Publicidad
Salud Mental

Estas son las palabras que más usan las personas deprimidas

No siempre utilizan términos negativos como "soledad", "tristeza", o "desesperación".

por Mohammed Al-Mosaiwi; traducido por Núria Cabrera
05 Marzo 2018, 5:00am

Imagen vía Unsplash

Desde tu forma de moverte y dormir, a tu manera de interactuar con la gente de tu alrededor, la depresión influye en absolutamente todo. Este trastorno puede percibirse hasta en cómo hablas o te expresas escribiendo. A veces, este “lenguaje depresivo” puede afectar a los demás en gran medida. Un claro ejemplo es el impacto de la poesía y de las canciones de Sylvia Plath y Kurt Cobain, quienes se suicidaron por depresión.

Los científicos llevan tiempo intentando conocer la relación exacta que hay entre la depresión y el lenguaje, y la tecnología nos está acercando cada vez más a conocer dicha relación. Nuestro nuevo estudio, publicado en la revista C linical Psychological Science, ha descubierto toda una serie de términos que pueden ayudar a predecir con exactitud si alguien tiene depresión.

Tradicionalmente, los investigadores realizaban análisis lingüísticos en este campo a través de lecturas y toma de notas.

Actualmente, los métodos de análisis de texto computacionales permiten el procesamiento de bancos de datos extremadamente extensos en cuestión de minutos. Esto puede ayudar a identificar características lingüísticas que las personas podrían pasar por alto, a calcular la prevalencia porcentual de palabras y clases de palabras, la diversidad léxica, la longitud media de las oraciones, los patrones gramaticales y muchos otros parámetros.

Hasta la fecha, los ensayos y las entradas de diario escritas por gente deprimida como, por ejemplo, los trabajos de artistas famosos como Cobain y Plath, han sido de gran utilidad. En cuanto al lenguaje oral, pequeños fragmentos del lenguaje natural de personas con depresión también han aportado ideas interesantes. En conjunto, los resultados de esta investigación revelan claras y consistentes diferencias en el lenguaje entre aquellos con y sin síntomas de depresión.

Las entradas de diario escritas por gente deprimida como, por ejemplo, los trabajos de artistas famosos como Cobain y Plath, han sido de gran utilidad

El lenguaje puede dividirse en dos componentes: contenido y estilo. El contenido está relacionado con lo que expresamos, es decir, con el significado o con el tema de nuestras manifestaciones. No sería sorpresa para muchos saber que aquellos que presentan síntomas de depresión utilizan una cantidad excesiva de palabras con connotaciones negativas, sobre todo adjetivos y adverbios negativos como “solitario”, “miserable” o “triste”.

Sabemos que el diálogo interno (centrado en problemas personales) y el aislamiento social son características usuales de la depresión. No obstante, no tenemos del todo claro si estos descubrimientos reflejan diferencias en la forma de pensar o en la capacidad de atención. ¿La depresión provoca que la gente se centre en sí misma, o la gente que se centra demasiado en sí misma empieza a presentar síntomas de depresión?

El estilo del lenguaje está relacionado con la forma en la que nos expresamos más que con el contenido. En nuestro estudio recientemente llevamos a cabo un extenso análisis de texto en 64 foros de salud mental online en el que se examinó a más de 6.400 usuarios.

Las “ palabras absolutistas—que incluyen magnitudes absolutas o probabilidades, como “siempre”, “nada” o “completamente” — han resultado ser mejores indicadores en estos foros que los pronombres o términos con connotaciones negativas.

Entender el lenguaje depresivo no solo puede ayudarnos a comprender la manera en que piensan aquellos con síntomas de depresión, sino que también puede favorecernos a nivel práctico

Al principio, predijimos que aquellos con depresión deben tener una visión del mundo más en blanco y negro, y que esto se manifiesta en su estilo de lenguaje. Comparando 19 foros de control (por ejemplo, Mumsnet y StudentRoom), la prevalencia de palabras absolutistas es, aproximadamente, un 50 por ciento mayor en foros sobre la ansiedad y la depresión , y un 80 por ciento en foros de ideación suicida.

Los pronombres produjeron un patrón distribucional similar como palabras absolutistas en los foros, pero el efecto fue más leve. En cambio, los términos con connotaciones negativas fueron paradójicamente menos prevalentes en los foros de ideación suicida que en los de ansiedad y depresión.

En nuestro estudio también incluimos foros de recuperación, donde los miembros que sienten que se han rehabilitado de un episodio depresivo difunden publicaciones positivas y alentadoras sobre su recuperación.

Aquí descubrimos que los términos negativos se utilizaban a niveles comparables con los foros de control, mientras que el uso de palabras positivas se elevaba a, prácticamente, el 70 por ciento. Sin embargo, la prevalencia de términos absolutistas fue bastante más alta que en los foros de control, pero ligeramente más baja que en los de ansiedad y depresión.

Uno de los puntos importantes es que aquellos que han sufrido previamente síntomas depresivos tienen muchas más probabilidades de volver a padecerlos. Por tanto, su gran tendencia a pensar de manera absolutista, incluso cuando no presentan síntomas de depresión, podría causarles algún episodio depresivo. Se ha visto el mismo efecto en el uso de pronombres, pero no en el de términos que connotan negatividad.

Cómo te sientas con el paso del tiempo es lo que determina si estás sufriendo

Entender el lenguaje depresivo no solo puede ayudarnos a comprender la manera en que piensan aquellos con síntomas de depresión, sino que también puede favorecernos a nivel práctico. Los investigadores están combinando el análisis de textos automatizados con el aprendizaje automático (ordenadores que pueden aprender a partir de la experiencia sin ser programados) para clasificar una variedad de condiciones de salud mental a partir de fragmentos de texto de lenguaje natural como publicaciones en blogs.

Esta clasificación está dando mejores resultados que la realizada por terapeutas profesionales. Cabe remarcar que, cuanta más información reciba y más sofisticados sean los algoritmos, más exacta será la clasificación del aprendizaje automático. Esto va más allá de observar los amplios patrones del absolutismo, de la negatividad y de los pronombres que ya se han discutido. Lo que se ha empezado a hacer es utilizar ordenadores para identificar con exactitud las crecientes subcategorías específicas de problemas de salud mental, como el perfeccionismo, los problemas de autoestima y la ansiedad social.

Dicho esto, está claro que es posible emplear un lenguaje asociado a la depresión sin estar deprimido realmente. Cabe destacar que cómo te sientas con el paso del tiempo es lo que determina si estás sufriendo. Pero como la Organización Mundial de la Salud estima que más de 300 millones de personas en todo el mundo están padeciendo ahora depresión, un 18 por ciento más que en 2005, disponer de más herramientas para diagnosticar el síndrome es, sin ninguna duda, importante para poder mejorar la salud mental y prevenir suicidios trágicos como los que cometieron Plath y Cobain.

Mohammad Al-Mosaiwi es doctor en psicología en la Universidad de Reading.