Drogas

Y si tu personalidad cambiase con un viaje de psicodélicos

Durante los últimos años se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que los viajes de psicodélicos puedan producir modificaciones sustanciales en nuestra personalidad o en la manera que tenemos de ver el mundo y a nosotros mismos.
17.4.18
Psilocybes cubensis B+. Imagen modificada por Aina Carrillo. Todas las fotografías por el autor

De una forma o de otra, aquellas personas que estamos en contacto con usuarios de psicodélicos, tanto ocasionales como frecuentes, nos hemos topado con testimonios trascendentes, algunos que describen horribles viajes y otros que nos hablan de experiencias místicas y de descubrimiento. Lo raro es que, habiendo usado la dosificación adecuada, estas sustancias no produzcan efectos permanentes en las personas.

Publicidad

La pregunta que surge, entonces, es si estas experiencias pueden dejar un poso que trascienda el colocón y se instale en nuestra personalidad a medio y largo plazo.


MIRA:


Esta discusión no solo se ha mantenido en ambientes informales, o en contextos especializados, sino que ha llegado al ámbito académico en general y, durante decenios, los tripis o la LSD (dietilamida de ácido lisérgico), la ayahuasca (preparado de dos plantas en la que una proporciona el IMAO, o inhibidor de la monoamino oxidasa, y la otra la DMT, o dimetriltriptamina) y las setas (psilocibina) han transgredido los contextos contraculturales para formar parte de algunos estudios científicos de relevancia, indexados en bases de datos como PubMed, LILACS y SciELO.

Precisamente, hace unas semanas, el equipo formado por José Carlos Bouso, Rafael G. dos Santos, Miguel Ángel Alcázar-Córcoles y Jaime E. C. Hallak ha publicado una revisión sistemática de estudios que evalúan los efectos provocados por estas sustancias en la revista Neuroscience & Biobehavioral Reviews.

Cuando los psicodélicos se administran en entornos controlados pueden inducir cambios de personalidad, como mayor Apertura y Autotrascendencia

Los investigadores han identificado nada menos que trescientos sesenta y nueve artículos, entre enero de 1985 y diciembre de 2016, que tratan de una forma u otra este tema. De entre ellos, dieciocho han sido incluidos pormenorizadamente en su revisión.

Según este artículo, conceptos referidos a rasgos específicos de la personalidad, como Absorción (Absorption) y Autotrascendencia (Self-Transcendence), parecen tener mucho que ver con el uso de psicodélicos; y también parece haber diferencias sustanciales entre algunos rasgos de personalidad de usuarios de psicodélicos frente a rasgos de los que no lo son. Por otra parte, cuando los psicodélicos se administran en entornos controlados pueden inducir cambios de personalidad, como mayor Apertura (Openness) y Autotrascendencia.

Peganum harmala

En lo que respecta a los aspectos más técnicos de esta revisión, los aumentos en la entropía global del cerebro, inducida por la administración aguda de sustancias psicodélicas, provocaron cambios en esta Apertura; y la Autotrascendencia se correlacionó negativamente con la reducción cortical de la corteza cingulada posterior.

Además, el uso agudo y prolongado de psicodélicos se ha asociado a cambios en la personalidad que parecen estar modulados por los receptores 5-HT 2A. Una de las conclusiones más interesantes de esta revisión es que estos cambios parecen inducir efectos terapéuticos que los investigadores recomiendan explorar más en estudios controlados y aleatorizados.

Tal y como afirma Carmen, una dependienta de 28 años, sobre su última experiencia tomando setas: "lo más trascendente del viaje fue que, debido a una inoportuna llamada de mi madre en medio de este, reflexioné sobre la relación que tenía con mis padres. Cambió la perspectiva de mi relación con ellos por aquel entonces e hizo que no solo cambiara mi forma de tratarlos, sino que me permitió reconciliarme con mi padre antes de que muriera y modificó sustancialmente algunas percepciones que tenía sobre el mundo y la sociedad. Comprendí todo eso a la perfección colocada hasta las cejas de setas".

Germán, un estudiante de 25 años, achaca cambios permanentes en su personalidad debido a su uso habitual de las drogas psicodélicas: "Cuando tomas psicodélicos en entornos naturales, y conectas de una forma tan bestia con las plantas, los árboles, el cielo… hasta con los insectos, —tío, que la mayor parte me dan asco— tu forma de ver el mundo cambia. A veces pasaba una mariposa y me entraban ganas de llorar. Cuando has experimentado esta sensación ya no hay vuelta atrás. La conexión que tenemos con la naturaleza, y a la que cada vez le damos menos importancia, nos hace ser personas totalmente diferentes. Por ponerte un ejemplo práctico: hace tres años que he dejado de comer carne, y creo que la decisión estuvo muy relacionada con esto [el uso reiterado de drogas psicodélicas]".

Psilocybes cubensis B+

Como mencionábamos anteriormente, los principales psicodélicos estudiados durante los últimos tres decenios son la LSD, la psilocibina y la ayahuasca; a través de estudios observacionales de personas que han usado psicodélicos en algún momento de sus vidas en entornos recreativos, de sujetos que han usado psicodélicos de manera regular y durante largos periodos de tiempo (normalmente ayahuasca en contextos religiosos) y de evaluaciones de los cambios a medio y largo plazo en ensayos clínicos después de la administración del psicodélico.

Se han usado diferentes herramientas como “medidas de la personalidad” en los estudios referenciados en la revisión. El NEO-PI-R (NEO Personality Inventory) fue el cuestionario más usado en los ensayos clínicos y el TCI (Temperament and Character Invetory) en estudios que investigan a practicantes de una religión en la que la ayahuasca es un elemento clave. En el caso de los estudios fundamentados en usuarios recreativos la diversidad de métodos utilizados fue mayor.

Los usuarios de drogas psicodélicas no parecen tener mayores tasas de psicopatologías en comparación con la población general e incluso parecen tener una mejor salud mental

Curiosamente, en los estudios de Anglin (1986) y Grob (1996) se encontró una relación entre el consumo recreativo de drogas psicodélicas y la búsqueda de experiencias, de sensaciones en general y de desinhibición; mientras que estos rasgos de personalidad no fueron descritos entre los practicantes de una religión que usa la ayahuasca (Grob, 1996; MacLean, 2011; y Bouso, 2015).

Puesto que los usuarios de drogas psicodélicas no parecen tener mayores tasas de psicopatologías en comparación con la población general (Krebs y Johansen, 2013, y Johansen y Krebs, 2015), sino que incluso existe alguna evidencia que sugiere una mejor salud mental (Hendricks, 2015), los resultados que relacionan el abuso de psicodélicos con el Tradicionalismo (Traditionalism) y la Persistencia (Persistence) no necesariamente reflejan problemas psicológicos.

Publicidad

En lo que respecta más específicamente a la modificación de la personalidad, un estudio de tomografía por emisión de positrones (PET) afirmó que los sujetos con una puntuación alta en Autotrascendencia tenían niveles más bajos del receptor 5-HT 1A (Borg, 2003); y otro estudio genético mostró que los sujetos con el genotipo T/T del polimorfismo T102C, que implica niveles más altos de receptores 5-HT 2A, tenían puntuaciones de TAS (Tellegen Absorption Scale o escala de absorción de Tellegen) más altas (Ott, 2005).

Son estos hallazgos, entre otros, los que sugieren que los rasgos de personalidad de Absorción y Autotrascendencia pueden tener sus sustratos neurobiológicos regulados por receptores corticales 5-HT 1A y 5HT 2A, que son los principales objetivos de los efectos farmacológicos de psicodélicos serotoninérgicos como la LSD, la psilocibina o la ayahuasca (dos Santos, 2016 a, b y c).

Polvo de mimosa, arbusto que contiene DMT

Estos resultados ofrecen nuevas evidencias sobre teorías biológicas de la personalidad al mostrar que la modulación de receptores serotoninérgicos específicos, albergados en áreas concretas del cerebro, modulan rasgos de nuestra personalidad. El uso de psicodélicos se ha relacionado con estos receptores en cuanto a la modificación en la percepción, la memoria, la emoción y la autoconciencia; así como su efecto ansiolítico, antidepresivo y antiadictivo (dos Santos, 2016 a, b y c, y Palhano-Fontes, 2017).

En este sentido, Javi, un psicólogo de 32 años, afirma que lo que más ha valorado de sus experiencias ha sido "el acceso que me han brindado a la capacidad de percibir la centralidad de la existencia en una conjugación social y psicológica, que deriva hacia una asunción antropológica y orgánica. Esto que digo son solo palabras, pero salirse de ‘aquí’ para comprender de qué manera cercamos una ‘nada inmensa’ para poder representarnos y luego transgredirla en busca de un sentido vital va mucho más allá de la experiencia ordinaria".

Experiencias que Javi define como "‘pequeños saltos al vacío’, exploraciones astrales en el más puro sentido psicológico y social, orientaciones hacia una asunción de la realidad en la que esta es creada produciendo un sinfín de significaciones sociales e imaginarias; en lo que respecta al fenómeno, han sido extremadamente reales, su impacto ha tenido una serie de implicaciones en mí. ‘Real’ se puede entender, en este sentido, como el impacto de los fenómenos en las consciencias, las consecuencias que tendrá tal experiencia así percibida. En mi caso percibí muchas cosas a lo largo de todos los viajes y de modos diferentes. Es la forma en el que una experiencia es dada en la consciencia. Difícilmente alguien que jamás ha visto llover y lo ha sentido, habrá aprehendido sus implicaciones. Pero si se ha sentido como fenómeno se comprenderá, como efecto de vivirlo, y, a partir de ese momento, se será de otra manera ya, y nunca jamás de la previa".

Psilocybes cubensis B+

No cabe duda de que estas breves alusiones a la revisión son complejas de entender y de explicar, pero no existen formas más sencillas de fundamentarlo a un nivel científico. Para que algo se pueda demostrar científicamente tiene que llevarse a cabo un método empírico, que en este caso se basó en medidas de ciertos rasgos de personalidad y en aspectos biológicos relacionados. Sin embargo, basándonos en las conclusiones de los investigadores, vamos a intentar arrojar algunos datos más sencillos de entender.

Por una parte, parece claro que algunos rasgos específicos de la personalidad pueden influir en los efectos durante y después de la experiencia psicodélica; por otra, se han descrito diferencias evidentes en algunos rasgos de personalidad de usuarios y no usuarios de psicodélicos, al margen de que se trate de un uso recreativo o ritual; y, por último, los psicodélicos administrados en entornos controlados pueden inducir algunos cambios permanentes en la personalidad de los usuarios.

Los efectos a largo plazo de los psicodélicos podrían vincularse a cambios psicológicos en la expresión genética

Sin embargo, existe una falta evidente de estudios controlados que investiguen las respuestas de diferentes sujetos, con diferentes perfiles de personalidad, durante y después de tener una experiencia psicodélica. Por lo tanto, hay una necesidad de estudios que nos permitan comprender mejor las relaciones causales que explican las diferencias de personalidad entre usuarios y no usuarios, y las evidencias de cambios permanentes en la personalidad de los usuarios de psicodélicos todavía son débiles y se requieren más estudios que construyan una respuesta bien fundamentada y definitiva sobre el tema.

Según los autores, los efectos transitorios podrían estar relacionados con los cambios sinápticos producidos por estas sustancias en los receptores 5-HT; mientras que los efectos a largo plazo podrían vincularse a cambios psicológicos en la expresión genética.

De esta forma se retoma la discusión clásica sobre si la personalidad es o no un rasgo psicológico estable y constante, y si las medidas de personalidad pueden tener una trascendencia especial en la psicoterapia.