Un artista sirio recrea el conflicto de su país con escombros y arte occidental

FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Un artista sirio recrea el conflicto de su país con escombros y arte occidental

Entrevistamos a Tammam Azzam, el artista sirio favorito de Banksy, sobre la huída de su país, el retorno al arte y las formas que usa para expresarse.
28.8.15

Fotos por: Tammam Azzam.

Puede que Siria ya no tenga la misma relevancia que tenía en los medios de comunicación hace un par de años, pero eso no significa que la violencia haya cesado, que siga habiendo cientos de muertos por hora, ni tampoco que el país no esté viviendo uno de los peores momentos de su historia reciente.

Apenas en los últimos 10 días ha habido 247 muertos por ataques aéreos, propiciados por el régimen de Bashar Al-assad, el único miembro de la Revolución Árabe que no ha caído. De los muertos, 50 son niños, 25 son mujeres y hay poco más de 1,000 heridos, de acuerdo con las cuentas del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Vamos por más: la totalidad de muertes en Siria, desde que empezó el conflicto hasta hoy, es de más de 220,000. Dieciocho mil son menores de edad y aproximadamente 170,000 de estas víctimas, en su mayoría cristianos y chiítas, han sido asesinados por el grupo militante ISIS.

Publicidad

Hablamos con Tammam Azzam, un artista sirio que decidió convertir la tragedia de su país en arte, y de esta manera representar su propio dolor, el de los tres millones de refugiados sirios alrededor del mundo y el de los 6.5 millones que están internamente desplazados. Entre fotomontajes, pinturas y grafitis, Tammam logra mostrar la devastadora realidad de su país que impacta al espectador, mientras juega con la cultura popular.

VICE: Empecemos con tu historia. ¿Cuánto tiempo viviste en Siria? ¿Hace cuánto te fuiste?
Tammam Azzam: Viví en Siria hasta mis 31 años y me fui hace unos cuatro. Me crié allá toda la vida: soy de un pequeño pueblo al sur de Siria y me fui a vivir a Damasco para estudiar en la Universidad de Damasco. Me vine a vivir a Dubái y desde entonces no he podido regresar a Siria.

¿Y te fuiste por el conflicto?
Es complicado. La situación es muy difícil, y tengo mucha suerte de haber encontrado la manera de poder irme. Por muchas razones: tanto por mi familia y mi hija como por mi trabajo. De hecho, terminé mi servicio militar seis meses antes de que empezara la revolución. Tuve mucha suerte. Estuve en Siria durante siete meses. Después de que empezó la revolución empezamos a tener muchos problemas, al igual que todo el resto de la población siria. Tuve mucha suerte de que la galería con la que trabajo se trasladó a Dubái, entonces me fui yo primero y después pude traer a mi esposa y a mi hija.

Imágenes cortesía de Tammam Azzam.

¿Y tienes familia que sigue en Siria?
Sí. Mis papás y mi hermano siguen allá. Es muy triste.

¿Qué tal está la situación en este momento?
Pues, sabes, es muy mala. Ahora está peor que nunca. Es complicado porque seguimos creyendo en la revolución en Siria: no puedo decir la palabra 'guerra', tengo que decir la palabra 'revolución'. No es una guerra. Yo soy sirio y sé qué está pasando allá y todos los medios dicen que hay una guerra civil, pero no es una guerra civil, es una revolución. Es mucho más complicado porque hay muchas partes que están involucradas en el conflicto. ISIS es una de ellas, pero los medios solo se quedaron hablando de él. Sí, ISIS es lo peor que le ha pasado al mundo, creo yo, pero el régimen de Al Assad es horrible. Por ejemplo, justo entre ayer y hace dos días, hubo 300 muertos en Bab Tuma a manos del ejército sirio. Por otro lado, está ISIS matando a gente al norte de Siria. Entonces, hay demasiada gente luchando: ISIS, el régimen, Jezbollah, Irán, etcetera. Todo se vuelve muy complicado. Es muy triste.

¿Cómo empezaste a hacer arte teniendo como concepto el conflicto de tu país?
Estaba trabajando en una serie desde 2007 que se llama Serie de Lavandería. Se trataba de una serie de pinturas: la primera que hice de Siria fue parte de eso, jugando con el mapa del país. Hablé mucho con la gente sobre cómo se sentían al dejar a su familia, su país, sus hogares y aquellas memorias atrás.

Cuando llegué aquí a Dubái, sentía que no tenía nada que hacer, porque no era mi gente, no era mi cultura, ni siquiera los materiales de arte eran los mismos. Paré de pintar dos años, perdí mi estudio, pero luego decidí que yo quería seguir haciendo arte. Fue muy difícil, pero convertí mi computador en un estudio y empecé a dedicarme a lo que más estaba sintiendo: el dolor de que mi país se esté cayendo al suelo. Y desde que lo estoy haciendo, me he podido dedicar a mi carrera de arte en su totalidad sin tener que estar haciendo diseño gráfico para poder sobrevivir.

La primera obra que incluyó un tema de Siria en el arte de Tammam Azzam.

Parte de "Serie de Lavandería".

¿Eso fue lo que te inspiró a continuar con esa misma temática?
De hecho, esa vez no tuve la idea de continuar haciendo ese tipo de arte digital. Era algo muy nuevo para mí. Pero después continué haciéndolo y sentí que sí debía seguir. Empecé mezclando la pintura y el diseño gráfico y continué haciendo cosas con el mapa de Siria, porque se convirtió para mí como en un logo que me recordaba qué estaba sucediendo en el país. Pero después de seis meses, quise hacer algo diferente, algo que tuviera pertenencia con lo que estaba pasando y no solamente con el mapa del país.

