Creators

Las oscuras fantasías de Carrington, Siqueiros y Anguiano

Monstruosismos: El lado perverso de la fantasía hecho arte.
20.6.17

64 obras llegaron al Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, mostrando la barrera entre lo bello y lo bello. Monstruosismos fue un recorrido por lo anormal, lo degradado, lo perverso, a través de pinturas, fotografías y esculturas.

El arte es un discurso, una propuesta de algo nuevo, que rompe con lo conocido y aceptado. El MAM presentó una interpretación de lo monstruoso, donde la fantasía se mezclaba con la oscuridad de lo grotesco, a partir de la reflexión de grandes artistas como Lourdes Grobet, Xavier Esqueda, Graciela lturbide, David Alfaro Siqueiros, Julio Ruelas, Leonora Carrington, Francisco Toledo, Germán Venegas, Henri Cartier-Bresson, Rafael Coronel y Manuel Álvarez Bravo.

Publicidad

¿Cuándo apareció el primer monstruo? No se puede dar una fecha exacta. Es algo que llegó con la aparición del hombre. Es la cristalización de sus miedos ante lo incomprensible.

La exposición abrió con la obra El brujo de Ricardo Martínez, donde predominan los colores del fuego, mezclados con la oscuridad de la noche, despertando el miedo y la atracción hacia lo desconocido.

Ricardo Martínez, El brujo (1976)

Como parte de la naturaleza humana está el encuentro con lo oculto, la inclinación al mal. Encontramos máscaras rituales que disfrazan la verdadera identidad de quien la porta.

Máscara popular, autor desconocido, Fotos x Bárbara Bañuelos

Comienza a presentarse lo bestial en las culturas populares, para dar paso a la dualidad animal-hombre. Es el momento de la deformidad, la alteración de los cuerpos de manera desproporcionada. Surgen los seres híbridos.

Aaron Cruz, Gato y pájaro (1985)

Más allá de la animalidad hay cuerpos excluidos. Aparece el sacrificio, un tributo a los dioses para apaciguar su ira y así evitar desgracias para la humanidad. Religión, ritual y purificación aborda el miedo al poder divino y la vergüenza del pecado.

Worner Paz, Pleito de perros (1959)

El cierre de la exposición, el Disloque, trata la violencia de los cuerpos, el ser humano experimenta el dolor físico y espiritual, al enfrentarse a su propia condición limitada, el lado oscuro de la existencia. La vida se apaga y comienza el viaje al más allá.

Leonora Carrington, Reflection on the oracle (1959)

Julio Ruelas, Autorretrato (1906)

Gerardo Azcúnga, de la serie Prisiones V (1992)

Tomás Javier de Peralta, Cabeza de Juan el Bautista (S. XVIII)

Manuel Álvarez Bravo, La visita (1935)

Benito Messeguer, Metamorfosis, de la serie Los agachados (1967)

Nube, Luis Ortiz

Raúl Anguiano, Día de Muertos (1954)

"Lo monstruoso comienza a cruzar un límite, se trata de lo que está afuera: expulsado, descoyuntado, deforme, anómalo. Más allá de los umbrales, y también en la intersección de ellos, el monstruo señala nuevas formas de realidad" Daniela Tarazona, curadora.

La muestra estuvo abierta al público hasta el 16 de abril de 2017.