FYI.

This story is over 5 years old.

Vice Blog

El Álbum De Fotos Mod De Big Bob

Big Bob Morris, londinense, es colega de Vice desde hace mucho tiempo y un reconocido deportista y contador de anécdotas. No hace mucho nos mostró su enorme archivo de fotografías de mods del este de Londres. Utilizamos una de ellas en la página de...
1.12.10

TEXTO DE BOB MORRIS Y PAUL HALLAM

FOTOS DE PAUL HALLAM

Bob invade el escenario durante una actuación de los Rhythm Steadies en el Wellington Pub, en Hoxton. Este era nuestro local cuando aún teníamos Countdown Records. El encargado era Ronnie Diamond, que cuando tenía que salir nos dejaba a Terry Rawlings y a mí encerrados dentro, en compañía de una jarra que, por supuesto, nunca estaba del todo llena.

Big Bob Morris, londinense, es colega de Vice desde hace mucho tiempo y un reconocido deportista y contador de anécdotas. No hace mucho nos mostró su enorme archivo de fotografías de mods del este de Londres. Utilizamos una de ellas en la página de sumario de nuestro número anterior, el especial Antimúsica, pero como no teníamos espacio para las demás, las publicamos ahora.

Publicidad

Aunque el revival mod se convirtió en un movimiento real a finales de 1978, los cabeci-llas de la escena la consideraron muerta tan pronto se estrenó

Quadrophenia

y no hubo cretino en todo el país que no llevara parka.

Para cuando llegó 1984, los advenedizos estaban ya casados y con hijos y habían renunciado a vestir con elegancia y pasarlo bien. Esto significó que a los que, como yo, se lo tomaban en serio, se nos dejó con el absorbente trabajo de ser mods a tiempo completo y sin interrupciones.

Teníamos nuestros propios clubs seis días a la semana y nuestro propio sello discográfico, Countdown: tanto los clubs como la música y las trifulcas eran itinerantes. Aquí tenéis la historia en imágenes por cortesía de Paul Hallam, DJ de los clubs Crawdaddy y Sneakers R&B, quien ese año se compró una cámara decente (una Olympus Trip) y lo inmortalizó todo para la posteridad.

Si os gustan estas fotos, echadle un vistazo a Mods ’82, un DVD obra de Bob disponible en scooteremporium.com. Bob está actualmente escribiendo un libro sobre sus experiencias, así que atentos a cuando salga.

Big Tony, del South London, y Dave Dee. Tony, tristemente, se ahorcó a principios del ’86. Su nombre auténtico era Tony Muhammed, pero consiguió que todo el mundo mod le creyera más mediterráneo que árabe.

Crawdaddy R&B en el Ben Truman, SE1. Estos somos Drew y yo partiéndonos el culo de algo. O nos estábamos cachondeando de alguien o comentando cómo le atizamos a alguien en la cabeza con algún objeto.

Mick, de Dartford, era un poco mod de fin de semana, como puede apreciarse por lo mal hecha que está su raya del pelo.

Moduals en Collier Row. En 1982 muchos mods se hicieron casuals, aunque algunos de ellos volvieron al redil cuando abrimos los clubs Crawdaddy y Sneakers.

The Red Lion, Kingly Street, Soho, W1. Allí nos encontrábamos antes de ir a un club. Así llegábamos siempre a los clubs en tropel y nos hacíamos los amos. No es extraño que todos nos odiaran.

Jolie Daniels y Vicky Roche caminan por un Soho desierto de camino a casa tras salir de una fiesta nocturna en el 100 Club.

Jim “Matty” Masters bailando en el Oxford City Football Club. Los mods de Londres viajaban a menudo hasta sitios tan lejanos como Birmingham para ver a un grupo o simplemente bailar.

El 100 Club, Oxford Street, W1: Paul Keating (centro) y Paul Flynn (derecha). Charlamos con Flynn, quien nos dijo que Keating acostumbraba a pegar la hebra con las novias de bandas rivales y que eso les había acarreado más de un problema y más de una hostia.

Fiesta navideña del Countdown en el Clarendon Hotel, Hammersmith.

Adolescentes mods en Crawdaddy, en el Metropolitan, Farringdon. Dos de las chicas, Donna y Ella, aún siguen por ahí.

Goldberg’s, Upton Lane, Forest Gate: Goldberg’s era una tienda regentada por tres hermanos de más de 70 años y era como una cueva de Aladino de los trajes y chaquetas de confección.

Crawdaddy R&B club en el Ben Truman, SE1: clásica foto que resume cómo era un sábado por la noche en el Ben Truman.