hip hop japonés

Un recorrido entre la vieja y nueva guardia del hip hop nipón

Conoce cómo los japoneses hicieron suyo este género, así como algunos proyectos nuevos que están incendiando el underground asiático.

En 1983 Wild Style llegó a los cines de Tokio. Es la primera película audiovisual que registró el nacimiento del hip hop como cultura con escenas donde se ve a graffiteros rayando los vagones del metro, B boys haciendo acrobacias, tremendas batallas de rimas, y la aparición de icónicos personajes como Grandmaster Flash. Desde una perspectiva cercana al documental y con estilo cinéma vérité, esta especial pieza definitivamente captó la atención del público japonés, pero de forma peculiar los bailarines de breakdance dejaron una gran impresión.

Publicidad

Para promocionar la película algunos miembros del elenco viajaron al país del sol naciente junto con el primer y más famoso colectivo de breakers neoyorkinos: el Rock Steady Crew, quienes mostraron sus movimientos en vivo en varios clubes y en televisión. Casi de la noche a la mañana grupos japoneses de breakdance comenzaron a aparecer en las calles: los Tokyo B-Boys, el B-5 Crew y los Mystic Movers.

La locación para este inevitable incremento en la popularidad del hip hop en Japón fue el parque Yoyogi, ubicado en Harajuku, el distrito de Tokio donde se reúnen los jóvenes y más extravagantes personajes de la capital nipona, un punto de encuentro para los más fashion. Y es que la moda fue otra de las formas a través de las que el hip hop continuó desarrollándose en el país asiático. Por ejemplo, Hiroshi Fujiwara, mejor conocido como el padre de la street fashion, fue uno de los primeros DJs de hip hop japonés, mientras que Nigo, el diseñador y fundador de la marca de hip hop fashion, A Bathing Ape, también fue miembro fundador del grupo de hip hop Teriyaki Boyz.

El terreno musical comenzó a tener avance hacia la segunda mitad de la década de los ochenta. El famosísimo DJ Krush, mejor conocido como el primer japonés en usar una tornamesa para crear beats de hip hop, comenzó como parte de B-Fresh, unos de los primeros grupos de hip hop en firmar con una disquera. Se dice que Krush era parte de la yakuza -la mafia japonesa-, pero renunció para unirse al movimiento de hip hop japonés, después de ver adivinen cuál película… ¡Sí, la de "Wild Style!". Hoy es una estrella global cuyo trabajo puedes encontrar en los sellos británicos Ninja tune y Mo'Wax.

Publicidad

En el plano de la lírica se pueden encontrar indicios de rapeo japonés en la rola "Rap Phenomena", de The Yellow Magic Orchestra. Pero en realidad es Seiko Ito a quien se considera como el pionero del rap en japonés, un ícono cultural nacional, comediante de televisión, literato y músico, cuyo álbum debut de 1986 con la banda Tinnie Punx, "Kensetsuteki", fue influencia para varios actos de hip hop de la posterior generación, como Scha Dara Parr (los Beasty Boys japoneses) o Kick the Can Crew.

"Cuando comencé a rapear hacía sonidos que trataban de imitar al inglés, me llevó varios años poder rapear en japonés, hay muchas diferencias en las estructuras y fonética de ambos lenguajes por lo que en ese entonces no había freestyle", comentó en alguna ocasión para The Japan Times, sobre sus inicios como MC.

Ya en los 90 y con un gran progreso en la lírica, surgieron otros increíbles proyectos como King Giddra, un trío influenciado por Public Enemy. Además de una música potente, destacan sus letras en las que critican a los sistemas corruptos.

Más tarde también en los 90, el hip hop japonés tuvo presencia en el mundo del anime y manga. El primer programa de radio de hip hop en tal país, Hip Hop Night Flight, se dio gracias a la iniciativa del magaka (artista de manga) Yutsuko Chusonji, quien solía incluir en su obra referencias a la cultura del hip hop. El soundtrack de las series Tokyo Tribe 2 y Samurai Champloo, es música de Nujabes, un clásico contemporáneo con extraordinaria habilidad para generar beats con un sonido genuino y orgánico, hechos a partir de sampleos de soul y jazz, de cierta etapa de la obra de Miles Davis, principalmente.

Publicidad

Hoy día han estado surgiendo algunas extrañas joyas en el underground japonés. El rumbo que está tomando el género es orientado hacia los ritmos del trap, con ambientes oscuros, densos y escasa armonía. Es complicado encontrar información sobre éstos ya que la mayoría son proyectos muy jóvenes que no han salido de su país y te obligan a usar el traductor de Google para saber algo de ellos. Echa oreja y comparte en los comentarios de Facebook si te late más el hip hop japonés de la vieja escuela o eres más de la nueva onda trappera.

YDIZZY

Es el miembro más destacado del colectivo kiLLa, que está conformado por los raperos Arjuna, Blaise y KEPHA, el DJ No Flower, el beatmaker acuteparanoia, y los diseñadores YESBØWY y Yuki Nakajo. Su flow es melódico, pausado y las bases sobre las que rapea son de estilo trap. Recientemente salió su disco debut DIZZiNESS, con el que ganó reconocimiento fuera de Japón, así como invitaciones a participar en festivales en China y Corea. Reconoce como sus influencias a Eminem: “de él aprendí la construcción de un buen rap y cómo expresar un alter ego sólido. Lo que más escuchaba de chico era LL Cool J y 50 Cent”.

JIN DOGG

Es originario de Ikuno-ku, ciudad de Osaka, pero estudió en Corea donde aprendió coreano e inglés, por lo que rapea en los tres idiomas. Da la impresión de que es un rapero introspectivo y también tiende al trap. Sus influencias son A$AP Rocky y Snoop Dog, nombre de donde salió el suyo. En 2016, lanzó la descarga gratuita de su mixtape 1st High.

Publicidad

MONYPETZJNKMN

Es también un colectivo, integrado por los raperos MoneyHorse, PETZ y Junkman. Recientemente lanzaron su disco Rai, que significa “el sonido que se produce cuando las piedras se mueven cuando hay truenos”. En esta producción puedes encontrar varios estilos de hip hop muy diferentes y cuenta con las colaboraciones de la rapera Awhich en algunas canciones. Te recomendamos la rola "Keiji no syo", pero ésta no tiene video oficial, por lo que te dejamos con el de "Siva", un track con súper feeling underground.

LEON a.k.a. 獅子

Pretende ser un gángster adolescente, no un yakuza, sino un gangster al estilo occidental con ropa deportiva. Su flow es es contagioso y enérgico. La única información que vas a encontrar sobre él es que forma parte de Cypress Dream development; en ningún otro lugar de la red hay referencias a su música o su biografía y menos en otro idioma que no sea japonés.

KOWICHI

Inició como dúo con un beatmeaker llamado Enmaku, y en el 2012 lanzó su primer disco solista titulado The chips. El sencillo de su segunda producción, Boyfriend #2 fue una bomba en los clubes japoneses durante el 2014. En el 2015 estableció la disquera Fly Boy Records, junto con sus aliados Young Hastle, otro rapper, y DJ Ty-koh; el tercer miembro del colectivo es la go go dancer Rilymaffia. Es un duro crítico del sistema japonés y su etilo es callejero y under al cien.

Sigue esta lista de Spotify para conocer más hip hop japonés recién salido del horno: