VICE News

Compañías de autos alemanas hicieron inhalar gas de motores a humanos y monos

Marcas como BMW y Volkswagen realizaron una serie de experimentos poco éticos, ya que querían comprobar que las emisiones no eran tan dañinas.
AM
traducido por Adan Michel
Andrey Rudakov/Bloomberg via Getty Images.

Algunos de los fabricantes de automóviles alemanes más grandes del país llevaron a cabo experimentos con humanos y con monos que involucraron la inhalación de gases de motores diesel, ya que querían comprobar que estas emisiones no eran tan dañinas como se cree.

Los diarios alemanes informaron este lunes que los tres principales fabricantes de automóviles de Alemania, Daimler, BMW y Volkswagen, llevaron a cabo un estudio en el que se expuso a jóvenes sanos al dióxido de nitrógeno, uno de los gases expulsados por los autos. Los sujetos fueron examinados en búsqueda de efectos secundarios después de inhalar el gas.

Publicidad

De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, inhalar dióxido de nitrógeno puede "agravar las enfermedades respiratorias, particularmente el asma, lo que deriva en síntomas respiratorios como tos o dificultad para respirar, ingresos hospitalarios y visitas a salas de emergencia".


Relacionado: No necesitamos a EU en la lucha contra el cambio climático.


Un investigador reconoció la existencia de las pruebas, pero también dijo que los sujetos fueron sometidos a niveles de gases encontrados ambientes cotidianos y que los experimentos no parecen producir ningún efecto perjudicial.

La semana pasada ya el diario New York Times había informado que Volkswagen realizó pruebas por separado en 2015 que consistían en encerrar monos en cámaras herméticas dentro de las cuales estuvieron expuestos al humo de un VW Beetle mientras veían dibujos animados

En una prueba por separado, los monos se vieron obligados a respirar los humos de un Ford F-250. El objetivo era mostrar la eficacia de la tecnología de limpieza de Volkswagen cuando se utiliza combustible diesel en comparación con otros fabricantes de automóviles.

Volkswagen ya está bajo una profunda investigación sobre el escándalo conocido como “dieselgate”, en el cual acusan a la empresa de modificar los números de unos 11 millones de automóviles para demostrar que cumplían con los estándares de emisiones, cuando no lo hacían en realidad.

La canciller alemana, Angela Merkel, condenó las pruebas. "Estas pruebas en humanos y monos no pueden justificarse éticamente de ninguna manera", dijo a través de un portavoz.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs