Europa

Europa pone en circulación una moneda de dos euros por los niños desaparecidos

Liam Vanden Branden desapareció cuando tenía dos años en Bélgica y hoy, veinte años después, sigue sin haber ninguna pista sobre él. Su rostro está plasmado en la moneda para recordar que unos 250.000 niños desaparecen en Europa cada año.
16.6.16
Photo via Pièce de l'Espoir

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Liam Vanden Branden tenía dos años cuando desapareció el 3 de mayo de 1996 en la ciudad de Malinas, en Bélgica. El niño jugaba en casa de su abuela, donde se quedó sin vigilancia un máximo de 15 minutos. Cuando la abuela descubrió que la puerta de la entrada estaba abierta, Liam ya había desaparecido. Se hicieron importantes búsquedas, pero fue imposible encontrar al niño. Veinte años después, sigue sin haber ningún rastro de Liam.

250.000 niños desaparecen en Europa cada año. Cada dos minutos desaparece un niño. La mayor parte se fuga, son retenidos por uno de los padres, o desaparecen tratando de encontrar refugio en Europa. Otros se pierden mientras están en los campos de refugiados.

Con el fin de llamar la atención sobre esta situación, la organización belga Child Focus ha creado la Moneda de la Esperanza [Pièce d'Espoir], una pieza de dos euros, creada en colaboración con el Banco Nacional de Bélgica. Un millón de estas monedas han sido puestas en circulación, y pueden circular en toda Europa. En lugar de tener la figura del rey belga, las monedas tienen el rostro de Liam. El objetivo de la iniciativa es sensibilizar a los europeos ante el problema de los niños desaparecidos.

VICE News ha entrevistado a Dirk Vanden Brander, el padre de Liam, para hablar de su hijo y de la reciente campaña.

Veinte años después, ¿cuál es su percepción de la desaparición de Liam? ¿Piensa en eso a diario?
No realmente. Suelo ir al directorio de Child Focus para revisar los casos de niños desaparecidos. Pero no me ocupo a diario de la búsqueda de mi hijo. Si hay nuevos indicios, los investigadores van a apoyarse en ellos. No hay mucho que uno pueda hacer como padre. Lo que yo hago es reexaminar todos los documentos del archivo. Tal vez perdimos alguna pista, o debimos verificar dos veces algún aspecto del expediente. Yo no hago la investigación, pero si encuentro algo, los encargados le echarán un ojo.

Con esta campaña, todo el mundo vuelve a hablar de nuestra historia, pero después de todos estos años eso no me afecta demasiado. Estoy muy contento de ver toda esta atención. Si no hacemos algo, las cosas no avanzarán jamás.

¿Tiene alguna idea de lo que pudo haberle pasado?
Siempre he pensado que se lo llevaron, pero no hay manera de probarlo. Las personas que llevaron a cabo la investigación dijeron que sin duda había caído en el agua cerca de la casa, pero tampoco pudieron probar esa teoría.

¿Qué piensa de esta moneda grabada con el rostro de su hijo?
Es un gran honor y un bello gesto. Soy consciente de que representa algo importante. Cuando me preguntaron si podían usar la foto de mi hijo para la moneda, no lo dudé un segundo. Los medios hicieron una gran cobertura del caso de mi hijo a lo largo de veinte años, y estoy muy agradecido por ello. Cada vez que contaba mi historia a algún medio y querían tomarme una foto para el artículo les respondía: "Tomen una foto de mi hijo, mejor". Después de todo es a él a quien buscamos.

¿Espera que esta moneda le permita tener nueva información?
Eso sería excelente. Si no sucede, es una pena, pero no hay nada que pueda hacer. De nuevo, si no se hace el intento, no se llega a nada. Además, esta moneda no es sólo por Liam, sino por todos los niños desaparecidos en Europa.

¿Alguna ha perdido la esperanza de reencontrar a Liam?
En el momento en que abandonas la esperanza, se cierra el capítulo de su desaparición. No puedo cerrar ese capítulo porque no sé qué pasó. En tanto no sepa, jamás perderé la esperanza de apretar su mano y abrazarlo.

_Visita el sitio de Pièce de l'Espoir_ _para más información sobre la campaña._

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs