FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

No hay independencia para Escocia, pero el referendo puede servir para que Westminster les ponga más atención

Nunca antes se había visto a tantos escoceses participando en asuntos políticos, el número de votantes fue el más alto que se ha registrado en una votación en toda la historia de las Islas Británicas.
22.9.14

Los escoceses despertaron el viernes de la semana pasada con un rotundo “no” a la independencia tras una larga y emotiva batalla por el futuro de Escocia que resultó a favor de la unión de 307 años con Gran Bretaña.

Básicamente fue una lucha entre la minoría ruidosa y la mayoría silenciosa. Sin embargo, nunca antes se había visto a tantos escoceses participando en asuntos políticos. El número de votantes fue el más alto que se ha registrado en una votación en toda la historia de las Islas Británicas.

Publicidad

El entusiasmo por la campaña del “Sí” tuvo un incremento repentino y llegó a estar muy pareja con la campaña del “No” justo antes de llegar a la meta. Todos a lo largo y ancho de Reino Unido se sentían nerviosos ante un futuro incierto. Al final, el resultado ni siquiera se acercó a lo que se tenía pensado. El “No” ganó con una ventaja de diez puntos, 55 por ciento de “No” contra 45 por ciento de “Sí”.

Aunque los dos bandos lo consideraron un ejercicio impresionante de democracia, uno que probablemente precipite un cambio radical en el gobierno de las Islas Británicas ya que todas ellas (Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte) exigen descentralización por parte del parlamento de Reino Unido en Westminster.

Partidarios del “No” fuera del parlamento Escocés. Imagen vía Getty

Alex Salmond, primer ministro de Escocia y partidario de la independencia, se sintió abrumado tras la derrota y anunció el viernes por la tarde que dejaba su cargo.

Le dijo a todos sus seguidores que estaba “increíblemente orgulloso” por la campaña y por el extraordinario nivel de participación. Ahora Escocia estaba en una posición fuerte y tenía la oportunidad de “exigir resultados a Westminster” con respecto a su promesa de ceder más poder a Edimburgo, dijo.

“Pero hoy este es el punto. Los verdaderos guardianes del progreso no son los políticos en Westminster ni los que están en el Palacio de Holyrood. Son las decenas de miles de personas que estoy seguro se negarán a regresar a la sombra política.

Publicidad

“Creo que en esta nueva y emocionante etapa hay una gran probabilidad de que tanto el partido como el parlamento y el país se beneficien del nuevo gobierno”.

“Es posible que Escocia resulte el verdadero ganador”, concluyó Salmond.

En Glasgow (donde ganó el “Sí”), los partidarios pro-independencia organizaron una “meditación en grupo para sanar” el próximos sábado. Con esta actividad planean “procesar la arduo travesía” que acaban de vivir.

Un amigo de los organizadores (un hombre que se hace llamar Wee Skribbles y que y que persiguió a la mitad del gabinete de las sombras del partido laborista a través de las calles de Glasgow mientras estaba vestido de Darth Vader y hacía sonar la Marcha Imperial de Star Wars) dijo que estaba decepcionado por el resultado pero que se sentía abrumado por la energía de las personas que apoyaron la campaña. “Nunca antes había visto a tantos escoceses organizados en mis 35 años viviendo en esta tierra”, aseguró.

Todos en el referéndum hablan sobre el sentimiento general que ha fortalecido el apoyo a un sistema más democrático y menos centralizado que le de más importancia a las partes más descuidadas del Reino Unido.

Los movimientos en Irlanda del Norte y Gales se han aprovechado de la promesa que hizo Westminster de ceder más poder a Escocia y ahora exigen más autonomía.

También volvió a surgir la “cuestión inglesa” (el anacronismo político bajo el cual las cuestiones que sólo incumben a Escocia se tratan en el parlamento escoces en Holyrood pero los parlamentarios escoceses en Westminster sólo participan en cuestiones que incumben nada más a Inglaterra). Es muy probable que en las discusiones post referéndum algunas regiones presionen para que el parlamento inglés les ceda poder. Al mismo tiempo, algunas ciudades inglesas también están considerando la posibilidad de tener asambleas regionales.

Publicidad

David Cameron (primer ministro de Gran Bretaña), quien ahora enfrenta el enorme reto de lidiar con los daños colaterales políticos de la votación, reconoció las señales de peligro en todo Reino Unido cuando habló sobre el resultado del referéndum.

El debate sobre la independencia de Escocia quedó “resuelto por toda una generación”, aseguró. “Así que no habrá reclamos ni segundas vueltas; está clara la voluntad del pueblo escocés”.

Ahora, según el primer ministro, sólo falta que los demás miembros de la Mancomunidad de Naciones expresen su opinión.

“En Gales proponen que se le otorgue más poder al gobierno y a la asamblea de Gales. Quiero que Gales sea una pieza esencial en el debate sobre cómo lograr que Reino Unido trabaje para todas nuestras naciones”, dijo.

“En Irlanda del Norte tenemos que esforzarnos para garantizar que las instituciones que nos delegaron funcionen con efectividad”.

“También se deben escuchar las millones de voces de Inglaterra”, añadió Cameron.

