Nueve mujeres latinoamericanas  de la música comiéndose el mundo

Nueve mujeres latinoamericanas de la música comiéndose el mundo

Desde la música lista para el perreo a los blasts del death metal, he aquí a nueve mujeres latinas que van con todo y más para este 2018

Terminamos el día de hoy con una reflexión breve; sabemos que como en cualquier ámbito, el mundo de la música plantea para las mujeres una serie de retos, surgidos a partir de una serie de condiciones de desigualdad y machismo, que tenemos que revisar no únicamente cada 8 de marzo, sino de manera continua, crítica, constante, los 365 días del año, al menos quienes estamos dentro de todo este numerito.

Publicidad

Así, este es un pequeño homenaje para todas aquellas que han logrado brincar este cerco de desventajas para, como diríamos coloquialmente, romperla, no únicamente en su país de origen, sino también a nivel regional e incluso global.

Y aunque quisiéramos publicar una lista mucho más larga, donde no se nos escaparan nombres como Becky G, Nathy Peluso, Dat García, Debit, Ela Minus, Sotomayor, Catnapp, Lucrecia Dalt ,Elsa y Elmar, Camila Fuchs, Cabello, Miss Garrison o Salt Cathedral, todo listado debe tener principio y también final, así que éstas son cinco propuestas, nueve mujeres en total, latinoamericanas que consideramos se están desbordando hoy, ahora:

MULA

En el último par de años República Dominicana le ha regalado a nuestros oídos una descarga de música visionaria y arriesgada. Tan venenosa para la pista y dulce para despertar todos los sentidos. Dentro de una nueva camada que se está empezando a tomar el rap, el trap, el global bass y las rarezas de lo alternativo, hay un proyecto comandado por tres mujeres que sin muchas pretensiones, se ha logrado abrir un espacio en la escena de la música latina underground cada vez con más fuerza. Mula, el neo-tropical power trío integrado por las hermanas Anabel y Cristabel Acevedo y Rachel Rojas, es una máquina de mixturas futuristas donde el electro merengue, el synth dembow, la bachata trap y la poesía caribeña se encuentran, conviven y van contagiando al público en cada presentación. En el 2015 lanzaron su primer disco titulado Mula , que más adelante tuvo una reedición con remixes de productores latinoamericanos como Mediopicky, Rach Do y Sosa Mas Nada, entre otros. Después de esto, en el 2017, salió a la luz Aguas, uno de nuestros discos favoritos del año, y destacado también por medios como Remezcla, Red Bull Panamerika, NPR Latino, Latinos Who Launch, Shock, y varios más a lo largo de latinoamérica. Con su infecciosa y deliciosa mezcla han logrado también hacer parte de festivales como el Contra Pedal de Sao Paulo, Sónar de Bogotá, Nrmal de México y conciertos en Honduras, El Salvador y Estados Unidos. Sin duda en el mundo de la electrónica tropical alternativa, son la nueva sangre y la están rompiendo como nunca.

Publicidad

Kali Uchis

Con apenas 23 años, ya se puede decir –sin escrúpulo alguno– que Kali Uchis es, de lejos, la cantante favorita de tu rapero favorito. La artista colombo-americana ha sabido labrar un camino tan espinoso como deslumbrante, logrando pasar de ser una inmigrante en busca del llamado “sueño americano”, a ser contactada por nombres como Snoop Dogg y Tyler, The Creator en sus redes sociales para meterle fuego a sus recetas musicales. Desde entonces, Kali se ha convertido en una de las figuras más relevantes del escenario R&B y pop contemporáneo, deslumbrando a cada uno de los oídos que escucha su tono de voz, tan clásico como sensual, conjugarse con los beats más romanticones del circuito. A lo largo del último año, la reina de Pereira ha sido portada de The Fader, estuvo a punto de ganarse un Grammy Latino, giró por cuanto país te puedas imaginar, y colaboró con artistas de la talla de Gorillaz, Juanes, Daniel Caesar y Jorja Smith. Y, como si fuera poco, para este 2018 prometió regalarnos su bendito álbum debut. Si en 2017 Kali Uchis estuvo por todos lados, 2018 promete ser el año que consagrará a la nueva diva del continente americano.

