Actualidad

Clasificamos al público de VICE España según lo que nos ha preguntado en Instagram

Alguna de las preguntas las hemos respondido también.
26.7.18

La semana pasada hicimos uno de esos "Hazme una pregunta" en el Instagram de VICE España. Vosotros, nuestros lectores, compartisteis vuestras inquietudes con nosotros, algunas más prosaicas y otras demasiado elevadas para nosotros. Pero veréis, nuestro objetivo último nunca fue responderos, cosa que hemos hecho en la medida de nuestras posibilidades (tampoco tenemos la capacidad intelectual para hacerlo y para todo lo demás, aquí tenéis una herramienta que os podrá ayudar), sino conoceros un poco más a través de lo que vosotros queríais saber de nosotros.

Publicidad

Vale, sí, es un poco rebuscado, pero a veces no nos dejáis otra opción. El caso es que después de varios días analizando vuestras preguntas, aquí os hemos diseccionado y clasificado como si se tratase de una colección de insectos. Si tenéis cualquier duda, ya sabéis, hacednos una pregunta.

El que está en el paro

Si por los canales tradicionales no os ha funcionado, de verdad, por el "Hazme una pregunta" tampoco va a funcionar. No está en nuestras manos. Luego están los que van de graciosos y meten un guiño por ahí a ver si cuela. Un guiño hecho a la antigua, con punto y coma, porque en “Pregúntame lo que quieras” aún no se pueden añadir emojis ni GIFS.

Por otro lado nos surge una duda. Vamos a ver, muchos os pasáis el rato comentando en internet que “VICE es una mierda”, que si “VICE van de modernos” y al final, todo este odio concentrado parece ser para algunos solamente una forma de decir que queréis trabajar con nosotros y no podéis y nos lo pedís constantemente y como pasamos de vosotros porque vuestras fotos de perfil son horribles —Miguel, esa perilla que te llevas, cabrón— entonces decidís coger el sendero del odio. No es una mala opción, pero sed conscientes de ello.

El que tiene inquietudes metafísicas

“¿Hay un universo paralelo?” ¿A quién le importa si lo hay o no? Pero además, ¿qué te hace pensar que tenemos la respuesta sobre ello? “¿Cómo sé que lo que estoy viviendo es real y no es un sueño del que nunca despertamos?”, pues mira, tú sabrás, pero tu pregunta nos da indicios de que puede que en otra vida fueras guionista de Los Serrano y aún no lo sepas.

La que más nos ha flipado es la de: “Si el espacio se supone que es infinito ¿hacia dónde se expande?”. Una pregunta que te hace reflexionar hasta que te das cuenta de que el tipo que te la ha hecho es un tío con un huevo convertido en oso panda de foto de perfil. Es entonces cuando dejas de pensar en si el espacio es infinito o no para centrarte en otra pregunta trascendental: ¿Qué tipo de peña tiene ese tipo de foto de perfil?

El fan de Pol Rodellar

"¿Pol Rodellar se va a El Confidencial?", preguntas entre sudores fríos. Tranquilo, Pol (o, como preferimos llamarle aquí, P Chill) no se va a ningún sitio. Los de este grupo sois los más hooligans de todos. Los que seguíais incluso aquel perfil falso de Twitter en el que se hacía pasar por Pol Rodellar. Los que participáis en todos los artículos para los que necesita testimonios aunque eso haga que compartáis con un absoluto desconocido los secretos más íntimos que guardáis. Los que ya habéis introducido "tipo" y "jodido" en vuestro vocabulario habitual y os movéis por la vida a ritmo de jazz.

El que solo lee VICE cuando pone las palabras 'drogas', 'sexo' o 'mierda' en el titular

"Ya sé que las dos son cosas muy malas pero ¿qué afecta más a la cabeza, el M o la coca?". Una respuesta concreta, lo que se dice concreta, ahora mismo no tenemos, pero nos apuntamos la idea. De momento, aquí tienes algunas historias locas de peña puesta de M y aquí un artículo sobre los efectos negativos de la coca. "¿Máximo de pajas que te puedes hacer en un día?": mira eso sí te lo podemos decir. "Animatek al revés" es ketamina y tenemos un buen porrón de artículos sobre el tema que te van a responder cualquier duda.

Tenemos perfectamente calculado que el lector que hace este tipo de preguntas tarda una media de tres segundos en leer un artículo en la web. Básicamente porque solo se molesta en leer los destacados, las negritas y, con suerte, los pies de foto, y además va directamente al final para saber cómo acaba el tema. Somos muy fans vuestros.

Gente proponiendo grandes temas para artículos

Algunos de nuestros lectores se creen, de hecho, nuestros editores. Supongo que debe de ser gente con un curro en el que no se les permite tomar ningún tipo de decisión —como rellenar bollitos con crema de chocolate en una fábrica o como ser diputado de Podemos y estar en el Congreso— y que necesita suplir esta falta de control y liderazgo mandando ideas para temas “geniales” para que los de VICE dejen de escribir sobre festivales o feministas de Trípoli. Por cierto, si queréis leer nuestra guía de festivales (la verdadera), podéis hacer clic aquí.

Imaginaos a esta gente proponiendo un tema y esperando pacientemente unos días en su casa, muy nerviosos, mirando la página web cada hora, incluso por la noche. Entonces llega ese día en el que el dichoso artículo sobre la gente que pone genitales a sus genitales sale en la web de VICE y se lo lee muy lentamente y con un orgullo imposible de expresar en palabras, pensando, Este es mi tema, este tema fue idea mía, lo propuse yo.

Publicidad

Pero eso pasa poco. La verdad es que nos enviáis muchas ideas que son recibidas por nuestro comité de 500 editores, lamentablemente estos consideran en asamblea que la mayoría de temas son infumables y los imprimen sobre folios DIN A-4 que pegan en la enorme pared que tenemos en la oficina y reúnen a todos los trabajadores para que nos riamos de ellas mientras les lanzamos tomates orgánicos de proximidad.

Gente MUY perdida

Creíamos que nuestros lectores eran gente muy segura de sí misma, con convicciones muy fuertes y opiniones, como mínimo, decentes, por eso leen VICE y no eldiario.es, El País o el prospecto de las instrucciones de los preservativos. En tanto que esto, nos sorprende que algunos de vosotros, lectores, nos mandéis preguntas tan insensatas como: “¿Quién soy?”, “sois feliz? Pues yo no” (sic), “Por que ? (Sí, en el más amplio sentido de la palabra)” (sic) o “¿Es posible amar a alguien sin razón alguna?”. Preguntas totalmente irrelevantes que solo se hacen los bebés o los delfines muertos. ¿Es que acaso a alguien le importa esto?

Los que preguntan afirmando

¿Por qué preguntas si ya sabes la respuesta? ¿”Hola” puede ser una pregunta? Empieza a preocuparme porque nos lo han preguntado más de una vez. Una persona nos envía la siguiente pregunta: “Investigar sobre la geoingeniería”. Lo más inquietante del caso es: ¿dónde está la pregunta? ¿Es una propuesta de tema y entonces deberíamos archivarla en el apartado de propuestas para que la editora jefa nunca se la lea?

Gente que comete muchas faltas

Ser lector de VICE te da la virtud de ser guay, pero cuidado, se te puede subir a la cabeza y llegar al punto de inventarte palabras tipo “investigandi” o “vositros”. Ánimo a todos a los que os pase eso. Es algo que se supera con el tiempo.

Las faltas son un tema aparte. Lamentablemente, un exceso de faltas hace que el discurso se derruya como un rascacielos en llamas y la credibilidad desaparezca por completo. No nos gusta, pero así es como funciona este mundo. Siempre podéis decir que se os ha quedado el dedo enganchado a la tecla del móvil. O que a nosotros también se nos cuelan. Un "y tú más" en toda regla que siempre funciona.

El crítico

Hay algo en VICE que hace que la gente que nos critica constantemente sienta la necesidad de seguir leyendo nuestros artículos. Gente que comenta cosas como “Si los de VICE de Estados Unidos vieran estos artículos os cerrarían el garito” y cosas así, como suponiendo que no hablamos cada día con esa gente lejana llamada “VICE de Estados Unidos”.

Este tipo de gente nos ha mandado preguntas como “¿De qué sirven los artículos feministas si luego publicáis otros cosificando a la mujer?”. Joder, Carlos Ramillo González de Fuenlabrada, menuda jugada te has marcado aquí, “nos has pillado”. Ponte una medalla y bájate al bar, que te invito a una copa de cava. ¿Bebes cava o crees que es una forma de cosificar las jodidas uvas? Menudo capullo.

Publicidad

Pero en fin, como dicen algunos, una crítica es un tesoro. Nosotros estamos forrados.

El que se preocupa por nosotros

"¿Qué es lo más chungo de trabajar en VICE?", "¿Cuánto cobra un redactor de VICE?", "¿Quién lleva el Instagram de VICE? ¡Me encanta!". Gracias. Todo bien por aquí. Aprovechando a tope el aire acondicionado de la ofi, trabajando y esperando que lleguen las vacaciones, ya sabéis, lo de siempre. ¿Vosotros qué tal?

Este es el único sector del público que nunca jamás ha comentado los artículos en Facebook diciendo que somos unos "modernos hijosdeputa enfarlopados que no saben de qué hablan", ni siquiera aquella vez que hicimos un artículo criticando a lo que más amaban en el mundo. Sois buenas personas, almas nobles y puras incapaces de herir a una mosca. Por favor, no cambiéis.

Los 'grandes temas de la vida'

Nuestros lectores son gente inquieta que se pregunta cosas como: “El culo se limpia de atrás alante o al revés?” (sic). Evidentemente, se limpia de atrás hacia delante, así se aumenta el riesgo de lustrar tus genitales con heces, cosa que generará cierto rechazo a la gente que quiera hacer el amor contigo y así evitarás caer en el gran engaño del sexo. Los animales follan a saco y así les va, no saben escribir ni pensar cosas interesantes. ¿Quieres ser como ellos? Claro que no.

Locos del deporte de lucha

“Joder, tendríais que hacer más reportajes sobre el Muay Thai”. Si bien es cierto que este tipo de lectores son tremendamente fieles y activos en redes cada vez que sacamos algún artículo de algún deporte de lucha, la verdad es que el tipo que nos los escribía desapareció hace ya unos meses y no contesta a las llamadas. La policía ha geolocalizado su móvil en una isla de las Filipinas. Dicen que le han visto fumando una nueva droga llamada “cráneo de abuelo” en sucios callejones.

El que nos lee mientras caga

“¿Sois conscientes de que la mayoría de usuarios os leemos mientras cagamos?”, nos comentan. Lo somos, colega. De hecho tu frase deja entrever algo que nos parece terrible y es que hay gente ahí fuera que lee SIN estar cagando, cosa que me sorprende. No tenía ni idea de que todos esos putos libros, revistas, catálogos del Lidl y páginas de internet se podían leer tumbando mi cuerpo en una cama o posándolo en una silla. En VICE damos por sentado no solo que todo el mundo nos lee mientras caga, sino que todo el mundo lee, así, en general, solo mientras caga. De hecho, amigo mío, deducimos que es altamente probable que mucha peña esté cagando ahora mismo mientras lee esto. Joder, leer sin cagar, menuda locura.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.