guerras y conflictos

Las fuerzas iraquíes toman Nimrud y aseguran que seguirán avanzando hacia el corazón de Mosul

Tras recuperar la histórica ciudad de Nimrud, los soldados iraquíes dijeron ayer, con los barrios de la ciudad ya a la vista, que estaban dispuestos a estrechar el cerco sobre los extremistas islámicos que defienden brutalmente su bastión iraquí
14.11.16
Un soldado iraquí en la ciudad de Hammam al-Alil después de ser arrebatada a Estado Islámico. (Imagen vía EPA)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los soldados iraquíes que luchan justo al norte de Mosul dijeron ayer domingo, con los barrios de la ciudad ya a la vista, que estaban dispuestos a estrechar el cerco sobre los extremistas islámicos que defendían brutalmente su bastión iraquí.

Cuatro semanas después de comenzar la campaña para aplastar al Estado Islámico en Mosul, la ciudad está prácticamente rodeada, pero sólo se han conseguido abrir las defensas de los yihadistas hacia el este de la ciudad, donde han luchado tropas de élite por el control de hasta una docena de distritos.

Publicidad

La batalla por Mosul, la ciudad más grande del grupo extremista suní en Irak y Siria, es la mayor operación militar en Irak en una década de turbulencias desencadenadas por la invasión estadounidense de 2003 que derrocó a Sadam Husein.

El gobierno chií de Irak, que cuenta con apoyo aéreo de Estados Unidos, ha reunido una fuerte coalición de 100.000 efectivos entre tropas, fuerzas de seguridad, combatientes peshmerga kurdos y milicias principalmente chíies, y cree que la ofensiva marcará el final de Estado Islámico en Irak.

Sin embargo, la lucha podría prolongarse.

Un oficial de las fuerzas especiales del ejército iraquí en el frente del norte dijo que sus hombres tenían como objetivo Hadba, el primer vecindario ante ellos dentro de los límites de la ciudad. El distrito era visible desde su posición en el pueblo de Bawiza.

El general de brigada Ali Abdulla dijo que los combatientes de Estado islámico habían sido expulsados de Bawiza y de otro pueblo, Saada, aunque el avance se había frenado por la presencia de civiles que según él estaban siendo utilizados por los extremistas como escudos humanos.

"Nuestro acercamiento [a Hadba] será muy lento y cauteloso para que podamos llegar a las familias y liberarlas de las garras de Daesh [Estado Islámico]", dijo Abdulla. El momento de la decisión de avanzar hacia Hadba también dependerá del progreso en otros frentes, dijo. Las fuerzas de seguridad están avanzando hacia el sur de Mosul, en dirección al aeropuerto de la ciudad en la orilla occidental del río Tigris. Abdulla destacó que Estado Islámico estaba usando coches bomba suicidas, bombas en la carretera, francotiradores y morteros de largo alcance para tratar de contener el avance del ejército en el norte, táctica que también ha usado con efectos letales en el frente oriental. Otro oficial, el capitán Oqba Nafaa, dijo que los militantes seguían luchando en Saada, utilizando una red de túneles para realizar ataques por sorpresa contra las fuerzas atacantes.

La toma de Nimrud

A unos 30 kilómetros al sur de Mosul, el ejército iraquí recuperó ayer domingo Nimrud, lugar situado junto una antigua ciudad asiria que fue invadido por los extremistas islámicos hace dos años. "Tropas de la Novena División Blindada liberaron completamente la ciudad de Nimrud e izaron la bandera iraquí en sus edificios", dijo el ejército de Bagdad en un comunicado. Nimrud se encuentra a un kilómetro al oeste de las ruinas de la ciudad de 3.000 años de antigüedad. Los soldados también capturaron el pueblo de Numaniya, en el borde de la ciudad que fue capital del imperio asirio que llegó a extenderse desde Egipto a zonas que en la actualidad pertenecen a Irán y Turquía. Nimrud fue demolida el año pasado en la campaña de Estado Islámico para destruir símbolos considerados idolátricos por los radicales suníes. Imágenes de vídeo emitidas por Estado Islámico, supuestamente de Nimrud, también mostraron a sus combatientes destruyendo reliquias con taladros eléctricos y explosivos. Más de 54.000 personas han sido desplazadas en las cuatro semanas que está durando la campaña de Mosul. El Consejo de Refugiados Noruego dijo el domingo que decenas de miles de personas "carecen de acceso a agua, alimentos, electricidad y servicios básicos de salud" en zonas recuperadas por el ejército en Mosul y en ciudades y pueblos de los alrededores. Es probable que unas 700.000 personas necesiten alojamiento, alimentos, comida o asistencia médica. En el norte del país, los combatientes kurdos iraquíes que luchaban contra Estado Islámico destruyeron ilegalmente casas árabes en decenas de ciudades y pueblos en lo que puede constituir un crimen de guerra, dijo el domingo el grupo de derechos humanos Human Rights Watch. Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs