FYI.

This story is over 5 years old.

el número de la desesperanza

¿Cómo moriremos?

Stuart Armstrong es un investigador del Instituto para el Futuro de la Humanidad (IFH) en la Universidad de Oxford, y su misión es evaluar qué tipo de perdición le espera a la humanidad.
5.3.13

Ilustración de John Bogan Según la historia, el fin siempre nos ha acechado. Si no es Dios, serán armas las que nos destruyan; si no es una guerra civil, entonces serán nuestros enemigos en otros países o planetas. Por eso, es difícil perderse en este magnífico espectáculo de incertidumbre que plaga nuestra existencia y perder de vista las cosas que realmente nos podrían matar. Stuart Armstrong es un investigador del Instituto para el Futuro de la Humanidad (IFH) en la Universidad de Oxford, y su misión es evaluar qué tipo de perdición le espera a la humanidad. El IFH se encarga de analizar una serie de riesgos apocalípticos reales, y Stuart tuvo la gentileza de informarme sobre cuatro de nuestros posibles finales. INTELIGENCIA ARTIFICIAL
“O aprendemos a convivir con ella o nos matará a todos. Aunque lo único que tengamos sea IA de nivel humano, estas cosas pueden copiarse y entrenarse, podemos elegir a los mejores y después podemos formar un red de supercomités con la inteligencia combinada de Edison, Einstein, George Soros, Bill Clinton, Oprah, Platón, Goebbels, Bernie Madoff y Steve Jobs; cada ente será brillante en su propia área y todas estarían conectadas entre sí, y funcionarían un millón de veces más rápido que cualquier ser humano normal”. BIOLOGÍA SINTÉTICA
“Con la habilidad para programar células de la misma manera que programamos ordenadores, se crea la posibilidad de diseñar virus, bacterias y células animales con fines específicos y potencialmente letales. Por ahora, lo que tenemos son superhackers que diseñan genomas que pueden expresar ciertas cosas y propagarse”. NANOTECNOLOGÍA
“Con la nanotecnología podemos construir máquinas para espiar y para fines militares a escalas diminutas, y esparcirlas por todo el ecosistema. Esto podría acabar con la necesidad de comerciar, permitiría a un estado completamente desarmado construir un arsenal en un solo día y desestabilizar al mundo”. GUERRA NUCLEAR
“Las armas de la Guerra Fría siguen ahí fuera y ahora son más letales que antes. Estudios recientes demuestran que un invierno nuclear sigue siendo una posibilidad, en especial si los avances tecnológicos permiten que figuras no gubernamentales entren en el juego”.

Llama a tu abuela y dile que la quieres, más del Número de la Desesperanza:

Armas bajo el sol

¿Nos han declarado la guerra los animales?_[ ](http://www.vice.com/es/read/armas-bajo-el-sol-00002061-v7n1?Contentpage=1)Las enfermedades son más inteligentes que nuestros medicamentos_