FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Charlamos con Stevie Jackson de Belle & Sebastian en medio de su guayabo

Hablamos de lo que hicieron entre su último disco y 'Girls In Peacetime Want to Dance', el nuevo, el relanzamiento de su discografía y el referéndum por la independencia de Escocia.
29.1.15

Belle & Sebastian, más que una banda con sus típicos fans, se asemeja más a un culto. Sus miembros, sus letras y hasta las portadas de sus discos son objeto de adoración para quienes los escuchan; los devotos corren a comprar cualquiera de sus lanzamientos sin importar que sea un disco o un sencillo, ya que dentro de sus notas y ritmos dicen encontrar los códigos secretos de sus alegrías y vacíos.

Desde el principio, han tenido una carrera llena de mito y leyenda. En sus comienzos, Stuart Murdoch y Stuart David grabaron unos demos con los que lograron convencer a su universidad de ayudarlos a grabar y lanzar su primer disco, que pronto se agotó en su totalidad.

Publicidad

Desde entonces, su mito y leyenda ha crecido.

Para aquellos que aseguran que Belle & Sebastian es más que una banda, entienden que su música puede conmoverte hasta las lágrimas para luego ponerte a saltar y bailar como si nadie te estuviera viendo, como muchos lo hacen en sus conciertos. Este 2015 vio la salida de Girls In Peacetime Want To Dance, su primer disco desdeWrite About Love de 2010 y God Help That Girl, la película que Stuart Murdoch dirigió en 2013. Girls In Peacetime es una nueva oportunidad para dejarse llevar por los sentimientos que habitan aquel lugar especial que tienen apartado aquellos que los aman.

Conversamos con Stevie Jackson de varias cosas, como lo que hicieron entre su último disco y este, el relanzamiento de su discografía y el referéndum por la independencia de Escocia. ¿Cómo estás hoy, Stevie?

Tengo un poco de guayabo pero estoy bien. Casi no tomo pero ayer estaba con los otros miembros de la banda, haciendo planes y fue emocionante. Todos están de buen humor.

¿Cómo fue la transición de Write About Love a Girls In Peacetime para ustedes?

El tiempo entre ambos discos fue por la película que filmamos, que fue algo muy grande que tomó mucho tiempo. Las sensaciones de estas canciones… bueno, no puedo hablar por Stuart porque no está aquí… pero las canciones fueron hechas en un periodo de tiempo muy corto, casi como una catarsis luego de haber trabajado en el periodo de God Help That Girl. Todos nosotros estuvimos envueltos en el proyecto, pero fue como hace un año que hicimos las canciones. Fueron cuatro años desde nuestro último disco pero no lo siento así… en realidad dejamos de tocar en 2011 y regresamos en 2013.

Publicidad

¿Piensas que la película influyó en las canciones del nuevo disco?

Ahora estamos pensando más en el show en vivo. Cuando escribimos una canción, nos imaginamos los visuales que pueden ir con ella. Creo que eso es algo que sacamos de la película, porque comenzamos a pensar en las canciones como algo visual. Nunca habíamos tenido proyecciones en nuestros conciertos y ya comenzamos a incorporarlos. Es como una consecuencia de trabajar en la película.

También durante este tiempo de transición sacaste un disco solista, I can't get no, en 2011. ¿Cómo crees que influenció tu contribución al álbum nuevo?

Fue solo algo que quería hacer. Salió en 2011 cuando dejamos de tocar, Stuart estaba haciendo su película y yo tenía algunas canciones que ya había grabado y otras más que grabé… solo fue algo que salió, en verdad. Fue divertido y me gustó salir y tocar las canciones en vivo. Me gusta mucho tocar y yo creo que me ayudó a cambiar un poco de perspectiva y apreciar más al grupo, en verdad me hizo apreciar el hecho de tocar frente a públicos grandes.

Lo que he escuchado del disco es muy funk y con muchos sintes. ¿Qué les hizo tomar ese camino?

Hay mucha variedad de sonidos en el disco pero creo que en todas las canciones hay un pulso que se siente. Fueron escritas pensando en el ritmo, y el ritmo de muchas fue muy inspirado en la música disco. Así fue como salieron, es lo que se sentía en el aire cuando las escribimos. Quisimos hacer un disco al tiempo con algo animado y me da gusto que lo hiciéramos. Toco en una banda de disco en mis ratos libres en Glasgow, siempre quise que tomáramos una dirección así.

Publicidad

Recientemente fueron relanzados casi todos sus discos anteriores, ¿sirvió para poner su carrera en perspectiva? Tienen muchos fans muy apasionados que seguro los tienen y los volverán a comprar. ¿Qué piensas de esa dedicación que tienen a tu banda?

Me encanta que cuando pasan los años vamos ganando más gente… también perdemos a algunos, pero eso está bien. Cuando tocamos veo a mucha gente joven, menores de 30. Temía que en cuanto más avanzara nuestra carrera, nuestro público se iría convirtiendo en gente de mediana edad… digo, sí hay muchos de ellos pero hay también muchos más jóvenes que nos han descubierto, es fantástico. Sobre los relanzamientos, hemos estado muy ocupados con el nuevo disco así que no he pensado mucho en ello. El otro día fui a una tienda y los tenían todos a la vista ordenados y pensé "son muchos discos muy buenos". Es maravilloso seguir a través de todos estos años y haber hecho tantos discos buenos. Aunque lo que más me emocionó es que pude conseguir una copia de The Life Pursuit. No lo tenía.

¿De verdad?

Tiendo a regalar muchos discos. Si alguien me va a visitar a mi casa, me gusta regalarles un disco pensando que siempre podré conseguir más. The Life Pursuit es uno de mis discos favoritos, creo que lo regalé mucho y cuando les pedí uno en la oficina me dijeron que ya no tenían. Pensé que tendría que comprar uno por internet pero gracias a los relanzamientos ya tengo uno. Estoy contento por eso.

Para terminar, me gustaría que me platicaras un poco de tus pensamientos sobre el referéndum para la independencia de Escocia. ¿Qué pasó?

Lo que pasó es que nada pasó [ríe]. Es una lástima, aunque no creo que sea una tragedia total, porque ha habido un gran cambio; mucha gente estuvo envuelta en la política que es algo que hace mucho no sucede, si es que alguna vez sucedió. Personalmente descubrí que es algo que me importaba [ríe], porque pensé que no iba a meterme en esa discusión. Políticamente siempre he sido de izquierda y he apoyado a partidos socialistas. Por años pensé en la separación como algo del nacionalismo y eso lo odio, pero cuando lo vi de cerca, me di cuenta que era la oportunidad para muchas cosas buenas en temas de salud, medio ambiente y demás. Y cuando no nos independizamos no pensé que me iba a afectar mucho pero en verdad me sentí como con el corazón roto, me sentí muy mal. Fue como un despertar y estoy seguro que no estoy solo sintiéndome así. Las repercusiones a largo plazo han sido muy positivas. Pienso que la decisión puede ser reversible.