Karol G

Si el simple hecho de ser mujer en la industria musical es un reto del que no muchas destacan gloriosamente, imaginen lo que significa brillar, además, en el reggaetón, un género no solamente tildado de machista, sino muchas veces también criticado por las mismas mujeres. Un género donde todo lo que tiene que ver con ellas, se ha satanizado y han pasado de musas a objetos sexuales. Y aunque en muchas de las letras más explícitas del género se le haga una oda a esta última idea, la verdad es que existe también un reggaetón en el cual ni siquiera ellas reciben adulaciones, sino que son ellas las que se empoderan, las que dejan claro que su cuerpo es su territorio y que opera bajo sus leyes. Justo allí está Karol G, una paisa cuya carrera en la música urbana tardó en estallar, pero que finalmente está viendo los resultados. En 2017, su álbum debut Unstoppable llegó al #2 de los Top Latin Albums en Billboard, y sus colaboraciones con Cosculluela, Bad Bunny, Mau y Ricky acumulan más de 600 millones de reproducciones en YouTube. Y no es que necesite de colaboraciones masculinas para destacar: su más reciente éxito “Pineapple”, en una semana ha logrado más de 15 millones de reproducciones y ha alcanzado el #3 en los videos más virales de la plataforma. Además de esto, vale la pena detenerse a escuchar canciones como “Casi nada”, “Ahora me llama”, “Muñeco de Lego” e incluso su remix “En la cara” de Major Lazer, temas absolutamente empoderadores y conscientes del lugar que debe tomar la mujer, no solamente en el género, sino en la misma sociedad. A su vez, logra ponerse en el lugar de ser la que manda y no la dominada, teniendo el timón a su mando y buscando que en su mensaje muchas se sumen a esa lucha y se pongan en los zapatos de ser las dueñas de sus cuerpos y su sexualidad. Karol G la rompe en todos los sentidos de la palabra y eso debería ser suficiente para seguirle la pista.

Publicidad

Rosa Pistola

2017 fue el año de Rosa Pistola, pero también 2016 y conociéndola, 2018 lo será igual, porque en realidad la fortuna de esta mujer nada tiene que ver con coincidencias ni buena suerte, Laura Puentes -el nombre legalmente registrado de esta DJ de treinta años, colombiana de nacimiento y mexicana por adopción- es el tipo de personas que se fija objetivos y trabaja en línea recta y lo que sea necesario para alcanzarlos. Ese es, básicamente, su secreto. En 2015 comenzó su carrera como DJ profesional y su entrega a la causa del reggaetón le permitió para 2017 aparecer en Boiler Room al lado de DJ Playero, considerado por muchos como uno de los creadores del género, y Riobamba. Este 2018 Sónar Barcelona le ha programado, se vienen una serie de tracks producidos en exclusiva por figurones como El Habano para los sets de Rosa -los cuales formarán parte de la Línea del Sex- y viajará a NY, donde a través del Red Bull Music Festival se encontrará con sus meros padrinos, The Noise, dentro del programa Reggaeton: Hasta Abajo.

Nervosa

Sepultura, Sarcófago, Ratos de Porao, nombres que pesan cuando hablamos de Thrash, Death Metal y Hardcore como instituciones. Y todos estos tótems fueron erigidos en Brasil, país que desde 2010 ha aportado otro sólido eslabón a la cadena: Nervosa. Todavía no decido si lo que más me impresiona del trío es el bajo robusto y machacante de Fernanda Lira, las ráfagas de guitarra punzocortantes de Fernanda Lira o la manera en que Luana Dametto utiliza la batería como un bulldozer de demolición, pero en conjunto las Nervosa están haciendo que su patria siga ocupando un lugar de honor en el mapa de la música extrema. El sello austriaco Napalm Records es su casa y su calendario de giras está permanentemente a tope. Los skills y la creatividad de estas tres mujeres las hace altamente competitivas en un momento histórico en que el metal ha alcanzado una complejidad tal que Lemmy Kilmister, si acaso, apenas pudo haber sospechado; con bandas como Meshuggah desarrollando permanentemente nuevas maneras de hacer sangrar nuestros oídos. He aquí unas dignas contrincantes para cualquier banda sobrecargada de testosterona y violencia sónica en la que puedas pensar.