¿Cuéntame cómo empezaste a hacer las pinturas como la de El Beso de Klint? ¿Cómo surgió esa idea?
Esa nació con la idea de la serie Museo Sirio. Empecé ese con la pintura de Goya llamada El Tres de Mayo. Lo hice porque la idea de Goya para hacer esa pintura era grabar en un solo día la historia española, hablando de que habían matado a 80 personas en un solo día. Lo que yo pensé era que nosotros vivimos exactamente lo mismo, pero cada hora. ¿Por qué la gente no puede recordar que en Siria está pasando esto constantemente, pero sí pueden celebrar el 3 de mayo y recordar esta pintura con tanto dolor cada año? Me pregunté, ¿cuál es el secreto de que a las personas les importe tanto algo y tan poquito otra cosa? Entonces empecé a utilizar el mismo concepto con la Mona Lisa, con Van Gogh y con Andy Warhol.

Adaptación del Tres de mayo de Goya en Siria para la serie de Museo Sirio.

Adaptación de El Beso de Klimt en Siria para la serie de Museo Sirio.

Adaptación de la Mona Lisa de DaVinci en Siria para la serie de Museo Sirio.

Adaptación de Elvis por Andy Warhol en Siria para la serie de Museo Sirio.

Adaptación de La noche estrellada por Van Gogh en Siria para la serie de Museo Sirio.

Otra que veo que es muy popular es la de la casa que flota con bombas. Háblame de esa serie.
Esa se llama Bon Voyage. Me basé en la película Up de Pixar, porque habla de un viaje espectacular alrededor del mundo con una casa increíble y una cantidad de sueños. Me impacta que la concepción que se tiene de "hogar" hoy en día en Siria no exista, porque ya no existen hogares a los que podamos devolvernos. Para todas las personas que están refugiadas en otras partes del mundo, así el conflicto se acabara hoy mismo, no tienen ningún lado a donde regresar. Los edificios están totalmente destruidos al igual que todo lo demás. Entonces este edificio está volando por diferentes partes del mundo, sin tener la habilidad de asentarse en ningún lado. Por eso hice una serie con seis ciudades alrededor del mundo donde hay muchos refugiados sirios en este momento.

Ginebra, en la serie Bon Voyage.

Londres en la serie Bon Voyage.

Nueva York en la serie Bon Voyage.

París en la serie Bon Voyage.

¿Y cuál es la técnica en tu trabajo? Hay mucha fotografía, y obviamente mucho diseño gráfico…
De hecho, el fotomontaje es la base de casi todo. Tomé muchas fotografías, pero yo no soy fotógrafo. Uso la cámara como un instrumento, o como un medio para convertir mi arte, pero no es mi misión principal.

Pero entonces, las fotografías de los edificios y de las calles, ¿las tomaste tú?
No, alguien más las tomó estando en Siria. Muchas son de un amigo al que yo le pedí el favor y me mandó las fotos en alta definición. También de vez en cuando encuentro alguna foto que quiero utilizar, entonces contacto al fotógrafo y se la compro para quedarme con los derechos. A veces menciono el nombre del fotógrafo, a veces no, dependiendo de si siguen en Siria, porque como está de peligroso el simple hecho de mencionar un nombre puede hacer que vayan por él a matarlo. Con mi amigo, apenas salió de Siria, ya pude darle el crédito de las fotos. Otras veces encuentro fotos en Shutterstock o cosas similares y compro los derechos.

También tienes muchos grafitis con mensajes profundos. ¿Eso es porque los grafitis se han usado durante tanto tiempo como una forma de protesta?
Al principio solo me surgió la idea, entonces empecé a diseñarlos. Pero después quise hacerlos en la vida real, ponerlos en la calle para que la gente los viera. Pero estoy viviendo en Dubái, entonces ponerlos aquí no tendría ningún sentido y en Siria no podría hacerlo así quisiera. Tengo todos los esténcil hechos, tengo muchos grafitis pintados en mi estudio, pero no he podido volverlos reales todavía. Ese es mi sueño.

¿Y crees que tu trabajo ha sido una manera terapéutica de expresar tus sentimientos ante lo que está pasado en Siria?
Para ser honesto, yo todavía no sé cual es la razón por la cuál estoy haciendo esto. Entonces no es solamente una cuestión de expresarme solamente a mí mismo y lo que yo siento, sino que también es una forma de expresar mí dolor al igual que el dolor colectivo de todos los sirios. Pero lo primero siempre es tratar de construir obras de arte. Si mi trasfondo entra, bien, pero si no, no. Si, por ejemplo, quiero trabajar con edificios destruidos, no significa que siempre van a ser edificios de Siria destruidos. Puede ser en cualquier parte del mundo. Me gusta mucho el concepto de construir algo a partir de cosas que están destruidas.

¿Eso significa que no vas a seguir trabajando con Siria como tu tema principal?
Espero que no. Quiero ya pasar a un nivel diferente con mi arte. Pero sí creo que seguiré haciendo esto por lo menos un par de años más. Esta (abajo) es una foto de una nueva pintura en la que estoy trabajando en óleo, mide 2m x 2.50m. Esto es parte de mi nuevo proyecto.

Es hermoso. Y también vi que tu obra está en Dismaland, la nueva exposición de Bansksy. ¿Cómo fue eso?
Sí, hace un mes me llegó una invitación de Banksy para que usáramos mi obra de Klimt en el parque de Dismaland. Debería estar en Londres en este momento, para la inauguración, pero decidí quedarme aquí para seguir trabajando. Pero me emociona mucho. Hace mucho tiempo sigo las obras de Banksy y definitivamente ha sido una gran inspiración para mí.

Sigue a la autora en Twitter y a Tammam Azzam en Facebook.