“La cuestión de las votaciones en Inglaterra para las leyes del mismo país (conocida como la cuestión de West Lothian) requiere una respuesta concluyente con respecto a que si Escocia va a votar aparte en el Parlamento escocés en lo que concierne a los impuestos, los gastos y la asistencia social, y si tanto Inglaterra como Gales e Irlanda del Norte podrán votar por las mismas cuestiones.

“Además, todo esto debe hacerse en conjunto al mismo ritmo en que se resuelve la situación de Escocia”.

Fuera del parlamento en Holyrood, la esperanza de los que apoyan el “sí” duró toda la noche. Imágenes vía Sally Hayden

La atmósfera que se sentía a la mañana siguiente era muy diferente a la noche anterior. Esta vez, se escuchaba más fuerte los gritos en apoyo al “Sí”.

Publicidad

Sean, un partidario del “No” que se encontraba en un bar, traía una calcomanía de “Sí” cuando dieron los resultados. “Creo que mejor me la quito”, le dijo a VICE News.

Manex Etxegarai, de 22 años de edad proveniente del País Vasco de España, (en donde también hay un fuerte movimiento de independencia) trabaja en Edimburgo y se unió al partido. Tenía esperanzas de que ganara el “Sí”. Dijo que “beneficiaría a nuestra gente. Sería una clara muestra de que se puede lograr la democracia…aunque supongo que de todos modos fue una decisión democrática”.

Los que apoyaban el “no” se sentían satisfechos pero eran discretos. “Me desperté a las 6am para ver los resultados en la televisión. Estoy feliz”, dijo Patricia Derey, ciudadana de Edimburgo de 62 años de edad, a VICE News cuando se dirigía a su trabajo. “La única razón para no votar era la preocupación. La preocupación por los precios, por lo que podría suceder. Simplemente no creo que Escocia pueda soportarlo por ahora. Creo que no es el momento adecuado”.

Los condados de Escocia anunciaron los resultados uno por uno. Durante ese tiempo, los gritos de los que apoyaban al Partido Nacional Escocés (SNP, en inglés) se hicieron más débiles. Aunque los parranderos que estaban reunidos fuera del parlamento escocés (la mayoría de ellos jóvenes y a favor del “Sí) no parecían notar los resultados negativos ya que no dejaban de cantar apasionadamente “La flor de Escocia”, “La marcha de los santos” y “Caledonia”.

Publicidad

Bruce Murray, un edimburgués de 37 años, voto a favor del “Sí”. “Me siento decepcionado pero no estoy enojado. El pueblo ha hablado”.

Alan Finn, de 38 años, quien también votó a favor del “Sí, dijo que los resultados eran de esperarse pero no eran desfavorables por completo. “Nunca antes había visto tanta participación. En general, el pueblo de Escocia no se siente parte del proceso democrático. Creo que el hecho de que la gente vuelva a tener interés es un gran avance para la democracia. También creo que sirvió como una advertencia para Inglaterra. Me gustaría que Westminster observara la estructura de gobierno y se diera cuenta de que no está funcionando para la mayoría del pueblo. Tal vez la mayoría se sintió desalentada debido al ruido de la minoría. La mayoría se resignó y votó”.

Un partidario del “Sí” en el centro de Edimburgo

En respuesta a un coro particularmente fuerte, Murray preguntó cómo podrían los escoceses volver a cantar su himno oficial “La flor de Escocia”. “La letra dice: ‘Todavía podemos resurgir y ser una nación una vez más’. Pero acabamos de tener la oportunidad y la dejamos ir. Tal vez esté equivocado pero creo que la siguiente vez que nos enfrentemos a Inglaterra será de forma amistosa. No es una cuestión de relevancia nacional, pero sí necesitamos otra canción. Sugiero la canción ‘500 Miles’ del grupo The Proclaimers”, dijo Murray.

Alan Finn (izquierda) y Bruce Murray (derecha) durante la fiesta del SNP en el centro Dynamic Earth. El escritor Irvine Welsh era una de las celebridades que apoyaban el “Sí”.

Sharon Perkins esperaba los resultados en una cafetería en la calle de Jackson’s Entry. Ella es originaria de Ohio le tomó todo el año pasado hacer una tesis sobre la independencia y las constitución en la Universidad de Edimburgo. “Creo que la gente de Escocia despertó y es más consciente gracias a este proceso. Se han vuelto más activos en la política y no creo que regresen a su estado de sopor porque están completamente comprometidos en este proceso. No importa lo que pase, es una victoria para Escocia por que ahora es más participativa. Ahora Escocia está atenta no está dispuesta a sentarse y no hacer nada”.

Al no poder evitar la derrota, se hizo evidente el desaliento en la campaña del “Sí”

El número de votantes alcanzó un 84 porciento nunca antes visto. Supero el récord anterior de 81 por ciento en las elecciones de 1951. Algo que reflejó la diferencia de edad entre los dos bandos fue la batalla en Twitter: con siete millones de tweets desde el día 5 de agosto, el “Sí” ganó tres a uno contra el “No”. La mayoría de los partidarios del “No” se fueron a sus casas por la noche y dejaron a los partidarios del “Sí” esperando hasta que se publicaran los resultados.

Tras los primeros resultados, la libra esterlina superó al euro justo a las 3 am, hora local.

Sigue a Sally Hayden en Twitter: @sallyhayd

Sigue a Hannah Strange en Twitter: @hannahkstrange