K-pop illustration language Korean
Ilustración de Lord Izzy

No necesitas saber coreano para disfrutar el K-pop, pero ayuda

En Estados Unidos, las inscripciones a clases de coreano subieron un 13,7 por ciento entre 2013 y 2016, haciendo de este el onceavo lenguaje más estudiado en el país. ¿Qué tanto tiene que ver el K-Pop?
8.3.19

Este artículo apareció originalmente en Noisey UK.

Valerie es una mujer holandesa de 25 años que disfruta la música incluso cuando no entiende todas las letras. Bueno, cuando todavía no entiende. Valerie —una seguidora de BTS, EXO y Blackpink— es una de muchos fans del K-pop que comenzaron escuchándolo sin saber una jota de coreano, pero que están cambiando eso. Al final, "no creo que el lenguaje sea una barrera", dice ella. "Simplemente es otra capa de relevancia cultural para mí. Me hizo darme cuenta del efecto que tiene el lenguaje en la música. ¿Necesito entender lo que dicen para disfrutarla? Me di cuenta de que no. Pero si encuentro canciones que me gustan, suelo buscar las traducciones, especialmente si el mensaje de la canción es algo con lo que me pueda relacionar".

Publicidad

Si has pasado algún tiempo en el universo del fandom internacional del K-pop, podemos asumir que has pensado al menos una vez en la cuestión del lenguaje. Está en todas partes: en los chistes internos, en los shows de televisión de variedades que no han sido subtitulados y en el acceso a contenido dentro de páginas web como el Fancafe de BTS. También está en la crítica a los artistas que amamos; en el racismo y la xenofobia solapada de quienes tratan condescendientemente a los ídolos, de los que se burlan de sus letras y los que cuestionan a jóvenes mujeres por la profundidad del entendimiento de su música favorita, como si fuera tan difícil conseguir una traducción hoy en día, o entender un sentimiento que va más allá de las palabras.

Otros medios ya empezaron a dar crédito al K-pop por incrementar el interés en el coreano. Adicionalmente, un reporte de la Asociación de Lenguas Modernas mostró un crecimiento en las inscripciones de clases de coreano de 13,7 por ciento entre 2013 y 2016, haciendo del coreano el onceavo idioma más estudiado en Estados Unidos, mientras que las inscripciones para a aprender idiomas a nivel general bajaron. Pero la relación entre el K-pop y el lenguaje va más allá del salón de clases.

"El interés por aprender coreano siempre ha existido; no es como si BTS y los otros grupos famosos fueran responsables por hacer que la gente lo aprendiera", aclara Hyunwoo Sun, fundador de Talk To Me In Korean, un galardonado servicio multiplataforma para aprender coreano, usado por fans de todo el mundo. "Sin embargo, ha hecho que el trabajo de los estudiantes sea un poco más fácil. En 2019, un estudiante puede meterse a internet y conectarse con un colega miembro del BTS ARMY, y esa es una mayor motivación para aprender. Es más fácil para ellos mostrar sus intereses y ser entendidos por otras personas. Ya no es un tema raro del cual hablar".

Katy, una fan inglesa de 25 años de varios grupos, está estudiando coreano en la universidad actualmente. "Decidí empezar a aprender coreano porque quería poder entender lo que significaban las letras de las canciones y lo que los ídolos decían en los shows de entretenimiento", me dice. "Empecé a aprender palabras de uno y otro lado y quedé enganchada. Pasaron solo unos meses antes de que decidiera comprar un libro para enseñarme coreano a mí misma".

Aunque uno inevitablemente aprende algunas palabras cuando escucha K-pop, muchos fans están especialmente agradecidos y no son tímidos en hablar de su aprecio por los fans traductores, quienes pasan horas haciendo tuits, videos y lanzamientos más accesibles para los que no hablan coreano. Una de esas traductoras se llama @Alittlefreakey en línea (el nombre personal que me dio fue 'S'). Ella es fan de SHINee y maneja una cuenta de Twitter en la que apoya a todos sus miembros, pero especialmente enfocada en su favorito, Key.

Publicidad

"Soy coreano-americana, pero no aprendí mucho coreano de niña porque mis padres hablaban un inglés muy fluido", dice S cuando le pregunto por qué decidió aprender el idioma. "Me di cuenta de que necesitaba mejorar mi coreano cuando no me pude comunicar tan bien como querían con mi familia extendida. Traducir [videos de SHINee] fue una alternativa divertida a las clases de idiomas de los sábados. He sido Shawol [el nombre que se les da a los fans de SHINee] desde su debut y aprendí a subtitular videos específicamente para ayudar a SHINee a ampliar su audiencia internacional siendo rookies [el nombre que se le da a un grupo que apenas está empezando]".

S ha estado traduciendo desde 2009, y regresó después de haberse tomado un largo descanso para apoyar a Key en sus lanzamientos recientes como solista. Ver cómo crece la fanaticada la motiva en su tedioso trabajo de traducción, pero también es muy consciente al resaltar las responsabilidades del traductor fan. Ella dice que quisiera que "más fans que publican traducciones entendieran que hay cierta responsabilidad en ser 'fan traductor'. Los fans internacionales que no saben coreano dependen de nosotros para la información, así que deberíamos ser cuidadosos frente a las fuentes y la precisión de nuestras traducciones. Las malas traducciones son peores que no tener traducciones".

Está en lo correcto; no es poco común que una información errónea se de a conocer en Twitter por un comentario mal traducido, lo cual no es ideal, y a veces es incluso dañino. Pero contextualizar citas no es solo cuestión de leer; muchas veces, los aspectos culturales de las canciones necesitan ser aclarados, y hay medios completos dedicados a cerrar esas brechas. Un ejemplo de esto es la popular serie de YouTube de Danny y David Kim "Explained by a Korean", en donde desmenuzan minuciosamente referencias y juegos de palabras que, de otra manera, audiencias internacionales no podrían entender.

Sin embargo, más allá del K-pop y del coreano, y de que medios occidentales lo reconozcan o no, el lenguaje siempre ha jugado una parte fundamental en los fandoms para quienes crecimos hablando un idioma diferente al inglés. Al ser de Brasil y hablar portugués, siempre le he atribuido mi fluidez en el inglés en gran parte al fandom y a mi amor por las bandas californianas de punk de mi adolescencia. En esos años de terribles decisiones de delineador de ojos, pasé horas buscando traducciones y buscando documentales subtitulados. Esta dedicación me parecía algo natural: me gustaban estas bandas y su música, así que quería aprender más de ellas. Así que, ¿por qué es tan desconcertante, como algunas personas angloparlantes sugieren, que los fans de K-pop quieran aprender coreano?

"Creo que los falsos conceptos [alrededor de los fans del K-pop] están sesgados por el género, más que nada", dice Yady, una fan estadounidense de 24 años de BTS, EXID, y Twice, cuya lengua materna es el español. "Se que hay grupos de fans de lengua extranjera más pequeños en Estados Unidos, pero casi todos son dominados por hombres; como los de cine extranjero e incluso los de 'músicas del mundo'. Pero como las fans de K-pop son presentadas como mujeres jóvenes, las personas no pueden tener en su cabeza la posibilidad de que las chicas sean inteligentes y matizadas y hayan —al menos— dominado el arte de Google Translate".

La mayoría de personas del fandom internacional del K-pop están conscientes y son orgullosas de su diversidad lingüística, tanto en sus grupos favoritos como en los foros en línea. Los fans del K-pop también parecen estar siempre listos para ayudarse cuando se trata de entender algo, ya sea para ayudarle a alguien entender un artículo noticioso en el que habla de producto del cabello favorito de un integrante, o para desenredar cosas más complejas en el panorama político.

Dicho esto, no todo es luz y felicidad. Puede llegar a ser insoportable cuando los fans no coreanos fetichizan términos coreanos, o exigen una canción en inglés a artistas coreanos. "Creo que hay algo gratificante en escuchar las voces que amas hablando en un idioma que entiendes", dice Yady, quien, como otros fans, dice que la prevalencia de las solicitudes del inglés no suele ser maliciosa, sino desacertada. "Creo que también hay un deseo de la industria occidental de intimidar a los extranjeros para que se adapten por el bien del alcance de su audiencia", continúa. "Siempre está la presión de hacer algo más accesible o digerible".

En cualquier caso, lo que tienen que entender aquellos que se burlan de la idea de mujeres jóvenes que disfrutan de algo que no está en inglés, es que nuestra conexión con el lenguaje va mucho más allá de querer aprender palabras específicas en coreano para entender canciones; y que el acceso al inglés no es, y no debería ser nunca, el fin último del amor de alguien por un grupo o una música.

Escuchar el beat de 2NE1 en "I Am the Best (내가 제일 잘 나가)" puede darle a cualquier persona una sensación de bienestar y autoafirmación. Y cuando uno combina el timbre bajo de Kim Taehyung de BTS en "Singularity", con su beat lento y conmovedor, puede ser fácil entender el duelo tras sus palabras, incluso si uno no entiende de inmediato las palabras. Combinen eso con los impecables videos musicales y tienen una historia que puede trascender océanos.

"Incluso si no hay traducciones o subtítulos, la música en sí misma es un lenguaje", dice Tássia, una fan brasilera de varios grupos, actualmente viviendo en Portugal. "Uno sabe cuando una canción es triste o feliz, incluso si es solo instrumental. Y con los videos musicales, los mensajes son incluso más claros: uno obtiene la expresión de los artistas, las imágenes, la coreografía. Todo es un lenguaje; pero no todos los lenguajes tienen palabras".

Conéctate con Noisey en Instagram.