sería darle la revancha a Carlos Cuadras y buscar la esperada segunda pelea con Juan Francisco Estrada.