Este político tuvo que ofrecer disculpas por comer pastel con la forma de Cristo

A los religiosos no les pareció apropiado ver al ministro de Cultura de Buenos Aires morder los estigmas de frosting de nuestro Señor y Salvador.
4.6.18
Captura de pantalla vía Instagram

Artículo publicado originalmente por Munchies Estados Unidos. Leer en inglés.

Los artistas argentinos Marianela Perelli y Pool Paolini —mejor conocidos como Pool y Marianela— llaman a su último concepto Kidstianism. La exposición presenta piezas que "exploran la intersección de la religión y el comercio", que es el lenguaje artístico para decir, "clavamos un Thundercat en una cruz porque el cristianismo es un producto manufacturado o algo así". Cuando la exposición se inauguró en Los Ángeles, presentaron un pastel de Jesús de tamaño natural, con todo y los estigmas de frosting rojo, que fue cortado y vendido a los asistentes esa noche. Además de los visitantes a la galería, parece que nadie se dio cuenta, pero eso podría haber ocurrido porque ningún funcionario del gobierno fue sorprendido frente a la cámaras con un bocado de Cristo en sus bocas.

Enrique Avogadro, el ministro de Cultura de Buenos Aires, Argentina, se vio obligado a disculparse después de comerse una porción del brazo de Jesús en una exposición de arte contemporáneo en la capital argentina. Pool y Marianela publicaron un video de Instagram —actualmente borrado— de Avogadro con sus refrigerios sacrílegos, un clip que no fue recibido con agrado en el país mayormente católico. En los días posteriores al suceso, ha habido innumerables publicaciones en las redes sociales que condenan a Avogadro y le piden que renuncie o sea despedido.

"Por favor, si te queda algo de dignidad, renuncia, márchate con el flagelo que te acompaña", dice un comentario en la página de Facebook de Avogadro. "Has herido a los verdaderamente religiosos, y a la fe cristiana y católica. No mereces [tu rol] en una nación que nació bajo la Cruz y la espada".

Publicidad

El Cardenal Mario Poli, el arzobispo de Buenos Aires, envió una carta a Rodríguez Larreta Schedule, el jefe del gobierno de la ciudad, calificando el comportamiento de Avogadro como "una afrenta contra el espíritu religioso". También hay una petición de Change.org que solicita su destitución.

En Facebook, Avogadro escribió que "lamenta sinceramente si alguien se sintió ofendido", lo cual siempre es una excelente manera de comenzar una disculpa. "Como persona, tengo una opinión muy clara en favor de la libertad de expresión, particularmente cuando está relacionada con asuntos que nos cuestionan, que nos hacen reflexionar o que se oponen a nuestras propias convicciones", dijo. "También creo que el papel de el arte es precisamente hacernos sentir incómodos y sacudirnos. Entiendo, por otro lado, que los empleados públicos tienen un rol que trasciende lo personal y, como tal, somos responsables de nuestras acciones. Por esta misma razón, quiero pedir disculpas". (OK, buen final para cerrar la publicación, Enrique).

Pero según La Nación, podría no ser suficiente. Se suponía que Avogrado iba a asistir a una conferencia de prensa en el Complejo Teatral de Buenos Aires la noche anterior, pero no asistió. (El documento no establece si eso fue por elección o no). Es probable que Pool y Marianela no la estén pasando mejor; eliminaron su cuenta de Facebook y su Instagram ahora es privado. Algunas de las exhibiciones anteriores de la pareja, incluida la llamada "Religión Plástica" —atestada de Barbies— han sido bien recibidas en Estados Unidos, pero se han topado con amenazas en su país de origen. Una exposición de 2014 en una galería de Buenos Aires fue suspendida después de lo que El Clarín describe como "correos y llamadas telefónicas de personas que prometieron manifestarse en la puerta, denunciarlos [y] romper todo".

Sin embargo, el ministro Avogadro tiene un puñado de simpatizantes. "Yo estuve ahí. Además de ver al ministro de Cultura participar en el evento, también vi a múltiples cristianos, judíos, ateos, artistas, curadores, arquitectos, personal de seguridad, médicos y muchos otros que también recorrieron la [feria de arte]". el galerista Eduardo Saubidet escribió en Instagram. "Un verdadero espíritu de compartir. Algo bastante similar a lo que promulgó el Cristo original".

Eso está bien, pero sería mejor dejar a Jesús fuera de este tipo de expresiones. Y fuera de los platos de los funcionarios del gobierno, por su propio bien.